Los Odiosos Ocho: Si Tarantino es una religión, yo me declaro ateo
Ene18

Los Odiosos Ocho: Si Tarantino es una religión, yo me declaro ateo

¿Qué rumbo debe tomar un cineasta cuando su obra se queda huérfana del guionista que convirtió sus dos primeras películas en iconos de la cultura contemporánea? Tras finiquitar su relación profesional con el guionista Roger Avary, y con la salvedad de la estimulante Jackie Brown (1997) -de cuya novela original Rum Punch, de Elmore Leonard, extrajo prácticamente todos los diálogos, palabra por palabra-, Quentin Tarantino ha suplido de manera efectista sus carencias como escritor echando mano de un fluido olfato para la puesta en escena y un carro de tics narrativos por los que sus adeptos babean y pierden el culo. El peor de ellos basar la totalidad de sus metrajes en una imitación continua de referencias estilísticas y visuales al pulso narrativo de otros genios -a genios de verdad, me refiero- apretujados en dos horas y media de sucedáneos afines a cada género, desde la resurrección de la musa de la blacksploitation Pam Grier, a los spaghettis de Sergio Leone y Sergio Corbucci, la traslación de la fórmula del cine bélico transalpino de Enzo Castellari y Antonio Margheritti en Malditos Bastardos (2009) o el plagio indisimulado en Kill Bill (2003) a Lady SnowBlood (Toshiya Fujita, 1973) de la que llegó incluso a reproducir fragmentos de la banda sonora original. Actualmente uno de ellos es un genio relegado a la escritura de proyectos mediocres que nadie recordará dentro de 30 años… Actualmente uno de ellos es un realizador mediocre y al que nadie recordará dentro de 30 años, pero que la prensa especializada y los Hermanos Weinstein han elevado a la categoría de genio… Pero el más aventajado imitador de Sergio Leone y Sam Peckinpah ha evolucionado como corresponde a todo buen contador de historias, y ese salto cualitativo se traduce a nivel creativo al estirar su espíritu de saqueador cinéfilo sobre el legado de una raza de personajes indómitos y vengativos extraídos directamente de los westerns de Don Siegel. No obstante hay que dirimir un palpable matiz al distinguir entre el uso de la violencia como complemento ornamental a una base dramática previamente construida como la del realizador de La Ciudad sin Ley (1969) y El último Pistolero (1976) y convertir la hemoglobina en un vulgar reclamo de feria para llamar la atención de modernos adoradores de este ídolo de barro. “La mayoría de mis películas son muy violentas, sí, pero lo que yo quiero es que la violencia sea esencial en la narración de la historia. No me gusta la violencia por la violencia: eso no lo llevo nada bien. Muchas películas se recrean en ella con cualquier excusa. Me parece de muy mal gusto y muy pobre como...

Read More
The Hateful Eight: el octavo film de Quentin Tarantino
Ene14

The Hateful Eight: el octavo film de Quentin Tarantino

Quentin Tarantino ha anunciado ya en muchas ocasiones que tan solo realizará diez películas (aunque cuenta Kill Bill 1 y 2 como una sola). The Hateful Eight o, Los Odiosos Ocho, (uno añora aquellos tiempos en los que todavía se conservaban al menos en original los títulos de sus películas), es ya su octavo film, y él mismo se encarga de recalcarlo bien claro en sus característicos créditos amarillos iniciales. Si cada nueva película de Tarantino crea de forma automática una enorme expectación desde sus éxitos iniciales a principios de los años 90, lo cierto es que con este retiro anunciado logra que sus cuantiosos fans empiecen a visualizar cada uno de sus nuevos films todavía más predispuestos a disfrutarlo al máximo. Un buen marketing. The Hateful Eight nos traslada al siglo XIX, pocos años tras la Guerra de Secesión, envueltos en el invernal paisaje blanco de Wyoming. Si en su anterior película, Django desencadenado, la historia se desarrollaba antes de dicha guerra civil y plasmaba la lucha racial existente, en ésta deja bien claro que el problema perduró tras la guerra. Tarantino es indudablemente un magnífico director de actores, y en esta ocasión vuelve a sacar lo mejor de un colosal reparto de actores, quienes encarnan a ocho personajes que, refugiándose de una enorme ventisca, terminan bajo el mismo techo en una posada. La desconfianza entre todos ellos reina en el local. Sin pretender desgranar más sobre el argumento, sino tan solo plasmar el punto de partida, nuestros variopintos protagonistas llegan a dicha posada en una diligencia, tras unos tensos encuentros en mitad del camino. Clara referencia cinematográfica a La diligencia de John Ford. Tarantino siempre ha tenido una gran pasión hacia los westerns, y a pesar de que la película no termina de ser del todo un western, si que toma la esencia de los mismos y lo combina con una gran dosis de thriller con buenos toques de humor negro. A mi parecer toma como clara referencia a Sergio Leone para su larga y lenta presentación de personajes, al puro estilo de Once upon a time in the west, e igual que en éste, va cociendo la trama de la película a fuego lento, utilizando para ello sus característicos capítulos. Y además, el habitual cameo de Tarantino llega en esta ocasión en forma de voz en off, narrando la historia. La fórmula que utiliza esta vez el prestigioso director es el de Agatha Christie: ¿Quién lo hizo? ¿Quién es realmente quién dice ser? Y construye en torno a este suspense unos ingeniosos diálogos, marca de la casa. La película en sí es muy teatral, sucediendo gran parte de la historia en la posada antemencionada. Si algo cabe destacar, es la portentosa e intrigante puesta en escena; sencillamente magistral gracias...

Read More
Empezamos la cuenta atrás: Arranca la temporada de premios
Dic10

Empezamos la cuenta atrás: Arranca la temporada de premios

Año tras año y con el final de la temporada de festivales, sobre todo el de Toronto, comienza la cuenta atrás de la época de premios que suele coincidir con el estreno de las que se presumen serán las grandes candidatas a recoger más galardones. Ya estamos bien metidos en el mes de Diciembre y más o menos cada uno puede ir haciendo sus quinielas, pero lo que queda de año aún puede depararnos alguna que otra sorpresa o decepción (si, hablo de ti, David O.Russell). Estos últimos meses hemos visto como se iba forjando un puñado de títulos imprescindibles a la hora de agregarlos a las listas de mejores películas del año, los críticos no daban abasto ante tanto estreno importante, y todo mientras las asociaciones iban dejando entrever sus preferencias. Pero ha sido hoy, con la lista de nominados a los Globos de Oro, cuando por fin se ha dado el pistoletazo de salida. Bien es cierto que los SAG (Screen Actors Guild) se habían adelantado, pero es la prensa extranjera de Hollywood quien tiene más repercusión, obviando a la Academia, por supuesto, que no será hasta Enero cuando haga la criba definitiva, aunque será en unos días cuando haga el primer anuncio para saber cuales son las primeras películas en habla no inglesa que pasan el corte. Y no, Loreak, no está entre las favoritas. Así pues,  y juzgando por lo poco visto y más por que aparece en casi todas las quinielas, vamos a hacer un repaso a las principales candidaturas y a los posibles nombres que más se repitan en las siguientes semanas. MEJOR PELÍCULA De momento, la mejor colocada parece “Spotlight” de Thomas McCarthy, que se adentra en la investigación periodística de los abusos de la iglesia. Ya se han empezado a escuchar comparaciones con “Todos los hombres del presidente”, y aunque el director no sea una gran estrella, el tema que trata la película es muy oscarizable. Además cuenta con un buen reparto: Mark Ruffalo, Rachel McAdams y el renacido Michael Keaton. Su mayor competidora puede que sea “Carol”, de Todd Haynes, que con “Lejos del cielo” ya demostró  su enorme sensibilidad cuando se trata de contar historias de amor socialmente no aceptadas. A su favor, Cate Blanchett y Rooney Mara, la pareja protagonista. Pero no hay que descartar esa locura maravillosa, esa mezcla entre el western apocalíptico y cyber-punk  de George Miller. “Mad Max: Fury Road” parece haber gustado mucho a los críticos y se advierten no solo nominaciones en aspectos técnicos, puede que se cuele en algún apartado importante, aunque el de mejor director habría que darlo por sentado. Un...

Read More
Takashi Miike: la fábrica humana de cine
May08

Takashi Miike: la fábrica humana de cine

Takashi Miike es uno de los directores más prolíficos de las últimas décadas tanto a nivel asiático como mundial, pero a pesar de eso sigue siendo un gran desconocido para la mayoría del público. Esto no se debe tanto a que esa mayoría no tiene buen gusto, que también, sino a que el cine de Miike es muy particular; es de esos directores que han conseguido crear y moldear un estilo propio, que no tienen miedo de nada ni a nadie. A lo largo de su extensa carrera ha rodado y dirigido todo tipo de cosas, desde obras de teatro a grandes producciones cinematográficas tocando cualquier género que te puedas imaginar, empezando por el terror japonés más “típico” a películas de samuráis, dramas sociales, cine yakuza, de superhéroes o películas infantiles. Lo que mueve a este hombre es la pasión por su trabajo, y es por eso que hoy en día, siendo ya un director reconocido en su país, de tanto en tanto sigue dirigiendo películas clasificadas como V-Cinema, algo parecido a las películas “direct to video” de serie B que tan de moda están ahora gracias a producciones como Sharknado o Piranhaconda, pero que en el mercado oriental gozan de mucho más respeto puesto que no dejan de ser películas de bajo presupuesto que los directores realizan para poder experimentar; tienen la limitación económica pero a cambio ganan la libertad de hacer lo que quieran. Y eso que el señor Miike nunca se ha cortado un pelo. Ahí están películas como Ichi The Killer, censurada en Hong Kong  y el Reino Unido, donde obligaron al director a eliminar escenas consideradas de violencia extrema; tampoco corrió mucha suerte Imprint, capítulo que iba a formar parte de Masters of Horror pero cuya emisión en abierto terminaron cancelando por ser demasiado “jodido”, para luego arreglar el entuerto añadiendo el episodio al DVD de la temporada. Otro ejemplo lo encontraríamos en Visitor Q, película casi surrealista que trata con temas tan delicados como la violencia juvenil o el incesto. Y así podría seguir un buen rato. Pero más allá de las polémicas, Miike es un director extremadamente talentoso al que compañeros de profesión como Quentin Tarantino han citado como fuente de inspiración para sus películas. El gran problema con el que se encuentra la gente a la hora de adentrarse en su filmografía es que no saben por dónde empezar; no es de extrañar, por algo cuenta con más de 80 producciones a sus espaldas. Para evitar la pérdida de tiempo buscando información y contrastando opiniones de mil sitios diferentes para terminar escogiendo qué película ver, a continuación os dejamos un pequeño listado con...

Read More