The Man in the High Castle: Una gran premisa torpemente ejecutada

Uno de los problemas mas recurrentes en muchas series es tener una premisa muy potente como la de “ The Man in the High Castle ” con un primer episodio esperanzador que luego se va diluyendo al paso de los capítulos, hasta dejar un elevado poso de decepción  entre la gente que hemos conseguido llegar hasta el sorprendente final.

Si encima la base es un libro de culto de un autor reputado y que tuvo un gran éxito en el momento de su publicación, el sentimiento de haber creído en una idea en la que al final nos han colado un gato esquelético en lugar de una liebre rolliza, tiene mucha influencia en el siguiente análisis que os vamos realizar de la serie basada en la novela de Phillip K. Dick

Ficha: The Man in the High Castle.  10+ ep 50 min .  Ene 2015- . Idioma: Ingles, subtitulado en castellano. Cadena: Amazon

Cast._V289376966_La trama :
La serie tiene como base central una ucronía, o descripción de un hilo temporal alternativo que se genera a partir de algún suceso en el pasado completamente diferente a la realidad. En este caso la trama se centra en la hipótesis de que los americanos hubieran sido derrotados en la II Guerra Mundial por los alemanes y los japoneses que se habrían repartido el territorio estadounidense tras utilizar una bomba atómica para masacrar Washington.

castLa ficción se ambienta en los años sesenta, con los antiguos Estados Unidos divididos en tres partes, el Gran Nazi Reich que ocupa el Este del país, al Oeste tenemos los Estados Pacíficos Japoneses, con una zona neutral denominada el Estado de las Rocosas, entre los territorios alemán y japones.

En esa realidad alternativa, Hitler sigue controlando con mano férrea los territorios alemanes, mientras que los japoneses han hecho lo propio con su zona, aunque la desconfianza entre ambos aliados es muy importante y gobierna muchas de sus relaciones.

nazisEn ese contexto, tenemos algunos focos de la resistencia, que intenta hacer lo que puede, aunque bajo el riesgo continuo de ser capturados y ajusticiados en el acto, el trailer de la serie nos muestra esos aspectos

En este contexto geopolítico, la historia se inicia cuando Juliana, una mujer que vive en San Francisco se encuentra metida de lleno en la resistencia, a causa de una inesperada circunstancia familiar, lo que la obliga a embarcarse en una misión secreta que consiste en llevar unos rollos de film a unos contactos de la resistencia que viven en la zona neutral.

Su novio Frank, desconocedor de sus actividades, se ve implicado en las mismas muy a su pesar al principio, para irse convenciendo de que es el único camino para liberarse del implacable yugo japones que le golpea muy directamente, cuando sufre la represión en sus propias carnes a causa de las actividades de su novia.

El triangulo principal se completa con Blake, un joven que se dirige también hacia la zona neutral, desde el Este de los EEUU, dominados por los nazis, y que tiene su propia agenda particular, que iremos descubriendo poco a poco.

duoEl encuentro entre Juliana y Blake en plena zona neutral pero plagada de espiás y mercenarios, es el desencadenante de toda una serie de acontecimientos, que les van a afectar no solo a ellos dos, sino de rebote a su novio Frank en San Francisco. En paralelo somos testigos de diversas conspiraciones al mas alto nivel entre las clases dirigentes alemanas y japonesas para aumentar su cuota de poder a costa del “socio”.

La serie se diseñó con el sistema Amazon, de rodar un episodio piloto, que es sometido a la votación de los suscriptores del servicio para decidir si pasaba a convertirse en una serie. En este caso el éxito del piloto batió todos los récords de expectación, por la curiosidad del nuevo orden mundial que planteaba, así como por el prestigio de la obra en la que estaba basado.

Os tengo que reconocer que “ The Man in the High Castle ” tenía un episodio piloto de lo mas interesante donde el planteamiento de la ucronía es fascinante y te daban ganas de ver mucho mas y conocer el jugo que le podían sacar a semejante punto de partida, en especial con un creador como Frank Spotnitz, uno de los guionistas pata negra de «Expediente X»

Por desgracia, todas las esperanzas se iban esfumando con el paso de los episodios, con un desarrollo parsimonioso que se centraba mas en las historietas de amores y desamores del triángulo de los tres personajes centrales, carentes del interés que nos daban las intrigas geopolíticas globales que era lo realmente interesante de la premisa y de las que apenas se esbozaban algunos aspectos. En el siguiente corte, se muestra un ejemplo de los desafíos a los que se enfrentan nuestros protagonistas.

El diseño de la producción con un tono muy mustio y mortecino tampoco me ha acabado de convencer demasiado, al cargar demasiado las tintas sobre una sociedad grisácea creada por los invasores, en un planteamiento bastante maniqueo de la historia, como muestra la propia cabecera de la serie, muy elaborada pero que no predispone precisamente al entusiasmo del espectador

Tampoco ayuda la falta de carisma del trío principal de actores, blandos, como si estuvieran en una audición de “Amar en tiempos revueltos” mas que en una trama de espionaje, la historia iba avanzando a trompicones, con nuestros héroes en peligro continuo de los que se salvaban en el último momento, pero sin trasladar ninguna tensión al espectador.

Las revelaciones que vamos conociendo a lo largo de la trama, se supone que entre bostezo y bostezo nos deben plantear enormes dudas sobre la realidad de lo que estamos presenciando, pero lo desangelado de su ejecución evita, por lo menos en mi caso el efecto deseado.

Ademas comete el grave error del boxeador que va perdiendo una pelea de forma claramente, y se lo juega todo a un golpe de suerte para noquear al adversario y ganar el combate. En este caso “ The Man in The High Castle ” se lo juega todo a la carta de la última escena que en principio cambia todas las reglas de juego, pero al ser un recurso que hemos visto por desgracia en demasiadas ocasiones, pierde su efectividad por lo menos en mi caso.

En este punto, soy consciente que el impacto de ese final en los años sesenta cuando se publicó la novela, sería mucho mayor que en la actualidad, y que sino habéis visto nunca ese recurso a lo mejor os quedáis con la boca abierta, aunque en mi caso me produjo el efecto contrario más cercano a la tomadura de pelo.

Pero si sois personas resabiadas que habéis visto mucho cine y televisión, dudo mucho que ese final tenga el impacto del libro, que seamos sinceros, tampoco ha envejecido lo bien que podría haberlo hecho.

“ The Man in the High Castle ” es una serie en que la crítica varia enormemente, si como muchos hacen la valoración tras ver el piloto, o por el contrario, como es mi caso, esperamos a verla completa. Las divergencias pueden ser importantes y correctas en ambos casos, por lo que si os interesa la temática de la serie, darle una oportunidad y a lo mejor os convence más que a mi, por lo menos el piloto vale la pena y como ha sido renovada para una 2T, tenéis ucronía para rato.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me
Últimas entradas de Lorenzo Mejino (ver todo)

2 Comentarios

  1. Muy buenas.

    Bastante de acuerdo con tu comentario. Es una serie que a mi gusto transcurre de más a menos y donde se le podía haber sacado mucho más jugo. Y hablo como alguién que no ha leído el libro, así que desconozco si sigue fielmente la historia o si el final se lo han sacado de la manga.

    Ya hace cinco meses que vi la primera temporada, y hay cosas, como comprenderás, que he olvidado o no quiero recordar, pero si tengo que valorar algo positivamente de la serie, son los actores secundarios. Como bien dices, el trío protagonista es gris, y de ahí no sale. No termino nunca de empatizar ni con la pareja mal avenida, ni con el «camionero». Su sufrimiento no me transmite mucha emoción. Cosa que sí hacen tanto el jefe de las SS interpretado por Rufus Sewell, y el actor que interpreta al embajador japonés. Creo que le dan mucha credibilidad y realismo ( aún sabiendo que no son reales ) a sus personajes. Quizás me sobra la parte familiar dramática referente al nazi, pero no menos que otras muchas cosas a lo largo de la serie.

    Un saludo

    Post a Reply
    • Gracias por el comentario, y por la coincidencia bastante evidente de la valoración de una serie bastante fallida, por los puntos que argumentas. El libro tiene un final parecido en concepto pero diferente en ejecución, y funciona mucho mejor en escrito que en imagenes

      Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.