The Young Pope: Alabado seas, Jude Law
Ago19

The Young Pope: Alabado seas, Jude Law

Es bastante más sencillo ubicar el hilo conductor de The Young Pope (2016, Paolo Sorrentino) que rastrear en el significado de cualquier tipo de fe religiosa, incluida la católica. Pio XIII, el nuevo Papa, no cree en Dios, pero utiliza su supuesta fe en un creador todopoderoso -y la posición jerárquica que le confiere ser su portavoz en la tierra- como mantra para tapar sus carencias afectivas y las cicatrices provocadas por la ausencia de unas figuras paternas. Es así de simple. Pero lo contradictorio en la primera serie -o eso creo- de Paolo Sorrentino (La Gran Belleza, La Juventud), lo que vertebra su capacidad para fascinarme tanto, es su manera de conjugar en un mismo espacio la apología del laicismo (a la que me adscribo), del pensamiento agnóstico y de la fe católica. Juntos pero no revueltos, eso sí.  Creer o no creer, esa es la cuestión. El estadounidense Lenny Belardo (Jude Law), abandonado por sus padres cuando aún era un adolescente, ha sido elegido nuevo Papa, y se convierte en Pío XIII, el pontífice más radical que se recuerda en la historia moderna del Estado Vaticano. Tanto que su carácter ultraconservador le llevará a tomar medidas que rozan el sello de la Santa Inquisición. Homófobo. Antiabortista. Implacable perseguidor de todos aquellos que no comulguen con sus ideas. Pero también dispuesto a perseguir a quienes hagan ostentación de la comodidad y el lujo en las altas instituciones eclesiásticas y a todos los sacerdotes sospechosos de pederastia. Su inapelable fanatismo le proporcionará muchos más enemigos que aliados. Diane Keaton es la Hermana Mary, benefactora y mano derecha de Pío XIII. La lectura política, social o teológica que se quiera extraer de The Young Pope únicamente depende de los ojos con que se mire: los de Dios o los de un ateo. Así que dejémoslo en tablas, y concluyamos -al menos yo- que la miniserie de Paolo Sorrentino para HBO es un material especialmente apto para seriéfilos agnósticos. Los que optemos por apartarnos de cualquier clase de discusión o diatriba de condición religiosa, nos contentamos con la aseveración, por si a estas alturas aún no nos habíamos dado cuenta, de que Jude Law, James Cromwell, Silvio Orlando o Javier Cámara otorgan una nueva dimensión al significado de la palabra actor. Lo dicho. Para creyentes, agnósticos y ateos. Una serie imprescindible. Javier Cámara es el Cardenal...

Read More
La Reina de España: La película que hará que te vuelvas Republicano
Nov26

La Reina de España: La película que hará que te vuelvas Republicano

En la historia -la historia del cine, no la del reino de Castilla– han existido dos tipos de autoremake. Los de Alfred Hitchcock y Cecil B. De Mille que corrigen, aumentan y remodelan de acuerdo con las nuevas formas narrativas un material primigenio y envejecido, logrando que un aparente lavado de cara visual, con distintos actores, no sólo mejore lo ya visto sino que de pie a clásicos inmejorables como El Hombre que sabía demasiado (1934 y 1956) o Los Diez Mandamientos (1924 y 1956). Luego existen majaderías como las que se les pasa por la cabeza a directores con menor calado intelectual como aquel John Landis de mediados de los 90, los Hermanos Farrelly o la peor cara de Fernando Trueba cuando deciden que sería una buena idea volver a rodar la misma película que hace 20 años, pero peor, y se les mete en la quijotera que a alguien que no sean ellos mismos le interesaría ver idioteces como Blues Brothers 2000, Dos Tontos Todavía Más Tontos o, para el caso que nos ocupa, esta gansada titulada La Reina de España. La diferencia entre los caprichos de Landis y los Hermanos Farrelly con los de Fernando Trueba P.C. es que los primeros no acostumbran a recibir ayudas públicas para la amortización de sus películas porque la de Hollywood sí es una industria real. La Reina de España no se conforma con repetir la misma historia, personajes, diálogos y hasta un diseño artístico idéntico al de La Niña de tus Ojos, que incluye un par de agradecidos guiños al maestro de los efectos especiales Emilio Ruiz del Río, sino que reproduce incluso las mismas situaciones, planos y secuencias: Los chismorreos de la troupe del director Blas Fontiveros durante las comidas en el set de rodaje, Santiago Segura haciendo de mariquita a lo Arévalo, Loles León interpretando otra vez a Loles León, Macarena Granada/Penélope Cruz encamándose de nuevo con otro miembro del staff de la película o un actor foráneo que no habla ni papa de español y se pasa la mayor parte de la película intentando sodomizar a Jorge Sanz –Cary Elwes repitiendo el rol de Götz Otto en la primera entrega, y haciendo el mayor ridículo de su carrera-. ¡Era esto… o rodar otra película de Saw! El parche final a este desastre lo pone un clímax calcado al de La Niña de tus Ojos, con el grupo de cómicos ayudando nuevamente a escapar de la cárcel a un prisionero político por expreso deseo de Macarena, cambiando las patrullas nazis por esperpénticos guardias civiles y al figurante judío de un campo de concentración por el mismísimo Blas Fontiveros, ahora un...

Read More
Truman: entrañable film de Cesc Gay
Sep19

Truman: entrañable film de Cesc Gay

El director catalán Cesc Gay sorprende gratamente con “Truman“, su nueva película protagonizada por Ricardo Darín y Javier Cámara. Se trata probablemente de una de las mejores películas españolas de este año. Tras su estreno en el Festival Internacional de Cine de Toronto, compite en el 63 Festival de San Sebastián. A modo de breve sinopsis -sin destripar nada-, el personaje interpretado de forma excelente por el actor argentino padece de cáncer, y recibe por ello durante cuatro días la visita de su mejor amigo, que vive desde hace tiempo en Canadá. Se trata de un reencuentro lleno de situaciones y emociones muy dispares, principalmente debido a que su reunión es también, seguramente, su último adiós. El film cuenta con un magnífico guión, elaborado por el mismo Cesc Gay, basado en un diario que escribió en reacción a una situación personal. En una entrevista, Cesc dijo que “estoy contento porque se ha conseguido un poco lo que buscábamos: hacer una película sobre algo que es triste, dramático, pero hacerla desde un lugar amable, con humor, con un buen equilibrio“. Y efectivamente, el film logra encontrar un buen equilibrio entre la tristeza y el humor, tratando un tema sombrío como es el cáncer desde una perspectiva que no resulta desagradable para el espectador, usando principalmente el humor para ello aunque sin llegar a perder por eso la seriedad del asunto que se trata. Es una comedia dramática algo sensible -que no sensiblera- que puede llegar a robarle en alguna escena algunas lagrimas a más de uno, especialmente a los que tienen o han tenido perro, dado que uno de los principales elementos emocionales del film es precisamente Truman, el perro del protagonista que da nombre a la película, a pesar de que no aparezca demasiado en escena. En palabras de Ricardo Darín en una entrevista: “Creo que con la historia afectivo-emocional que hay con el perro, todos nos podemos sentir mayormente identificados, pero es una estrategia del director para hacernos creer que lo más importante es eso, para esconder un poco la verdadera magnitud de lo que le ocurre a Julián. Cuando vimos un primer corte tuve la sensación de que había poco perro, pero Cesc muy hábilmente dijo que había lo suficiente, que no quería que el perro “arrastre” la película.“ En definitiva, recalcar que se trata de una película que puede llegar a sorprender gratamente, la recomiendo sin lugar a dudas. Considero que es una de las mejores películas españolas de los últimos años. Truman Estreno: 2015 5 Género: Comedy Dos amigos de la infancia que se reúnen después de muchos años, pasan unos días inolvidables juntos, debido a que su reunión es también su último adiós. (FILMAFFINITY) Leer...

Read More
De perdidos al norte (*)
Mar22

De perdidos al norte (*)

— ¿Te gustó Perdiendo el norte? — Sí, mucho. No está nada mal para ser la cuarta película que he visto en mi vida. — Todo encaja. (conversación ficticia) El ser humano es extraordinario por el simple hecho no solamente de tropezarse dos veces con la misma piedra, sino de hacerlo diez, veinte, trescientas, restregarse contra la piedra, enamorarse de la piedra y casarse con ella. Los españoles somos campeones en esto (en el aspecto político sobre todo, pero esa bilis es para soltarla en otro pantano) y es curioso que tenga que venir una comedia así de afable para satirizarlo y, especialmente, frivolizarlo. Pero como esto es una crítica de cine y lejos está de ser un comentario social, a lo que me refiero con esta reflexión de apertura es a nuestra impepinable e irónica tendencia a volver a consumir exactamente lo mismo, incluso cuando estamos hasta las narices de repetirnos a nosotros mismos que nos parece malo y nos parece estúpido. Que a fecha del año 2015 después de Cristo todavía nos siga haciendo gracia el chiste del perro Mistetas (metáfora de esta película que he sacado de aquí), dice mucho, pero que mucho del amor idiota que le tenemos a esa piedra de marras. ¿De qué va Perdiendo el norte? No me digan que va de un tema de rabiosa actualidad, de la fuga de cerebros, de la lamentable y vergonzosa situación que están pasando los brillantes estudiantes de la “generación más preparada de la historia” que se ve obligada a salir por patas de un país que les ha prometido mucho y les ha devuelto una patada en las posaderas, un escupitajo en la cara y muchas gracias. No, amigo, esa es la excusa. ¿Cómo si no iban a colarnos el modelo guionístico de comedia romántica y de enredo más repetido, genérico, perezoso y conformista de la historia del cine? Enumerar la cantidad de clichés, de lugares comunes y de chistes sin gracia (que son, aproximadamente, el 100% de ellos), que ni siquiera se han molestado en disimular, es un esfuerzo en el que no estoy dispuesto a gastar mis energías. Yon González y Julián López son dos chavales preparadísimos que, por ver a Arturo Valls en la tele, tienen la maravillosa idea de irse a triunfar a Alemania después de que en España sus sueños y aspiraciones se hayan ido al garete. Nada más llegar, Yon se chocará con la hermosa Blanca Suárez (¿qué pasará?) y, al ver que el país germano no albergaba el éxito que él esperaba, tendrá que aprovechar la distancia para engañar a sus padres y hacerles creer que sí ha hecho...

Read More