The Luminaries: resolver un rompecabezas sin la imagen de referencia.

El principal error que se puede cometer en una adaptación literaria es la presunción de que el espectador ha leído el libro original y conoce la historia al dedillo para poder permitirse todo tipo de licencias narrativas jugando con ese conocimiento previo. Ese es el error que llevado a las últimas consecuencias ha sucedido en el caso de ‘The Luminaries’.

La adaptación por la propia autora Eleanor Catton de su best-seller literario es un verdadero galimatias desordenado con una narración fragmentada temporal imposible de seguir para las personas que no han leído el libro, que no nos engañemos, son la inmensa mayoría, dejándome en un estado de absoluta perplejidad.

Supongo que el numeroso club de fans de Eva Green, al que tampoco pertenezco, puede ser más benevolente en su valoración global, pero en mi caso no tengo la menor duda en poner a ‘The Luminaries’ como una de las mayores decepciones de 2020.

Ficha: The Luminaries 6 ep 55 min .  Jun-Jul 2020 . Idioma: Ingles/ Español Cadena: TVNZ ( NZ) BBC ( UK) /HBO( E)

La trama :
Anne Wetherell es una joven de oscuro pasado que huye de su Inglaterra natal en busca de un nuevo inicio de su vida en la isla Sur de Nueva Zelanda. En el último día en el barco conoce a Emery Staines un joven aventurero que acude a la isla llamado por la fiebre del oro que atrae a muchas personas a mediados del siglo XIX a esos remotos parajes.

A su llegada a Dunedin, ambos separan sus caminos que vuelven a coincidir casi un año después en circunstancias muy diferentes con Anne acusada del asesinato de un minero Crosbie Wells, que ha encontrado una importante veta de oro, mientras que Staines se ha asociado con compañías muy peligrosas.

‘The Luminaries’ desarrolla toda la historia temporal entre esos dos momentos principales, a través de las vivencias de los dos protagonistas y de las personas con que las que interactúan en ese periodo, como indican en el trailer de la serie.

Tras una presentación inicial de los dos personajes principales en el barco que les lleva a Dunedin y de sus primeros contactos al llegar a la ciudad, ‘The Luminaries’ decide olvidarse de cualquier temporalidad lineal y empieza a dar saltos en el tiempo adelante y atrás sin indicarnos en ningún momento en que época estamos al negarse a poner una simple fecha al inicio de cada cambio temporal.

El resultado es que el espectador se pasa los primeros momentos de cada escena intentando adivinar el momento temporal en que se sitúan los hechos y lo que puede ser divertido al principio se convierte en desesperante por esa falta de referentes temporales, donde vemos a un personaje que sabemos que ha muerto en una escena anterior, interactuando vivito y coleando al cabo de cinco minutos.

Entre esa confusión continua temporal, un ritmo bastante cansino y una iluminación lúgubre y muy oscura, ‘The Luminaries’ se convierte en una intriga pastosa y confusa donde nada tiene sentido y con un reparto que va desfilando por la pantalla intentando no tropezar con los muebles ante la oscuridad patente en casi todas las escenas.

Lo peor de todo es que la creadora Eleanor Catton consciente de lo que ha perpetrado en esa confusión narrativa, decide utilizar los últimos veinte minutos de la miniserie, para explicarnos de forma ordenadita y para despistados todo lo que ha sucedido en las cinco horas anteriores, para que podamos entender la trama por si nos habíamos perdido.

La tomadura de pelo que supone pedirle un gran esfuerzo al espectador para seguir una historia tan intrincada y confusa, durante bastantes horas para acabar en un resumen clarito y diáfano de veinte minutos, tipo ‘Youtuber’ mirando a camara fija, es el clavo final en el ataúd en que he colocado a ‘The Luminaries’ antes de incinerarla para siempre.

No me ha gustado nada Eve Hewson (izq) como la protagonista Eve Wetherell, al que interpretaba con ese aire de heroína lánguida que funcionaba muy bien en ‘The Knick’, pero que aquí no era el más adecuado para el tono dramático y aventurero que requería su personaje.

Tampoco me ha parecido que Eva Green haya estado a la altura de sus mejores interpretaciones que tantos elogios han cosechado. Su personaje de la villana y manipuladora Lydia Wells no es el centro de la historia y lo han desarrollado de forma demasiado esquemática como podéis ver en la siguiente escena donde precisamente se conocen las dos protagonistas femeninas a su llegada a Dunedin,

El neozelandés Marton Csokas ( der, Falcón, Into the Badlands) nunca ha sido santo de mi devoción y poco ha hecho en esta ocasión para mejorar esa impresión, como el villano residente Francis Carver que embauca al joven e ingenuo Emery  Staines, bien interpretado por Himash Patel ( EastEnders) que acaba siendo el mejor de un reparto lleno de grandes nombres pero a un nivel inferior a lo que nos tienen acostumbrados.

‘The Luminaries’ ha sido rodada en escenarios naturales neozelandeses, pero más allá de algunas vistas aéreas con drones, tampoco me ha parecido que hayan aprovechado demasiado esos preciosos parajes, al estar rodada casi en su totalidad en interiores y en un poblado salvaje decimonónico creado para la serie en el parking de unos estudios neozelandeses.

Si te gustan las series de época, le puedes dar una oportunidad para ver si te puedes aclarar algo más que yo ,si la pillas más inspirado, un poco en la linea de lo que cuentan sus propios protagonistas y responsables, en el vídeo que cierra el artículo

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.