The Split: Las escisiones legales de Hannah y sus hermanas

El estreno de ‘The Split ‘ una serie de Abi Morgan, creadora de joyas como ‘River’ o ‘The Hour’ era uno de los acontecimientos más esperados del año seriéfilo británico, tanto por el prestigio de su guionista como por el excelente reparto que había reunido con la gran Nicola Walker ( Unforgotten, River) al frente.

El resultado final ha quedado por debajo del listón habitual al que nos había acostumbrado Abi Morgan, por una enorme descompensación en el desarrollo de los personajes que lastraba la coralidad de muchas escenas, en especial en el ámbito familiar de la serie, donde se notaban más esos problemas que en los casos legales que desarrollaba ‘The Split ‘.

El resultado final ha sido una  serie digna pero que se ha quedado lejos de la excelencia que prometía por las razones que os vamos a argumentar a continuación.

Ficha: The Split 6 ep 55 min . Abr 2018- . Idioma: Ingles subs español. Cadena: BBC ( UK)

La trama:
Hannah Stern es una prestigiosa abogada de familia que se encuentra en una importante encrucijada de su vida tras haber abandonado el bufete familiar que dirige su madre con mano de hierro y donde trabajan sus dos hermanas.

Su nuevo destino es Noble & Hale una corporación legal moderna y cosmopolita donde Hannah espera desarrollar su carrera lejos del yugo familiar que la atenazaba en demasiados aspectos de su vida.

Hannah esta felizmente casada con Nathan, un abogado de tribunales con el que tiene tres hijos, formando una familia inmune a los casos legales en forma de divorcios, custodias o acuerdos prenupciales con los que debe lidiar a diario, como muestran en el trailer de la BBC.

‘The Split’ está planteada como la historia de las consecuencias que sufre el bufete familiar de los Defoe, tras la marcha de su hija mayor Hannah con las complicaciones que suponen los intrincados lazos familiares y legales que han tenido las cuatro mujeres de la familia desde que su padre y marido las abandonara treinta años antes.

Ese abandono del patriarca ha tenido diferentes consecuencias en todas las mujeres Defoe, desde la madre tradicionalista que ha sacado a sus tres hijas adelante en solitario, además de llevar  en paralelo una fabulosa carrera como abogada, pero que en el fondo desea que sus hijas sean felices y no tengan que lidiar con el sentimiento de ese despecho que ha intentado superar toda su vida.

Las personalidades de sus tres hijas se pueden definir por su posición frente a la institución matrimonial, por un lado Hannah (Nicola Walker, izq) con un matrimonio ideal, estable y feliz, en medio tenemos a Ruth (Annabel Scholey, der) , incapaz de comprometerse y que huye de cualquier relación estable como alma en pena y por último a la benjamina Nina (Fiona Button) en la fase de enamoramiento de fantasía al estar preparando su boda.

La serie se centra en los cuatro personajes femeninos, con los hombres de su vida definidos en base a sus relaciones con ellas que en el fondo siguen formando una sororidad bastante compacta desde el momento en que fueron abandonadas.

El personaje y la interpretación de Nicola Walker es lo mejor de la serie, sin duda en especial en su interacción familiar con el gran actor que es Stephen Mangan ( Episodes) que nos proporcionan enormes escenas entre ambos, aunque como veremos más adelante, los detonantes de dichas escenas sean bastante dudosos.

Ese altísimo nivel se mantiene con su interacción laboral con su inmediato superior en su nuevo bufete, su viejo amigo de estudios, el neerlandés Christie Carmichael, magníficamente interpretado por el holandés Barry Atsma (Bad Banks)

Los problemas empiezan cuando todos estos personajes que se mueven entre las élites financieras y legales británicas y presentados como muy inteligentes y brillantes empiezan a tomar decisiones estúpidas que por acumulación empiezan a causar una reacción de perplejidad del espectador ante la pantalla, que acepta la primera o la segunda, pero que a la quinta o sexta empieza a desconectar de los trucos narrativos que utilizan para hacer avanzar la historia.

El problema más grave e irresoluble es el personaje de la hermana menor Nina, mal perfilado, peor desarrollado y pésimamente interpretado por Fiona Button que destrozaba cualquier química entre las hermanas con su presencia, haciendo baldíos los esfuerzos de dos actrices como Walker y Scholey en sus escenas conjuntas.

Su trama individual es insufrible, con un novio casi peor actor que ella y solo por eso la serie queda absolutamente descompensada al ser precisamente el hilo conductor familiar del tramo final de la 1T.

No deja de ser una lástima que al final ‘The Split’ no haya alcanzado el nivel esperado por estos desajustes que no desmerecen por completo una serie que solo por la presencia de Nicola Walker ya merece la pena su visionado. De todas formas, a pesar de no ser de lo mejor de Abi Morgan sigue siendo mejor que muchas de las series que se estrenan cada año en el Reino Unido, con el aliciente de estar alejada de los habituales misterios y asesinatos que copan sus pantallas.

Para finalizar os dejo con un vídeo donde los actores opinan sobre la profesión legal de la abogacía que interpretan en la pantalla.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.