Misión Imposible, Fallout: Lo imposible es hacerlo mejor
Ago03

Misión Imposible, Fallout: Lo imposible es hacerlo mejor

Lo que han hecho Christopher McQuarrie y Tom Cruise, director y actor/productor/especialista en escenas de riesgo -hombre orquesta, para abreviar- con ‘Misión Imposible: Fallout’ es elevar a la categoría de arte el género del blockbuster veraniego. Se puede decir más alto, pero no más claro. Bueno, más alto tampoco, porque no creo que sea posible armar más ruido del que esta sexta entrega se abastece para bombardear la cabeza del espectador ávido de emociones fuertes, fantasmadas a cascoporro y pura adrenalina. Y con todo eso, sigue presente la misma rúbrica de sofisticación reinstaurada por Abrams en la franquicia desde que retomó la senda del thriller abierta por De Palma. Podría decirse que ahora Ethan Hunt ya tiene su propio ‘Muere otro día’ (2002, Lee Tamahori), sólo que, a distinción de aquella y otros productos de mismo pelaje, viene con un guión reforzado de diálogos que sí parecen escritos por un adulto. Pero por si aún hay quien desconfía o sostiene que McQuarrie echó excesivamente el freno en el anterior capítulo -yo, por ejemplo-, que se prepare para recibir de golpe un sopetón de estímulos pirotécnicos y persecuciones imposibles con el más desvergonzado espíritu de evasión que Hollywood haya demostrado en años. Por cierto, si yo fuese Henry Cavill también me habría dejado crecer el bigote, y hasta una barba como la de Karl Marx o Ramón María del Valle Inclán, con tal de participar en esta maravillosa atracción de feria. Vivan los blockbusters de verano, y ojalá no desaparezcan...

Read More
JJ Abrams: a caja y espalda
Dic22

JJ Abrams: a caja y espalda

Si el inglés se caracteriza por algo – además de por eso de que, a diferencia del español, no se pronuncia tal y como se escribe – es por la obscena cantidad de expresiones hechas a las que recurren sus hablantes. Todos hemos oído alguna vez hablar de los famosos idioms, los incomprensibles phrasal verbs y las tazas de té con pastas, y, por muy familiarizados que estemos con el idioma, sólo unos pocos sabrían traducir a nuestro idioma gran parte de estas expresiones. Sin embargo, y aunque mis conocimientos sobre la materia no sean del todo brillantes, durante los últimos días le he estado dando vueltas a una de esas expresiones que, literalmente, podría traducirse como “romperse la espalda”. Resulta que J.J. Abrams, ese simpático joven de cuarenta y nueve años de edad que fue escogido por Disney para dirigir El Despertar de la Fuerza (oferta que, inicialmente, rechazó), no sólo trabajó duro a lo largo de la producción de esta nueva entrega de la saga Star Wars, sino que además, y para hacer justicia a esa expresión que muy bien describe las ganas y el empeño que ha puesto por sacar adelante este proyecto, se rompió la espalda en el proceso. No bromeo. A pesar de que el famoso accidente de Harrison Ford durante el rodaje de la película ocupase los titulares cinéfilos de la prensa digital, la fractura de la cuarta vértebra lumbar de Abrams (fruto de, precisamente, su intento por salvar el tobillo de Han Solo) pasó muy desapercibida, y, como resultado de esta insignificante anécdota, me di cuenta de la poca importancia que en general se les suele dar a las figuras de los directores de cine y, específicamente, al inmerecido descrédito en el que se sumió a uno de ellos por el simple hecho de haber sido el creador de una de las mejores series de la televisión de los últimos años: Perdidos. Sin querer entrar en el eterno debate de si el final de Lost estuvo o no a la altura, déjenme que les deje muy claro lo admirable que me parece la carrera de este neoyorquino de gafas de pasta: una carrera que, como muy bien dice en su charla para TED, gira en torno a una simple y misteriosa caja que le compró su abuelo en una tienda de la Gran Manzana. Gracias a esa caja, que nunca ha abierto y, por lo tanto, su contenido – a día de hoy – sigue siendo un misterio, Abrams no sólo se ha convertido en el creador (o co-creador) de tres series de televisión que muy bien podrían considerarse fenómenos de culto...

Read More
Misión Imposible, Nación Secreta: La Espía que no amó a Ethan Hunt
Ago09

Misión Imposible, Nación Secreta: La Espía que no amó a Ethan Hunt

Han tenido que pasar más de cuatro décadas desde la fundacional 007 Contra el Doctor No (1962, Terence Young) para que la figura femenina de un blockbuster de espionaje cumpla su promesa de ser a todos los efectos la réplica femenina de un agente masculino… ¿Cual es el secreto? Eliminar cualquier atisbo de atracción física o romance entre sus protagonistas y convertirlos en verdaderos compañeros de armas. Dejar que en esta ocasión sea la actriz sueca Rebecca Ferguson quien salve el pellejo del agente Ethan Hunt en más de un par de ocasiones y no relegarla a mero interés romántico del héroe de marras que siempre salva a la chica y huye por los pelos. Puede que, como en la anterior colaboración de Cruise y McQuarrie en Jack Reacher (2012), la minimización de las escenas de riesgo -con la salvedad de una espectacular escena de apertura ‘a bordo’ de un Airbus A400– y un aroma algo más deudor del thriller de los años 70 que del espionaje pulp al uso, conviertan a Misión Imposible: Nación Secreta en la entrega más personal de la franquicia desde que arrancó con Brian De Palma al frente allá por 1998. Lástima que esta carezca de un clímax final como el de aquella para dar carpetazo a tanta tensión -no sexual- contenida. Ni Jeremy Renner ni Ving Rhames -miembro permanente de la franquicia- ponen objeciones a su condición de meros convidados de piedra. Este es el juguete personal de Mr. Cruise, y son conscientes de su función de peones en cada nuevo capítulo. Aunque no habría estado de más evitar que Simon Pegg tenga que resultar forzosamente gracioso en cada línea de diálogo, o acabará permanentemente ligado al rol de secundario ‘divertido y ocurrente’ en este tipo de producciones. En cualquier caso, parece que Christopher McQuarrie necesita mucho menos a su ex director fetiche Bryan Singer que el realizador de X-Men: Apocalypse al autor de algunos de sus libretos. En su tercera película como realizador, tras The Way of the Gun (2000) y Jack Reacher (2012), McQuarrie no busca ofrecer más que entretenimiento puro y sin concesiones. A estas alturas y después de casi 20 años tampoco le puedes pedir más a una franquicia…   Misión: Imposible - Nación secreta Estreno: 2015 7.3 Género: Con la FMI disuelta y Ethan Hunt (Tom Cruise) abandonado a su suerte, el equipo tiene que enfrentarse contra el Sindicato, una red de agentes especiales altamente preparados y entrenados. Estos grupos están empeñados en crear un nuevo orden mundial Leer...

Read More