Nocturna Film Festival – Días 6 & 7 – La noche en que el cine ganó al fútbol
May30

Nocturna Film Festival – Días 6 & 7 – La noche en que el cine ganó al fútbol

DÍA 6 He pasado a por mis entradas y no había un alma. He salido, he vuelto un rato más tarde y en el cine no cabía la sombra de un alfiler: Bienvenidos al Nocturna Film Festival. Hoy ha habido bastante afluencia y expectación en el festival. Llamadme loco, pero he sacado la conclusión de que es posible que fuera porque era el día de clausura. Pero todo eso ha sido después de la sesión de las cinco. Embers ha sido una sorpresa agradable. La ópera prima de Claire Carré se sitúa en un futuro postapocalíptico en el que todo el mundo ha perdido la memoria y vaga por el planeta padeciendo los efectos de una amnesia constante. El encanto de esta película es precisamente lo discreta que es. No se le notan pretensiones, ni ganas de tenerlas. Sus diversas tramas no contienen giros inesperados ni están escritas para ser memorables. Aunque el ritmo no levanta el vuelo, no es pesada. Se ve con comodidad. La primera cola importante de la tarde llegaba hasta la salida del cine (y aún así no sería la más larga de hoy). La gente portaba DVDs (¡incluso VHS!) de ediciones especiales de Un hombre lobo americano en Londres o Granujas a todo ritmo para que se los firmara el ídolo John Landis, caballero por fuera, estrella de rock en derredor. A mí me lanzaron un mal de ojo porque no estaba formando parte de la serpiente que conducía a la mesa de firmas del director americano. “Te vas a arrepentir toda la vida”, me maldecían. No está de más recordar que la única película de Landis que he catado en mi vida la vi ayer. Y la segunda la vería a continuación. Burke and Hare es una sencilla comedia negra con Simon Pegg y Andy Serkis (con estos dos a la cabeza, muy mal no puede salir la cosa). Dos estafadores de poca monta vislumbran el negocio de su vida cuando personas de su entorno del Edimburgo cochambroso de principios del siglo XIX empiezan a diñarla. Casualmente, un prestigioso doctor (Tom Wilkinson) está dispuesto a pagar un buen dinero por cadáveres frescos para sus clases de medicina. Pasan algunas cosas divertidas, otras escatológicas, y puede pecar de sensiblera al final, pero en general hay jolgorio para toda esa gente a quienes nos hacen gracia la profanación y el asesinato. La primera cola del día salía del cine. La segunda cola le daba la vuelta. Todos estaban invitados para ver la premiere mundial de Expediente Warren 2: El caso de Enfield. Yo no os voy a contar sobre eso. Nada más mencionar que lo...

Read More
Nocturna Film Festival – Días 4 & 5 – Diez minutos con Nacho Vigalondo
May28

Nocturna Film Festival – Días 4 & 5 – Diez minutos con Nacho Vigalondo

DÍA 4 En el Nocturna hoy ardía el photocall incluso más que en el día de la inauguración. Al calor del flash, posaban los responsables y participantes del corto que más parda la ha liado hasta el momento. A mis veintiún años, creí haberlo visto todo (mal asunto si así fuera), pero en el tema de material promocional, jamás en toda mi vida me había cruzado con pajaritas que anunciaban el título de You’re Gonna Die Tonight, la obra de Sergio Morcillo que se convirtió en el acontecimiento de la noche. Nombrar a todos los miembros del equipo de fútbol que se acumuló en el escenario sería una locura. Reconocí, sin embargo, al mismo director, al guionista Álvaro Fuentes y al productor Adán Latonda, el dueño y señor del estudio Fonofox. El corto, una dedicatoria al recordado Wes Craven, rodado en inglés con acento español, sigue a una mujer que vuelve a su casa entre flashbacks de una noche loca de las que salen en los videoclips, para relajarse y darse un homenaje. De pronto, recibe la llamada de un acosador que claramente vio Scream. Esta no es la única referencia/homenaje a los clásicos del slasher, pues el psicópata en cuestión tiene una máscara de piel de cuyo responsable quiero el número de teléfono. Morcillo no se esconde de la sangre ni el morbo, y a los fans les encanta que sea así. De momento, es el corto con más arco argumental que he visto en el festival (y aun así no le daría la Palma de Oro), y eso se agradece, especialmente en un momento de la semana en el que empezaba a pensar que el género de terror en el formato breve estaba agotando sus posibilidades. El ausente Jaume Balagueró (que en ese momento, según se anunció, estaba ocupado tuiteando “la batalla entre los antidisturbios y los protestantes en el barrio de Gràcia”) producía la película que venía a continuación, a cargo de Alberto Marini. Película española rodada (mayoritariamente) en inglés sin acento español, Summer Camp hizo estallar a más de uno. En los momentos en que pretendía dar terror, daba risa. En los momentos en que pretendía dar risa, daba risa. Esto ya nos dice algo positivo: te guste o no, seguramente te lo pases bien en un momento o dos, especialmente teniendo en cuenta que no está exenta de puntazos, como una desternillante y negra escena que tiene que ver con el inoportuno sonido de un teléfono móvil y un final que juega estupendamente la carta de la anticipación hasta que se hace tan explícito que pierde fuerza. Hubo algún incidente con el formato de...

Read More
Nocturna Film Festival – Días 2 & 3 – ¡Están locos estos coreanos!
May26

Nocturna Film Festival – Días 2 & 3 – ¡Están locos estos coreanos!

DÍA 2 Este martes he llegado corriendo tal que “¡No llego para cenar, no llego para cenar!”, y no ceno en horario inglés, así que más o menos se presupone la hora que era. Debo de ser el único individuo con una acreditación colgando del cuello que se acaba de enterar de dónde debía recoger las entradas en reserva. Quienes me han visto, se acordarán al instante del ricitos de oro esperando al lado de la cola mientras todos los demás cruzaban. No he conseguido hablar con María Forqué, que estaba allí para presentar un nuevo cortometraje. En cuanto recogí mi entrada, me senté en la butaca asignada, que resultaba ser justo detrás del club de fans de la Forqué, el director Pedro Pastor y el actor Ramón G. Del Pomar. Tantísimos aplausos ahogaron casi todas las palabras que salían del escenario. La expectación para el corto de la noche llegaba a cotas de Champions. “Y ahoPLASPLASPLASPLASra presenPLASPLASPLASPLAStamos PLASPLASPLASPLAS Into The Mud”. Tal vez no fue así, pero sí era ése su título. Se trataba de una historia bien simple (aunque si a alguien aplaudiría yo sería al departamento de maquillaje) con un plot twist muy curioso. La cosa empieza con la Forqué totalmente sucia, maltrecha y desnuda en un bosque, secuestrada por un redneck de malas intenciones. Al final de la escapada es donde tiene su pequeña sorpresa. Básicamente la mitad de la sala (y no es pequeña) se vació para cuando comenzó el largometraje. Yo me figuro que eso era porque habían venido a ver la obra de sus amigos y no porque lo que venía a continuación fuera malo… pero posiblemente más de uno habría huido más rápido de saber lo que esperaba. Al fin y al cabo, el cine surcoreano no es para todo el mundo (el autor no se ha dado cuenta de que la película es de Hong Kong). Podría contar con los dedos de una mano mutilada las veces en las que una película surcoreana (el tipo sigue sin darse cuenta) me ha decepcionado o simplemente no me ha sorprendido de ningún modo. Tienen esa naturaleza extraña, con una tónica distinta a los japoneses – que también se las traen-, ese tratamiento creativo tan curioso de cualquier escena que un occidental rodaría usando la lógica y no la tripa. Son funambulistas que se balancean minuto a minuto entre el genio y el ridículo. Keeper Of Darkness (dirigida y protagonizada por Nick Cheung) no es distinta… pero es hongkonesa (“los surcoreanos están loquísimos”, le decía yo a más de una persona después de salir… ¡ay, pardiez!). La historia de un exorcista en la era post-Bleach da...

Read More
Nocturna Film Festival – Día 1 – Primera sangre
May24

Nocturna Film Festival – Día 1 – Primera sangre

El primer aroma que pensé que iba a percibir al ponerme en contacto con el Nocturna Film Festival era el del económico menú de palomitas que ofrecían en el cine Palafox. En lugar de eso, me encontré a mí mismo oliendo a la colonia del Gran Hotel Conde Duque, donde justamente tenía que ir a buscar la oficina de prensa del festival. Ésta era un oasis de paredes blancas entre tanta ostentación. “¿Cómo que no quedan entradas?”. El cantamañanas que suscribe es un hombre con varias máscaras, así que no me sorprendí exageradamente cuando no solamente me había quedado sin un pase para la noche inaugural, sino tampoco para ninguna sesión del día siguiente, por razones puramente académicas. Si tuvierais que echarle la culpa a alguien por haberos quedado sin mi versión particular de la noche de apertura, sería a la Universidad Carlos III y a su costumbre de programar los exámenes finales en las mismas fechas y horas en las que servidor tenía que reservar su entrada de prensa. Pero os voy a adelantar un pequeño spoiler: sí tengo esa versión. Pero primero regresemos a las cámaras disparando, los móviles grabando y los cuadernos anotando en la rueda de bienvenida a la que los periodistas estábamos convocados (pero que no subía nota para el examen). José Luis Alemán y Luis Rosales son los dos nombres grandes detrás de este evento anual que, en su cuarta andadura, ha retrocedido un par de pasos. A pesar de que el ICAA ha podido asomar el bolsillo en esta ocasión, las actividades paralelas y las películas a proyectar se han visto notablemente reducidas, hasta el punto de que este año ya no existe, por ejemplo, la sección Focus. “Hay que tener en cuenta que Madrid no es una ciudad habituada a festivales de este tipo”, añadía Rosales. “En enero ya estábamos pensando en cancelarlo. En los meses siguientes ya decidimos sacar adelante las películas que estaban en stand-by […] Nadie de la organización está cobrando por esto”. Traer al archiconocido director John Landis (Un hombre lobo americano en París) cuesta más o menos lo mismo que si tú decidieras viajar en taxi al otro lado del charco: para un festival que ha costado 50.000€, el viaje del cineasta ha consumido 10.000. El año en que decidan traerse a David Cronenberg y pedir ayuda al Ayuntamiento, será Carmena quien no se lo perdonará jamás. En una fiesta también dedicada al mítico Vincent Price y al 105 aniversario de su nacimiento, no se le ha podido levantar de su apacible descanso, pero sí a su hija Victoria Price*. De cara al público, la premiere que más...

Read More