Crítica ‘Bone Tomahawk’ (2015): un western terrorífico
Jul23

Crítica ‘Bone Tomahawk’ (2015): un western terrorífico

Desde la primera escena, “Bone Tomahawk” (2015) exhibe sus credenciales sobre lo que mostrará en sus más de dos horas duración: decapitaciones, cabelleras arrancadas, mutilaciones y un sinfín de aberraciones que una tribu de fornidos indios (o ‘super-indios’) son capaces de hacer en el salvaje Oeste. Este sorprendente largometraje es una combinación de diversos subgéneros como el western clásico, el gore, el horror survival y la comedia sutil. Todos aunados en perfecta sintonía para conseguir un equilibrio total en la narración de su discurso. Su director y guionista, S. Craig Zahler, cuenta la historia de una búsqueda que llevan a cabo cuatro valientes hombres a dos de sus habitantes del pueblo de Bright Hope, capturados por unos indios salvajes y caníbales que habitan en una tierra conocida con el nombre de ‘El Valle de los Hombres Hambrientos’. Con tintes de western clásico -la topología, el vestuario y la escenografía guardan más similitudes con los largometrajes de John Ford o Howard Hawks del período clásico que con el western crepuscular surgido a principios de los años sesenta-, pero sobre todo por haber incorporado los arquetipos más representativos de dicho subgénero, encarnados en esta película por los cuatro personajes principales: el Sheriff Hunt (Kurt Russell), encargado de hacer prevalecer la ley, reflexivo en sus decisiones y siempre preocupado por la seguridad de sus habitantes. Al estilo de Gary Cooper en “Solo ante el peligro” (High Noon, 1952). ‘Chicory’ (Richard Jenkins), que desempeña la función de ayudante del sheriff y bufón del pueblo. Añade al relato unos toques de humor como haría Walter Brennan en “Río Bravo” (1959). John Brooder (Mathew Fox), un hombre individualista, vanidoso y mujeriego que se une a la expedición por honor y venganza. Su gran manejo de las armas recuerda al personaje interpretado por James Coburn en “Los siete magníficos” (The Magnificent Seven, 1960). Y Arthur O’Dwyer (Patrick Wilson), lisiado de una pierna, luchará hasta el final por rescatar a su esposa con vida. Al igual que haría John Wayne por su sobrina en “Centauros del desierto” (The Searchers, 1956). Sin embargo, no todo son conexiones y referencias de “Bone Tomahawk” con el western clásico. Este largometraje muestra una violencia explícita que puede resultar algo desagradable y repulsiva para cierta clase de espectadores, además de inusual, en un género que está poco o nada acostumbrado a presenciar estos encuentros extremadamente violentos (debido a la censura del Código Hays que prohibía mostrar los detalles de asesinatos y escenas sexuales en las obras producidas entre 1934 y 1967 en EE.UU.). Por otra parte, estos ‘super-indios’ son una tribu de indígenas trogloditas, totalmente desconocidos en este tipo de historias, que pueden...

Read More
Deuda de honor: reinvidicación de la mujer en el Western
Nov11

Deuda de honor: reinvidicación de la mujer en el Western

El prestigioso actor Tommy Lee Jones se consolida con su cuarto largometraje como un director a tener muy en cuenta.  Con Deuda de honor (The Homesman) ha logrado crear un western atípico y con una gran crítica feminista del género, utilizando una soberbia y despiadada narrativa, y demostrando, como ya hicieron películas como Sin Perdón, o más recientemente, Valor de ley o Django Desencadenado, que el western, sigue vivo. A modo de breve sinopsis. la historia transcurre en Nebraska, en el año 1855. Mary Bee Cuddy (Hilary Swank), lleva una vida solitaria en una lejana localidad del medio oeste. La Iglesia de su poblado solicita un voluntario para llevar de regreso al mundo civilizado a  tres mujeres que han perdido la razón, y Mary Bee Cuddy es la que se termina ofreciendo para realizar dicha misión. Termina contando para ello con la ayuda de Briggs (Tommy Lee Jones), un delincuente al que salva de la horca con la condición de que le acompañe en el trayecto. Juntos emprenden este largo y peligroso viaje a través del desierto, desde Nebraska hasta Iowa, un camino en el que tendrán que enfrentarse a todos los peligros de la frontera, luchar contra las inclemencias del tiempo y protegerse de asaltantes e indios. Tommy Lee Jones, también actor en su propio film, se dirige a sí mismo y a una fabulosa Hilary Swank, perfecta para el papel de su personaje; ambos realizan unas soberbias interpretaciones. De hecho, el reparto entero está muy acertado,  cabe destacar la extraordinaria actuación de las tres mujeres que interpretan a las dementes, y el lujo de tener a Meryl Streep en un breve papel secundario. El polivalente actor y director norteamericano, ya mostró en su último largometraje, The Sunset Limited su intelectualidad, y con Deuda de honor ha vuelto a mostrar cierto atrevimiento con el planteamiento, con un western que se centra más en el humanismo de sus personajes que en la acción, y con un inusual mensaje y crítica feminista del género, mostrando la verdadera crudeza de la realidad que debieron de vivir las mujeres en aquellos tiempos por esas tierras. Incluso una mujer fuerte y con carácter como Mary Bee Cuddy. Merece una mención especial la magnífica fotografía por parte de Rodrigo Prieta, logrando captar unas imágenes espectaculares de las vastas tierras de Nebraska y creando una apropiada atmósfera. Ello contribuye a que Lee Jones haya logrado exprimir ese Oeste vacío y desolador. En definitiva, con Deuda de honor, Tommy Lee Jones nos invita a realizar un duro y desgarrador viaje, con una mirada melancólica y lírica sobre el viejo oeste norteamericano. Un western muy especial, que reinventa o explota el género desde una perspectiva más humanista y realista. Un film...

Read More
The Hallelujah Trail, la desmitificación del oeste
Nov04

The Hallelujah Trail, la desmitificación del oeste

Durante muchos años he visto muchísimas películas, muchas ni la recuerdo, de todos los géneros posibles, algunas de muy aburridas hasta muy divertidas y otras muy interesantes por su temática. Uno de estos géneros es el western de orígen genuinamente americano, que con los directores como John Ford, John Huston o Howards Hawks, dieron obras maestras, no solo al género, sinó a todo el cine, solo con mencionar ‘Centauros del desierto’ estamos hablando la que se considera la mejor película de la història. Otro gran director que ha dado al género grandes título es John Sturges. Destacaremos de su filmografia grandes títulos como ‘Duelo de titanes’, soberbia, y ‘Los siete magníficos’, icona del género por su banda sonora, compuesta por Elmer Bernstein, uno de los grandes compositores de bandas sonoras para cine, que ha puesto música a ‘Millie, una chica moderna’, con lo que obtuvo el premio de la Academia, o ‘Los diez mandamientos’.  Todos sabemos que el western es un género muy bién definido. Es el drama de personas que intentan sobrevivir en un lugar muy hostil, y que solo los más fuertes sobreviven, y siempre hay disputas que acaban en enfrentamientos sangrientos. Y si entramos en los tópicos del género y típicos, vemos indios, vaqueros, revolvers colt, rifles winchester, los duelos cara a cara, el sheriff enfrentándose solo ante el peligro, assaltadores de diligencias, de bancos, de trenes… etc. En muchas de estas hay humor, solo ver las de John Ford, uno se da cuenta, pero que realzan el dramatismo de la situación, como es el caso de ‘El sargento negro’, que buenas dosis del humor característico del cineasta. Y pocas se nos presentan en forma de comedia Y es John Sturges nos brinda otra obra suya con otra óptica dentro del western: en plan comedia. Poniendo patas arriba todo el oeste con esta película, donde el Coronel Thaddeus Gearhart (Burt Lancaster), al frente de un valiente grupo de soldados de caballeria, secundado por el Capitán Paul Slater (Jim Hutton) y el sargento Buell (John Anderson), intenta no perder la cabeza por culpa de los indios guiados por el borracho jefe 5 Barriles (Robert J. Wilke) y su guia Hombre que camina con la espalda curvada (Martin Landau), de las mujeres de la Liga de la Temperanza encabezadas por una combativa Cora Massingale (Lee Remick) y de Louise Gearhart, la hija del Coronel (Pamela Tiffin), de los sedientos milicianos de Denver con el Oráculo Jones (Donald Pleasence) al frente, de Frank Wallingham (Brian Keith), jefe del convoy de carros llenos de barriles de whisky y champagne que a su vez tiene problemas con un imigrante irlandés, Kevin...

Read More