‘The Beatles: Eight Days A Week’ (**1/2)

En cierta parte del documental, el periodista Larry Kane, que acompañó a Paul, John, George y Ringo en una de sus giras, se preguntaba “cuándo iba a estallar la burbuja”. Esto fue a mediados de los sesenta.

Y bien, ¿cuándo va a estallar la burbuja?

La película no inmortaliza la respuesta que le dio el representante Brian Epstein: “Larry, en el siglo XXI seguirá escuchando a los Beatles”. En cualquier otro caso, este comentario habría sido una burda exageración para vender a unos chicos jóvenes con talento y frescura que lo estuviesen petando en aquel tiempo. Sin embargo, seas quien seas y tengas la edad que tengas (o casi), si yo te digo “Help”, tú me contestas “I need somebody”, y si yo digo “She loves you”, tú te quedas tal que “Yeah yeah yeah”.

Apple Corps, la corporación oficial de la banda (no confundir con otra empresa de software muy poco fan de pagar impuestos en Irlanda y de los puertos de auriculares), se ha permitido el capricho de estrenar, junto a The Beatles: Eight Days A Week – The Touring Years, el concierto completo que realizó la banda en el Estadio Shea de Nueva York en 1965, remasterizado para 4K… pero, en principio, únicamente podrá verse en las pantallas de cine. Los beatlemaníacos tienen, a partir del día 15 de septiembre, una semana de ocho días (finos ahí los distribuidores) para pillar el documental en alguna sala española con este añadido.

Pero yo voy a adelantar un poquito lo que va a poder encontrarse una (porque para eso se escriben las críticas, para aguar la fiesta): sorpresas cero.

El célebre directo Ron Howard parece cumplir al pie de la letra un encargo corporativo de la empresa que, cinco décadas después, todavía puede alimentarse gracias al cuarteto de Liverpool. Centrado en las giras que les otorgaron fama mundial desde 1962 hasta 1966 (dejando a un lado el período posterior, que a mí personalmente me habría interesado más), es un trabajo correcto, una publicidad efectiva que incluye tanto material de archivo inédito que personas cercanas a los artistas ayudaron a recopilar (desconozco cuánto de dicho material se compone de admiradoras adolescentes gritando, llorando y desmayándose, pues en eso se basa prácticamente el 50% de la peli), como entrevistas a los dos últimos Beatles vivos y las caras de Whoopi Goldberg y Sigourney Weaver hablando de cuánto les cambiaron la vida éstos y los dos restantes.

Algo había que sacar para seguir apelando a los incondicionales de esta banda, que imagino que serán los únicos que podrán disfrutar con plena curiosidad y atención a este documento. Para mí, podría haber salido perfectamente directo a la televisión. A quienes les gusten un poco menos, les parecerá curioso, si cabe. Descarto totalmente a esa residual minoría social a la que no le gustan los Beatles (principalmente porque si formaras parte de ella, no habrías hecho clic).

Sergi Monfort

Sergi Monfort

Haga lo que haga, hago cine en todo lo que hago.

Director, guionista y periodista a tiempo parcial. Consumidor de ficción a tiempo completo. A veces se me ve rodando.

www.sergimonfort.com
Sergi Monfort

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.