Fassbender, Shame y sus No Oscars
Ene24

Fassbender, Shame y sus No Oscars

Michael Fassbender, nominado este año por segunda vez a los grandes premios de la Academia, tiene una deuda pendiente con ellos desde el 2011, año en que Shame sufrió una de las muy -demasiado- persistentes meteduras de pata de los Oscar, habiendo ignorado una de las mejores actuaciones protagonistas de esa temporada.  Las nominaciones  llegaron (más)tarde, con 12 Años de Esclavitud, en el 2014 y con Steve Jobs (crítica Tviso aquí) más recientemente… y, aunque siendo ambas absolutamente merecidas, nos resistimos a dejar pasar una de las grandes injusticias que se produjeron a la hora de valorar un trabajo tan irreprochable como fue la construcción del personaje de Brandon Sullivan. Exigimos el reconocimiento de uno de los mejores actores del momento, recordando su mejor papel hasta la fecha: Crítica de Shame: Resulta paradójico que viviendo en la Era de la Comunicación, todas las enfermedades modernas, que afectan a un importante grueso de la sociedad actual, hagan referencia a problemas relacionados con la dificultad para entablar relaciones, la imposibilidad de transmitir sentimientos o la incapacidad de verbalizar las emociones más profundas. Algo así parece sucederle a Brandon, un joven neoyorkino que a pesar de disfrutar de una vida cómoda, vive sumido en un círculo obsesivo-enfermizo donde el placer sexual es utilizado para mitigar la angustia asfixiante de una soledad que llega a producir dolor físico. El protagonista es un alma rota, un ser humano abatido, parte de una sociedad enferma de vacío afectivo… es un desgarrador retrato de la desesperación de quien se mira en un espejo y sólo ve una imagen deformada, rota y hueca de sí mismo: Ésa es la vergüenza a la que el director hace referencia en el título de la obra. La segunda mitad de la cinta es un descenso a los infiernos, un viaje suicida cargado de crudas escenas de sexo donde se palpa el sufrimiento de un ser derrotado, consciente del círculo de autodestrucción en que se ha convertido su vida. La potente fotografía incide en los primeros planos, combinándolos con otras larguísimas secuencias que muestran una huida hacia delante tan peligrosa como frustrante. La dirección rebosa fuerza al contar una historia que empieza siendo sugerente y termina noqueando al espectador con un final punzante, intenso, sin filtros… donde Fassbender culmina a ese personaje que se descompone lentamente hasta tocar fondo, regalándonos una de las interpretaciones más sólida y poderosa...

Read More
Macbeth: ¿la peor adaptación cinematográfica?
Oct17

Macbeth: ¿la peor adaptación cinematográfica?

Fastidia bastante cuando acudes al cine a ver ilusionado una película de la cual tienes bastantes expectativas, y llevarte la gran decepción. Habiendo visto las adaptaciones cinematográficas de Macbeth de Orson Welles, Roman Polanski, y del maestro Akira Kurosawa, ésta de Justin Kurzel es sin lugar a dudas la más fallida de todas. Antes de empezar con la crítica negativa, considero justo destacar en primer lugar que la fotografía y el apartado artístico en general sí que me fascinó bastante, tiene aspectos e ideas muy interesantes y de gran poderío visual. Lo mismo sucede con la música, muy buena en general. Pero el problema es que el conjunto en si no funciona, y ambas no acompañan a ratos a la película -cada una parece ir por su cuenta-. También destacar que la puesta en escena está muy bien lograda, y crea una atmósfera bastante curiosa, con una primera batalla inicial que hipnotiza. A mi parecer, el principal fallo del film son la dirección y el guión: ¿Cómo puede una adaptación de Macbeth dejar al espectador tan frío? Escenas importantes de la obra -como el encuentro con las brujas videntes al principio, o el momento en que enloquece- carecen totalmente de fuerza, y dejan completamente indiferente. Las mismas escenas en «El trono de sangre» una de las tantas obras maestras de Kurosawa -y la mejor adaptación de la obra de Shakespeare a mi parecer- quedan muy grabadas en la mente, y transmiten mucho al verlas. Pero aquí ya las he olvidado prácticamente al día siguiente, y ni su intento de hacerlo visualmente bonito ha servido para evitarlo. Por otro lado, adoro a Marion Cotillard, me parece una actriz excelente. Pero muy a mi pesar, considero que es la peor Lady Macbeth que he visto hasta el momento, pero volvemos a lo mismo ¿es culpa suya o de la dirección? Y más de lo mismo sucede con uno de los mejores actores del momento, Michael Fassbender, aunque éste sí que está bastante más acertado. Supongo que de tratarse de otra adaptación no me habría sentado tan mal, pero tras haber visto los otros Macbeth y encontrarme con esta producción que contaba con tal magnitud de medios y elevado presupuesto, con ese reparto de actores tan increíble, y las expectativas, que haya terminado siendo el film de la 48ª edición del Festival de Sitges que me ha dejado más frío de todos, y que no haya logrado transmitirme prácticamente nada, ha contribuido a esta gran decepción. Un Macbeth que carece totalmente de dramatismo y que sustenta la totalidad de su película en su apartado artístico -de una gran calidad innegable- ¿cuál es su razón de ser? Macbeth Estreno: 2015 6.4 Género: Ésta...

Read More
Slow West: Enviados por la providencia
Oct14

Slow West: Enviados por la providencia

La ópera prima del director británico John MacLean, tras la realización de varios cortometrajes, nos trae un buen aperitivo del que será un gran año para la carrera de Michael Fassbender, contando con sus próximas apariciones en películas como Steve Jobs, MacBeth, X-Men: Apocalypse, Assassin’s Creed o el nuevo proyecto de Terrence Malick, Weightless. Hoy hablamos de una cinta galardonada con el Gran premio del Jurado en la pasada edición de Sundance. Escrita por el propio director, Slow West comienza de una forma amena, con una contextualización ligera, sencilla y efectiva. Para ello, se rodea del gran resultado de su departamento artístico, de una genial y suave línea musical, obra de Jed Kurzel (MacBeth, Babadook) que contrasta con la aridez de lo expuesto por la envolvente fotografía de Robbie Ryan Quizá el pilar más interesante de la cinta sean sus interpretaciones. Al lado de ese Fassbender duro a la fuerza, sin escrúpulos y de sobresaliente coraje, que aparece en escena como un Indiana Jones del lejano Oeste, encontramos interesantes aristas como el torpe, ingenuo y romántico personaje interpretado por Kodi Smit-McPhee (Las ventajas de ser un marginado). Por si fuera poco, la historia parte con una premisa bastante interesante: Jay Cavendish es un joven británico que llega al lejano Oeste para buscar a su amada, cuya cabeza está en busca y captura por los cazarrecompensas del lugar. Un vaquero conocedor del entorno, Silas, le ayudará en su andadura. Personajes secundarios, como el del historiador, están llenos de nostalgia y de una conciencia extrapolada a raíz de un contexto más bien actual. Se enfrentan en un mundo caótico las perspectivas de todo personaje que se va cruzando en la aventura de Cavendish: la del propio e inocente joven, la del pacífico escritor, la del resignado y violento vaquero y la de un sospechoso antiguo amigo del cowboy, que proyecta el enfoque más melancólico, realista y lleno de codicia posible. Es ese el mayor logro de la cinta: las relaciones, diálogos y situaciones que se dan entre los diferentes personajes, todas ellas muy reflexionadas sin caer en la previsibilidad. Pero existen determinadas ocasiones en las que el intento se hace abusivo y no encaja del todo, ya sea porque la escena no lo exige o porque a la larga, la expectativa que va dejando anula puntualmente todo signo de espontaneidad. Aun así, nada alarmante. Se trata de una cinta sencilla, decente, que se puede ver pero que no representa ninguna revolución. Slow West Estreno: 2015 6.5 Género: La historia se centra en el joven de 17 años Jay Cavendish (Smit-McPhee), quién pretende viajar de Escocia a Colorado para reunirse con la...

Read More