The Voices: El extravagante destripador Dolittle

La realizadora y dibujante iraní Marjane Satrapi, autora de The Voices, era la última opción que hubiese barajado si me dicen que a estas alturas de la película aún me quedaba por descubrir un tesoro tan retorcido, creepy e inesperadamente festivo dentro del baúl de comedias que mezclan el humor negro con el nervio gore. Lo primero que cualquier adepto a la historietista de Persépolis y Pollo con Ciruelas percibe en su tercera película -tras las adaptaciones de sus propios cómics- es una mayor dosificación de la aflicción como leitmotiv argumental tanto en el dibujo de personajes que alimentan el relato como en la intención del mismo al revolver lo divertido con lo macabro.

AL.020915.voices1

Aunque a priori pueda venirnos a la memoria la misma premisa argumental que en Maniac (1980, William Lustig), más que un remake al uso -como el de Alexandre Aja, hace un par de años- The Voices nace con la vocación de convertirse en una variación tomada a guasa de esa misma fórmula. La particularidad aflora cuando la complicidad con los crímenes cometidos por un introvertido destripador de mujeres se transfiere de unos maniquíes estáticos e inexpresivos a un gato y un perro que saben hablar y a los que presta su voz el propio Reynolds.

THE-VOICES_612x380_0

Como en la cinta original de Lustig, las cabezas parlantes y decapitadas de las difuntas ex amantes de un demente actúan como la voz de su enajenada conciencia, empujándolo a matar, decapitar y acumular nuevos trofeos para su colección…

tumblr_nut05db6DK1urjr9do1_500

Los puntos fuertes que revelan una vitalidad casi anárquica y el descontrol creativo de Satrapi como dibujante fluyen a través de los propios títulos de crédito, un par de guiños animados mezclados con imagen real y el maravilloso cierre final construidos con retazos de abundante humor negro y un curioso sentido del optimismo empleado paradójicamente para reírnos de la muerte.

the-voices2

Marjane Satrapi no sólo no pierde su identidad al saltar al terreno hollywoodiense, sino que la embadurna de una paleta aún mayor de mala uva y agudez macabra mucho menos sutil que en sus anteriores trabajos. Aunque tampoco resultaría coherente comparar tres películas tan diferentes entre sí.

How Fiona stacks up

No busques en The Voices (casi) nada de lo que te gustó en Persépolis y Pollo con Ciruelas. Simplemente sal a la calle y disfruta de la noche, descuartiza a alguien, destripa, corta cabezas… y no te olvides nunca de sonreír.

¡¡Sing a happy song!!

529734826

Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."
Antonio López

1 comentario

  1. ME ENCANTA ESTA PELICULA!

    Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.