American Gods: bienaventurados los creyentes
Jun29

American Gods: bienaventurados los creyentes

Si mezclamos a Bryan Fuller, Neil Gaiman, unas cuantas dosis de surrealismo, sexo, violencia, lecciones de mitología universal, algunas gotas de terror clásico, sangre, más sexo con todas las ganas del mundo de producir rechazo en el sector más conservador de la audiencia televisiva, ¿qué obtenemos? Correcto: American Gods, la adaptación a la pequeña pantalla de la novela escrita por el padre de Evermore, Sandman, Stardust y Coraline. La primera temporada ya ha echado el cierre dejando, con toda seguridad, más preguntas que respuestas en las mentes del público, y es que este plato tan sobrecargado que en ocasiones parece vacío y carente de fondo no es de fácil digestión. Imagina que estás en prisión. Imagina que, pocos días antes de conseguir por fin la tan ansiada libertad, te llega la noticia de que tu mujer ha muerto en un accidente de coche mientras le hacía una mamada a tu mejor amigo. Imagina que, al salir, un misterioso hombre de mediana edad se te acerca y te ofrece trabajo. Imagina que a partir de ahí, tu idea del mundo, qué es real y qué no, la vida y el funcionamiento del universo se van al garete, por decirlo fino. Eso es lo que le ocurre a Sombra, un tío normal con una vida mediocre al que un día dicha vida escapó de su control, y cuando parecía que por fin iba a recuperarlo, ésta se ve retorcida, machada, doblegada, masticada, escupida, pisoteada y pateada a una nueva dimensión existencial. Sombra, de manera similar a como ocurría en la novela, no es más que el reflejo del propio espectador en este nuevo viejo mundo que no deja de sorprender y desconcertar con cada nueva secuencia. Su función no es otra que la de dejarse llevar, y esa es la clave principal para poder disfrutar de estos dioses americanos. No cuestionar, no preguntar, simplemente dejarse llevar, y es que American Gods no sigue una estructura estándar de serie de televisión (sin llegar, ni mucho menos, a la brillante majadería y demencia absoluta que está siendo la tercera temporada de Twin Peaks). Sí, obviamente hay un hilo conductor principal, pero son tantas las bifurcaciones que resulta fácil perderse y difícil asimilar toda la información. El gran culpable es sin lugar a dudas el señor Fuller, quien parece no tener miedo de nada y decide pasarse por sus partes lo que pueda opinar el público en general. Para él la censura es un término caduco, arcaico, y más de uno se habrá llevado las manos a la cabeza por las imágenes, ideas y temas que encontramos en American Gods. Y me alegro por ello....

Read More
John Wick 2, Pacto de sangre: Asesina como puedas
Abr29

John Wick 2, Pacto de sangre: Asesina como puedas

La fórmula del estiramiento en una franquicia de acción es tan antigua como el propio género. Haz una secuela más violenta, más proclive al exceso pirotécnico, con más localizaciones -internacionales, a poder ser- y, a falta de un mismo villano al que matar, invéntate un hermano terrorista/mafioso que quiera rendir cuentas con el antihéroe ya retirado. Por lo menos ese último recurso, y que a John McClane le funcionó tan bien en la mejor secuela de La Jungla de Cristal (1988, John McTiernan), queda aquí reducido a un virtuoso prólogo con Peter Stormare haciendo otra vez de Peter Stormare. En lo tocante al resto de la trama -hay poca, pero la hay-, no hay mucha novedad que rascar sobre un terreno deliberadamente plano y previsible, más allá de que en esta ocasión los malos no han tenido el mal gusto de sacrificar a un perrito inocente, sino que se limitan a hacer volar por los aires el lujoso chalet que John Wick tiene en la sierra. John Wick y su chucho se convierten en un par de ‘homeless’ John Wick es forzado (de nuevo) a aplazar su jubilación para ejecutar a la hermana de un importante cabecilla de la camorra italiana, aunque tras realizar su trabajo acabará siendo traicionado de nuevo (¡oh, que sorpresa!) y tendrá que darse a la fuga dejando un reguero de cadáveres a su paso que blablablabla…. John Wick 2, Pacto de Sangre (2017, Chad Stahelski) es basicamente más de lo mismo, aunque, por fortuna, su redoblada dosis de apuñalamientos, tiroteos en plena calle y persecuciones suicidas tampoco renuncia al mejor incentivo de su primer episodio: su fecunda exhibición de artes marciales con secuencias filmadas en plano general, siguiendo la tradición del mejor cine de Hong Kong; y eso se agradece más en estos desangelados tiempos para el cine de acción donde las tomas en una pelea no suelen durar más de dos segundos, o bien se diseñan a mayor gloria de un monigote digital en agotadoras franquicias superheroicas. ¡Cuidao conmigo, eh, que estoy muy loco! Lo bueno -según se mire- de John Wick 2, Pacto de Sangre es que todo sigue igual. Lo malo es que un material tan encorsetado y dado al pleonasmo ultraviolento difícilmente puede dar pie a una tercera entrega que conserve el interés. No sé, tal vez si la próxima vez a John Wick le diese por viajar al espacio… ¿Qué pastilla elegirá John Wick? ¿La roja o la...

Read More