Ghost in The Shell: ¿Qué hace una chica como tú en un remake como éste?
Abr13

Ghost in The Shell: ¿Qué hace una chica como tú en un remake como éste?

El talón de aquiles de Ghost in the Shell es el mismo que el de Rupert Sanders, como lo es el de Breck Eisner, Brett Ratner, Jon Favreau y la mediocridad sintomática que se expande como un virus en los últimos directores del cine de acción estadounidense: la total y absoluta vacuidad creativa. No hay nada que resulte genuino en los nuevos blockbusters, salvo la habilidad para camuflar la imitación, los remakes, los reboots y el reciclaje de viejas ideas extraídas de los videojuegos y el cómic con alteraciones -para peor- del producto original (cambios de raza de sus personajes, mutilación de desnudos, recortes del nivel de violencia, etc) para idear algo que, en el mejor de los casos, sigue sin superar el listón marcado por las escenas cinemáticas de los más recientes videojuegos lanzados al mercado. Scarlett Johansson no es el único problema de este blanqueamiento del manga original de Masamune Shirow, y tampoco lo es el casting; de hecho hasta da la impresión, sólo por momentos, de que Juliette Binoche y ‘Beat’ Takeshi Kitano se preocupan por algo más que memorizar sus diálogos en inglés, y al final ni siquiera le das importancia al hecho de que la mayor Motoko Kusanagi no se distancie de las mismas poses combativas, ceños fruncidos y caras enfurruñadas de Johansson en Lucy (2014, Luc Besson) o en todas las películas del universo Marvel donde encarna a Natasha Romanov, alias ‘la Viuda Negra’. Aquí también es una mujer de armas tomar, o más bien una robot con apariencia humana a la que todos identifican como La Mayor. La Mayor actúa como una mercenaria para la compañía tecnológica que la creó con fines militares, hasta que descubre un oscuro secreto sobre cómo ella y casi un centenar de criaturas similares fueron construidos, y se verá convertida en el nuevo blanco de sus antiguos aliados. Juliette Binoche y Scarlett Johansson, la doctora y su creación Sospecho que a Johansson acaba interesándole tan poco este pastiche cyberpunk -con oportunistas guiños tanto al anime original, Blade Runner (1982, Ridley Scott) y todas las cintas de género fantástico que Paul Verhoeven rodó entre finales de los 80 y la década de los 90- que termina contagiándole la pereza a un espectador que lleva viendo como pasan por la cartelera productos idénticos a éste desde los tiempos de la trilogía Matrix y la irrisoria Aeon Flux (Karyn Kusama, 2005). ¿Quien sabe? Puede que con una heroína protagonista más voluntariosa a la hora de demostrar su versatilidad actoral, con mayores aptitudes para la lucha y étnicamente más próxima a la Motoko Kusanagi del anime original -como Kimiko Glenn (Orange is...

Read More
Capitán América: Victoria marvelita
May01

Capitán América: Victoria marvelita

No sé cómo le irá en taquilla, si superará a Batman v Superman o no, y sinceramente, me da igual. Todo sea dicho, tampoco es que lo tenga complicado. Escribo, para aquellos que hayan vivido desconectados del mundo, y no reconozcan tampoco la fotografía que encabeza esta entrada, sobre la última película de los Marvel Studios, Capitán América: Civil War, dirigida una vez más por los hermanos Russo. La palabra que podría definir el resultado de esta guerra de superhéroes es, sin duda alguna, “victoria”. No hablo de los bandos del conflicto de ficción, sino del producto audiovisual. Civil War se está viendo arropada por la crítica, los marvelitas y no marvelitas en su mayoría están muy contentos con el resultado, y en conjunto, la tercera entrega del Capitán América es una segunda parte de Los Vengadores digna de su nombre. El motivo es simple: a pesar de no denominarse así, la presencia del equipo de héroes, aun divididos, es de suma relevancia para el desarrollo de la película (lo siento, Capi). Hace un año me estrené como redactora en esta revista, con una entrada dedicada a Vengadores: la era de Ultrón titulada Y Marvel nos dio más. Porque eso es lo que logró. El resultado fue algo distinto, menos estructurado, pero más. Acción, personajes, efectos especiales, y mil y un gags. En pocas palabras, lo que Capitán América: el Soldado de Invierno aportó al universo cinematográfico de Marvel de una forma más adulta, oscura y profunda. La secuela de Los Vengadores se desvió de ese camino tan bien establecido. Así, los hermanos Russo han tomado como punto de partida para Civil War lo que ya lograron en la segunda parte de Capitán América, conjugando su anterior largometraje con la idea del universo compartido ya asentado que se vio en la secuela de los héroes más poderosos de la Tierra. No había mejor forma de continuar la estela de oscuridad y conflictos de El Soldado de Invierno que la de enfrentar a los Vengadores con un dilema moral. Civil War parte de una base que se ha ido asentando durante ya ocho años, cuando Marvel estrenó Iron Man, dando inicio a su fase 1. Desde 2008 hasta la actualidad, muchos más héroes se han unido a las filas de los Vengadores cinematográficos, salvando al mundo en numerosas ocasiones, pero también causando una destrucción considerable. Precisamente a raíz de los acontecimientos de La era de Ultrón, se produce un acuerdo entre más de 100 países que propone que los Vengadores dejen de ser una organización privada, actuando exclusivamente bajo las órdenes de una comisión especial de las Naciones Unidas. Estos acuerdos, denominados los Acuerdos de Sokovia, provocan una...

Read More
2016: el cine que viene
Ene13

2016: el cine que viene

El 2016 apunta maneras: Nos traerá películas de Scorsese, Malick, Eastwood, los hermanos Coen o Almodóvar, solo por nombrar algunas. Hemos seleccionado 25 estupendos ejemplos de lo que será un año ecléctico.

Read More
Under the Skin: Entrar
Abr03

Under the Skin: Entrar

Cuando se trata de una película controvertida, de esas que dicen que «las amas o las odias», lo más sufrido es que sólo te parezca buena, porque cuando los que la adoran se enfrentan a los que no la aguantan, eres tú el que se encuentra en medio. ¿Eres de los míos o de los de ellos? Te preguntan. Soy de ambos, me parece interesante. Tú no eres de ambos, eres de ninguno. Creo que ese será mi futuro, pues la polémica Under the Skin no consigue llegar al punto de fascinarme, ni tampoco se acerca a repelerme. El arriesgado proyecto de Jonathan Glazer tiene, en mi opinión, casi tantas virtudes como defectos. Entre las primeras destaca el tono sombrío que se imprime en toda la película y, sobre todo, el inteligente punto de partida escogido. Pero termino el visionado con la sensación de que el cómo está en esta ocasión algo por debajo del qué. Glazer no consigue atraparme con la historia que adapta, su meditada frialdad me mantiene alejado y siento que la película funciona a trompicones, alternando algunas escenas maravillosas con otras algo insulsas o repetitivas. Así, destaco momentos como el del «descubrimiento del amor», el amargo desenlace y, especialmente, la escena del espejo, magnética y bellísima a partes iguales. En definitiva, es Under the Skin una película interesante, cargada de simbolismo y narrada con inteligencia. Es valiente y formalmente fascinante, pero noto que algo en ella no termina de funcionar y tras la pequeña decepción me preparo para el chaparrón que se avecina por parte de amantes y detractores y me pregunto si, tal vez en un segundo visionado, seré capaz de entrar en ella, si conseguirá atraparme del todo y podré disfrutarla más. Desde dentro, under the skin. Under the Skin Estreno: 2012 6.1 Género: Sci-Fi Unos alienígenas aterrizan en la Tierra para llevar a cabo una misión específica: abducir a los autoestopistas y transportarlos a su mundo, donde la carne humana es considerada una delicatesen. Para ello cuentan con la colaboración de una infiltr Leer...

Read More