Misión Imposible, Fallout: Lo imposible es hacerlo mejor
Ago03

Misión Imposible, Fallout: Lo imposible es hacerlo mejor

Lo que han hecho Christopher McQuarrie y Tom Cruise, director y actor/productor/especialista en escenas de riesgo -hombre orquesta, para abreviar- con ‘Misión Imposible: Fallout’ es elevar a la categoría de arte el género del blockbuster veraniego. Se puede decir más alto, pero no más claro. Bueno, más alto tampoco, porque no creo que sea posible armar más ruido del que esta sexta entrega se abastece para bombardear la cabeza del espectador ávido de emociones fuertes, fantasmadas a cascoporro y pura adrenalina. Y con todo eso, sigue presente la misma rúbrica de sofisticación reinstaurada por Abrams en la franquicia desde que retomó la senda del thriller abierta por De Palma. Podría decirse que ahora Ethan Hunt ya tiene su propio ‘Muere otro día’ (2002, Lee Tamahori), sólo que, a distinción de aquella y otros productos de mismo pelaje, viene con un guión reforzado de diálogos que sí parecen escritos por un adulto. Pero por si aún hay quien desconfía o sostiene que McQuarrie echó excesivamente el freno en el anterior capítulo -yo, por ejemplo-, que se prepare para recibir de golpe un sopetón de estímulos pirotécnicos y persecuciones imposibles con el más desvergonzado espíritu de evasión que Hollywood haya demostrado en años. Por cierto, si yo fuese Henry Cavill también me habría dejado crecer el bigote, y hasta una barba como la de Karl Marx o Ramón María del Valle Inclán, con tal de participar en esta maravillosa atracción de feria. Vivan los blockbusters de verano, y ojalá no desaparezcan...

Read More
Star Trek, Más Allá: The Fast and the Enterprise
Ago21

Star Trek, Más Allá: The Fast and the Enterprise

Esperar algo nuevo del universo trekkie tras medio siglo de series de televisión, películas, videojuegos y hasta una adaptación animada que fue recibida con cierta tibieza, es como pedir un truco de equilibrismo a las aptitudes del productor J. J. Abrams, el director Justin Lin y los guionistas Simon Pegg y Doug Yung para servir con destreza lo mismo de siempre pero con nuevos alicientes que llegados a este punto probablemente ya no existen. Lo único que el ejército de adeptos a la franquicia de Gene Roddenberry que se extienden a lo largo y ancho del planeta pueden esperar a estas alturas es que su criatura no vuelva a caer en el atrincheramiento argumental y estético exclusivo para fans que mermó la franquicia -y casi la remata- antes de renacer comercialmente y de que su tripulación original sufriese un rejuvenecedor (y forzoso, por causas naturales) lavado de cara. De izqda a dcha: Idris Elba, Karl Urban, Zoe Saldana, Anton Yelchin, Chris Pine, Zachary Quinto, John Cho y Simon Pegg  Pegg y Yung construyen un pasatiempo supeditado a la pirotecnia visual y las explosiones con una proliferación de la acción pura mucho mayor de lo habitual y le sirven en bandeja a Justin Lin una nave estelar cuyos mandos maneja con el mismo ritmo espídico, vertiginoso y desprejuiciadamente macarra que usó en las últimas entregas de su otra franquicia motorizada, The Fast and The Furious. Lo demás en la decimotercera entrega del universo trekkie es una constante búsqueda del equilibrio entre la necesaria ración de aventuras en entornos exteriores y planetas exóticos -recreados ya por un CGI que sustituye a aquellos rudimentarios decorados de Star Trek III, En Busca de Spock-, las obligatorias batallas espaciales ahora libradas contra minúsculos objetos voladores que atacan en formación de enjambre y la recuperación de una de las novedades más acertadas aportadas por la anterior entrega, la inclusión de persecuciones y secuencias de destrucción a pie de calle dentro de un núcleo úrbano.   Si hay que buscarle un punto débil a la tercera aventura de Kirk y Cía desde su regreso habría que achacarle tener a uno de los villanos menos carismáticos y más irreconocibles de la serie desde Ron Perlman en Star Trek: Némesis (2002). Idris Elba es Krall, un ente alienígena cuyo origen es imposible desvelar sin spoilear el único momento medianamente interesante de un guión simple y plano, pero nunca aburrido, donde para variar la tripulación del Enterprise tendrá que interrumpir su corto periodo vacacional tras una larga misión de 3 años, viéndose obligados de nuevo a preservar la paz y el orden instaurados por la Federación Unida de Planetas. Idris Elba...

Read More
Misión Imposible, Nación Secreta: La Espía que no amó a Ethan Hunt
Ago09

Misión Imposible, Nación Secreta: La Espía que no amó a Ethan Hunt

Han tenido que pasar más de cuatro décadas desde la fundacional 007 Contra el Doctor No (1962, Terence Young) para que la figura femenina de un blockbuster de espionaje cumpla su promesa de ser a todos los efectos la réplica femenina de un agente masculino… ¿Cual es el secreto? Eliminar cualquier atisbo de atracción física o romance entre sus protagonistas y convertirlos en verdaderos compañeros de armas. Dejar que en esta ocasión sea la actriz sueca Rebecca Ferguson quien salve el pellejo del agente Ethan Hunt en más de un par de ocasiones y no relegarla a mero interés romántico del héroe de marras que siempre salva a la chica y huye por los pelos. Puede que, como en la anterior colaboración de Cruise y McQuarrie en Jack Reacher (2012), la minimización de las escenas de riesgo -con la salvedad de una espectacular escena de apertura ‘a bordo’ de un Airbus A400– y un aroma algo más deudor del thriller de los años 70 que del espionaje pulp al uso, conviertan a Misión Imposible: Nación Secreta en la entrega más personal de la franquicia desde que arrancó con Brian De Palma al frente allá por 1998. Lástima que esta carezca de un clímax final como el de aquella para dar carpetazo a tanta tensión -no sexual- contenida. Ni Jeremy Renner ni Ving Rhames -miembro permanente de la franquicia- ponen objeciones a su condición de meros convidados de piedra. Este es el juguete personal de Mr. Cruise, y son conscientes de su función de peones en cada nuevo capítulo. Aunque no habría estado de más evitar que Simon Pegg tenga que resultar forzosamente gracioso en cada línea de diálogo, o acabará permanentemente ligado al rol de secundario ‘divertido y ocurrente’ en este tipo de producciones. En cualquier caso, parece que Christopher McQuarrie necesita mucho menos a su ex director fetiche Bryan Singer que el realizador de X-Men: Apocalypse al autor de algunos de sus libretos. En su tercera película como realizador, tras The Way of the Gun (2000) y Jack Reacher (2012), McQuarrie no busca ofrecer más que entretenimiento puro y sin concesiones. A estas alturas y después de casi 20 años tampoco le puedes pedir más a una franquicia…   Misión: Imposible - Nación secreta Estreno: 2015 7.3 Género: Con la FMI disuelta y Ethan Hunt (Tom Cruise) abandonado a su suerte, el equipo tiene que enfrentarse contra el Sindicato, una red de agentes especiales altamente preparados y entrenados. Estos grupos están empeñados en crear un nuevo orden mundial Leer...

Read More