The Mist: El enorme gafe de las adaptaciones de Stephen King

Las adaptaciones televisivas de las obras de Stephen King tienen una especie de maldición que sería un gran tema para algunas de sus novelas, ‘The Mist’ ha sido el último eslabón de una cadena de despropósitos o mediocridades como ‘Under the Dome’ o ’11/22/63′ que han decepcionado a sus innumerables seguidores, pero consiguiendo el dudoso mérito de ser la peor de todas.

A priori mucha información de la adaptación la hacía sospechosa, empezando por la cadena Spike, que nunca se ha distinguido por hacer ninguna serie dramática digerible y siguiendo por un elenco de actores muy dudosos por sus escasas credenciales previas. En cambio la única esperanza era ver que el creador y showrunner de la serie era el danés Christian Torpe autor de la gran serie ‘Rita’, una de mis nórdicas preferidas, junto con el texto de Stephen King que fue incluso objeto de una reciente adaptación cinematográfica.

Pero por desgracia los pronósticos más agoreros se cumplieron y la niebla acabó siendo el único personaje creíble de un fracaso sin paliativos para todos los implicados en la misma, como os vamos a comentar en el presente artículo.

Ficha: The Mist 10 40 min .Jun 2017-Ago 2017 -. Idioma: Ingles. Cadena: Spike ( USA) / Netflix ( E)

La trama:
La pequeña ciudad de Bridgeville en el estado de Maine se ve envuelta de forma repentina por una misteriosa niebla espesa casi impenetrable a la visibilidad humana. Los residentes empiezan a percatarse que la niebla esconde muchos secretos en forma de criaturas o monstruos desconocidos y misteriosos, que atacan a cualquier persona que se encuentran por las desiertas calles del pueblo. Los supervivientes se refugian en diferentes lugares como la iglesia, el centro comercial o el hospital, donde intentan sobrevivir al fenómeno atmosférico.

La miniserie nació de la avaricia de los ahora denostados hermanos Weinstein, que tras estrenar la película en 2007, dirigida por un peso pesado como Frank Darabont ( Cadena Perpetua, The Walking Dead), empezaron a pensar en la idea de una miniserie que finalmente tardó diez años en empezar su rodaje, tras pasar numerosos escritores y guionistas hasta llegar a la extraña elección del danés Christian Thorpe como showrunner de la serie.

Desde el primer episodio, ‘The Mist’ plantea una trama desabrida y sin apenas tensión, dedicándose a tener diversos grupos de personas encerrados en diversos lugares, con familias separadas que intentan reunirse de nuevo, como podéis ver en el primer trailer de la serie.

Sus intentos de crear conflictos internos entre las personas que se ven obligadas a convivir con esa amenaza externa, son tan previsibles como un reportaje televisivo del primer día de rebajas, con el único aliciente de ver como la niebla va engullendo a todos los secundarios prescindibles que deciden adentrarse en ella, casi siempre tras merecérselo por sus acciones anteriores.

La presencia de actores desconocidos que se empeñan en seguir siéndolo con unas actuaciones indignas hasta de una función de aficionados no hacen más que reforzarnos una sensación de que nos están tomando el pelo, con el cebo de Stephen King para captar la atención inicial, pero con unos efectos especiales penosos por la cutrez de los mismos, indignos hasta de una producción de Asylum, tipo Sharknado.

La más conocida del reparto es la modelo australiana Alyssa Sutherland, que ya iba justita como una altiva reina en ‘Vikings’, pero que aquí demuestra su inutilidad como actriz dramática rivalizando en ese sentido con su adolescente abofeteable en la ficción, Gus Birney, en un duelo donde el público es el principal perjudicado.

Si encima el protagonista de la serie es alguien tan blando como Morgan Spector, incapaz de transmitir cualquier sensación en la pantalla más allá del estreñimiento, eso provoca que los espectadores estuviéramos deseando que la niebla se lo llenara en su seno, con escasa suerte debo afirmar.

‘The Mist’ consigue que cada episodio sea peor que el anterior hasta llegar al vergonzante final que tras mutilar algunas tramas con la sensibilidad de una motosierra, deja las principales historias abiertas en la fútil esperanza de una renovación que fue cercenada por la propia cadena, cancelando la serie poco después de su emisión.

Si el algoritmo de Netflix os propone esta serie, debéis pensar que os está tomando el pelo o troleando directamente, porque a no ser que el masoquismo televisivo sea una de vuestras preferencias, no encuentro ninguna otra razón, más allá del imperativo laboral que he tenido, para adentrarse en una niebla tan espesa como inescrutable.

Para finalizar os dejo con el segundo trailer de la serie, por si tenéis alguna duda sobre la misma

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.

Un comentario sobre “The Mist: El enorme gafe de las adaptaciones de Stephen King

  • el 20 febrero, 2018 a las 5:37 pm
    Permalink

    Si no cambiaran tantas cosas de los libros quizas les iria mejor.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.