The VVitch, a New-England folktale, cuando el terror es subjetivo

Me gusta mucho el cine. He visto casi todos los géneros, algunos me gustan más, otros menos. Pero he visto mucho cine y más des del 2000. Voy al cine casi dos veces al mes. Me fijo la cartelera y escojo una. No busco especialmente obras de arte, prefiero encontrármelas. Tengo mis actores, mis actrices y directores que suelo seguir. Tengo mis gustos, y el terror no entra en mis preferencias pero he visto algunas últimamente que he sabido cogerle el gusto, por su historia. Pero cuando la historia está envuelta por un ser sobrenatural, que es algo que me fascina, pues… termina por gustarme. Una de ellas se estrenó hace meses basado en una historia de Stephen King. Pero no voy a hablar de ella. Voy a hablar de una que se estrenó hace dos años y que con solo ver el tráiler ya me interesó mucho, por ser muy diferente de las que he visto de este género.

The VVitch, estilizado de esta manera, es la película que me voy centrar. Se basa en un cuento de Nueva Inglaterra sobre brujas a mediados del siglo XVII. La historia cuenta como una familia es expulsada de una comunidad puritana por su interpretación de las sagradas escrituras y se ve obligada a vivir lejos, en medio del bosque. Se construyen su granja viviendo de sus principios religiosos. La familia consta de William, el padre, su esposa Katherine, su hija mayor Thomasin, su hijo Caleb y los mellizos benjamines Mercy y Jonas. Al cabo de un tiempo Katherine da a luz a Samuel, el quinto hijo.

A las pocas semanas, mientras Thomasin juega con Samuel, este desaparece en un abrir y cerrar ojos. Caleb pide a su padre, William, el porqué no sé bautizó a Samuel, que responde vendió la copa de plata para poder comprar armas para cazar. Katherine culpa a su hija, Thomasin, por el extravío de la copa y la pérdida de Samuel. Al día siguiente de una discusión entre William y Katherine de enviar a Thomasin a servir a otra família, esta y su hermano Caleb salen de caza con el perro que sale tras la liebre. Caleb encuentra el perro después de haberse perdido completamente desmembrado y adentrándose al bosque encuentra una cabaña donde sale una bella mujer. Con otra discusión con su madre, William admite que fue el quién vendió la copa y la misma noche aparece Caleb desnudo y con una extraña enfermedad. A la mañana siguiente muere después de unas fuertes convulsiones y profesando su amor a Cristo. En medio de esto, los mellizos dicen que hablan con Black Phillip, el macho cabrio y que les dice que Thomasin es una bruja. Al final la locura parece apoderarse de la familia: Thomasin y los gemelos observan a una mujer beber la sangre de los animales; Katherine tienen un delirio donde regresan su dos hijos, Caleb y Samuel, creer que amamanta a su bebé pero que en realidad es un cuervo que le está picoteando su pezón. Al amanecer William observa el establo destrozado, los animales sin visceras, los gemelos desaparecidos y Thomasin con la manos llenas de sangre, y es atacado hasta la muerte por Black Phillip. Katherine culpa de todo a Thomasin y la joven se defiende matando a su própia madre. A la noche Thomasin habla con Black Phillip que se desvela como el Diablo y le ofrece todo lo quiera a cambio de que le sirva.

Hay un detalle en especial con esta película. No hay susto como portazos, o cuando se tensa al espectador con un música que está diciendo que vendrá algo, de pronto todo calla ante un encuadre y no pasa nada, pero de pronto el susto donde casi todo el mundo chilla del susto que ha recibido. O esas donde la protagonista es la sangre. El terror es psicológico. Te hace pensar que si es verdad lo que ocurre. Todo gira entorno a la brujería. El bebé es raptado por una bruja que después lo mata para aprovechar su sangre que se lo reparte por todo el cuerpo, como ungüento mágico. La bella mujer de la cabaña que acoge Caleb, también es una bruja o con la mujer que está bebiendo la sangre de los animales. Y al final Thomasin se une al aquelarre que hay en el bosque. No hace falta el portazo, el susto para generar miedo, porque como en el cine erótico, se aprovecha de nuestra imaginación para crear ese sentimiento tan profundo. Como en los primeros minutos de la película de Steven Spielberg, Shindler’s List, cuando al principios de la II Guerra Mundial ocupan Polonia y aterrorizan todo el pueblo matando principalmente a los judíos, poniéndoles en fila india y de un solo disparo matarlos a todos para ahorra munición, que tiene un estilo a documental. Y aunque The VVitch sea una ficción basada en una leyenda, como toda leyenda algo de verdad siempre hay.

Realmente me gustó. La ambientación del momento, con su vestuario, las construcciones de la época. Y en especial las interpretaciones de cada uno de los personajes, el padre, la madre o sobre todo a Anya Taylor-Joy interpretando a Thomasin. O Harvey Scrimshaw interpretando a Caleb en el momento de la muerte del personaje, espectacular. O los gemelos, todo el día incordiando. Esto tiene mucho mérito por parte de Robert Eggers, siendo su primera obra y que fue ganadora del premio a la mejor dirección del Sundance Film Festival el año 2015, dando a la trama cierto carácter oscuro. Miedo, miedo… no pasé, pero la idea misma que se me pasaba por la cabeza… eso sí que era terrorífico.

 

Carles Arabia

Carles Arabia

El cine te permite viajar por el mundo de la fantasía
Carles Arabia

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.