Wildlife: la vida se mide en rupturas.
Ene16

Wildlife: la vida se mide en rupturas.

La pérdida más definitiva en la vida de un ser humano es siempre la pérdida de la inocencia. Una especie de muerte y renacimiento espiritual que dinamita cualquier anteproyecto de vida y descompone nuestra, hasta aquí y hasta ahora, despreocupada individualidad. Los relojes se paran justo en esa hora en la que el idilio se vuelve desencanto, en la que emergen las primeras disconformidades del alma, las primeras tinieblas -de momento accesibles y abordables- y las primeras diarreas anímicas. En la que entendemos, en definitiva, que la vida es algo más que la suma de los días y que nuestra esencia está irrevocablemente unida a nuestro entorno. El entorno. La familia es siempre una cuestión delicada. Basta el repentino silencio de un padre -otrora afectuoso y atento- y su injustificable ausencia cuando, incapaz de emanciparse de su propia inutilidad cotidiana, se desvanece autoprescribiéndose el destierro más a modo de personal tratamiento terapéutico que como penitencia. Basta la negligencia pedagógica de una madre que, atrapada en la órbita gravitacional de su propio dolor, levanta un muro defensivo para no morir asfixiada dentro de sí misma; y por supuesto, basta la insensatez de toda malquerencia parental para despedazar aquella postal pseudoidílica y sustituirla por este retrato de fantasmas con familia al fondo. Bastan unos padres inútiles para que la vida se estanque interrumpiendo sus planes iniciales. La reflexión infantil de Joe, observando silencioso la espesa crónica de su recién estrenada realidad y manteniéndose sereno ante la sensación de orfandad que le invade desde que contempla a sus padres con ojos de adulto, actúa a la vez como complejísimo hilo conductor del drama y como conmovedora descripción de la etapa adolescente, encaminando el relato, en primera persona introspectiva, desde la causa al efecto, remendando, desde el vínculo sentimental, cualquier conflicto generado por esos parientes aledaños a los que azarosamente nos vincula la sangre. Demoliendo, en pocas palabras, la macilenta estructura familiar de oscuros pasillos, a la que ya Simone de Beauvoir se refería como “nido de perversiones”. Con monótono pero fluido y hermoso ritmo narrativo, Wildlife, profundiza sin tirones en cuestiones de diferente trascendencia, mirando simultáneamente a varias direcciones: la precariedad laboral, el (des)amor, la soledad, el proceso de maduración, el descubrimiento de los padres como seres imperfectos y su aceptación, el machismo… todos ellos registrados desde la íntegra mirada de un niño al que deberían faltarle años para comprender que los acontecimientos más importante de la vida siempre son la...

Read More
Okja: el precio de la carne
Jul05

Okja: el precio de la carne

Bong Joon-ho vuelve a la carga con Okja, una de las apuestas fuertes de Netflix en su misión por potenciar la oferta de productos propios. El que es uno de los directores surcoreanos del momento, que ya nos regaló joyitas como The Host o la espectacular e imprescindible Memories of murder, sigue con su marcada tendencia de denunciar los males (o lo que él entiende como males) de nuestra sociedad, siendo en esta ocasión la cada vez más cuestionada producción cárnica. Lamentablemente, es probable que la controversia que causó en su presentación oficial en el el festival de Cannes termine siendo más sonora que el propio mensaje de la película. Okja opta por un tono satírico para dibujar a la mayoría de personajes, siendo esa misma sátira uno de los principales problemas del filme. Nadie puede negar la categoría y aptitudes de actores como Jake Gyllenhaal o Tilda Swinton, por citar un par, pero sus papeles se ven tan distorsionados y llevados al extremo que terminan chocando con el propio tono de la obra, por momentos resultando difícil encontrar el punto de conciliación entre la historia y aquellos que la viven. Ese histrionismo intencionado va en contra del objetivo de presentar un problema tan real como la vida misma, y en ocasiones puede hacernos cuestionar si lo que estamos viendo es una denuncia o una parodia de dicha denuncia. Se entiende que la caricaturización se utiliza en este caso como recurso para suavizar el relato y convertirlo en algo más digerible, pero al tratarse de un tema un tanto delicado como éste, tal vez un acercamiento más fino habría sido de mayor efectividad a la hora transmitir ese mensaje de necesidad de cambio. Donde sí acierta de lleno es a la hora de dibujar la relación que tienen hoy en día las grandes empresas con sus clientes, apostando en en la gran mayoría de ocasiones por ese buenrollismo en las redes sociales y publicidad que no siempre termina de cuajar. Demonios, solo hace falta echar un vistazo a la cuenta de Twitter de la Guardia Civil para entender de qué estamos hablando. Sí, te echas unas risas, pero sabes que en el fondo eso no es más que un espejismo, un engaño. Sano, tal vez, pero un engaño al fin y al cabo. Tampoco se esconde Okja de mostrar los horrores que se encuentran detrás de la industria cárnica, siendo éste el otro gran punto a favor y lo que sostiene toda la producción. Hoy en día no son pocos los que prefieren echar la vista hacia un lado o utilizar excusas como “pero es que es lo que hay”, por lo que resulta necesario que...

Read More
Demolición – Destruir y volver a empezar
Jul20

Demolición – Destruir y volver a empezar

El problema que siempre he tenido con los biopics es que se centran demasiado en contar la historia de un personaje –supuestamente- interesante y la mayoría de las ocasiones con una puesta en escena bastante pobre, sin nada más que destacar que las actuaciones de los personajes principales. Por ejemplo, los dos últimos trabajos de Jean Marc Vallée, Dallas Buyers Club y Alma salvaje, son dos biopics parecidos en la forma, con un tono pesado y opresivo a los que sin embargo les faltaba fuerza cinematográfica e interés. Por fortuna, este no es el caso de su nueva película, basada esta vez en un guion original escrito por Bryan Sipe. Demolición cuenta la historia de Davis Mitchell, un ejecutivo que a partir de la muerte de su mujer descubre su apatía hacia todo lo que sucede a su alrededor y su único consuelo es desarmar objetos a su alrededor, en un intento de encontrar su identidad personal y saciar su falta de empatía. Aunque no peca de los mismos errores que sus dos anteriores películas, Demolición no se libra de resultar excesivamente obvia en su discurso, pero estos problemas se ven aliviados por el buen uso de elementos formales: decisiones inteligentes en el montaje, un estilo visual más atractivo o un uso agudo de cortos flashbacks son algunos de los ejemplos. Evidentemente las actuaciones de Jake Gyllenhaal y Naomi Watts ayudan bastante al conjunto, demostrando una vez más que Vallée es experto en la dirección de actores. Vallée, como el protagonista de la película, se libera de las ataduras que lo tenían dominado, en su caso como director cuyas últimas obras solo se habían basado en hechos reales, y usa recursos más puramente cinematográficos para narrar esta obra con una vivacidad que no había mostrado hasta ahora, sin tener que atenerse a hechos comprobados y dando rienda suelta a situaciones más imaginativas. Al igual que el personaje encarnado por un inspiradísimo Jake Gyllenhaal, Vallée parece pasar por un proceso autodeconstructivo, en su caso descubriendo que tiene más capacidades como narrador más allá de contar una relato con una puesta en escena sobria y sin demasiadas complicaciones, que de seguir así le augura un futuro satisfactorio, truncado hasta ahora quizás por la fidelidad a la realidad de sus anteriores películas, que aunque reconocidas internacionalmente resultaban pesadas y sin alma. No es el caso de Demolición, que, a pesar de no ser una obra del todo ligera ya que es parca en detalles y no profundiza en las relaciones de los personajes, se siente viva e...

Read More
2016: el cine que viene
Ene13

2016: el cine que viene

El 2016 apunta maneras: Nos traerá películas de Scorsese, Malick, Eastwood, los hermanos Coen o Almodóvar, solo por nombrar algunas. Hemos seleccionado 25 estupendos ejemplos de lo que será un año ecléctico.

Read More
Nightcrawler: Un mundo implacable
Feb18

Nightcrawler: Un mundo implacable

La película del primerizo Dan Gilroy se levanta sobre dos sólidos pilares: Un ritmo trepidante y una despiadada crítica tanto a los medios de comunicación como al morbo que mueve a la sociedad a devorar las noticias de sucesos turbios. Todo esto de la mano de la impresionante interpretación de un Jake Gyllenhaal de aspecto inquietante, la fantástica música de Newton Howard y una potente fotografía oscurista que retrata la cara más sórdida de la noche de Los Ángeles. No son pocos los que se han aventurado a realizar comparaciones entre «Nightcrawler» y otras películas, ya sea en cuanto a la temática como en cuanto a la forma, y es que es inevitable recordar la demoledora crítica al morbo televisivo de «Network» o el desequilibrado personaje, obsesionado por la fama y la notoriedad y capaz de hacer cualquier cosa para alcanzarla que interpretaba Robert De Niro en «El rey de la comedia», así como las escenas nocturnas de Los Ángeles recuerdan en cierta medida a otra película de Scorsese, «Al límite», solo que las sirenas de ambulancia y policía en este caso retumbaban en las calles de Nueva York. Pese a sus reminiscencias y pese a compartir a ratos forma y a ratos sentido crítico con obras anteriores, «Nightcrawler» es una película que ni depende ni hereda descaradamente de nadie. Escoge un original punto de partida y progresivamente va subiendo de nivel e incrementando el tono, que cada vez se torna más oscuro y enfermizo. Para ello se vale de un efectismo que resta credibilidad tanto a lo que ocurre como a la evolución del protagonista, y uno se pregunta si la película no podía llegar al mismo punto sin necesidad de forzar más de lo normal algunas situaciones. Apuesto a que sí, pero soy de aquellos que no se molestan por lo forzado y poco creíble mientras este efectismo sirva a un fin coherente, y en este caso lo hace: el vertiginoso ritmo conseguido con un montaje rápido y fluido, una música perfectamente utilizada y un gran manejo del suspense, unido a la inestimable labor de Gyllenhaal consiguen tapar estas carencias –aunque no una cierta repetitividad que le achaco– y consiguen el resultado que supongo esperado: Una crítica brutal como trasfondo en un thriller enfermizo y perturbador, una experiencia de las que dejan huella, ya sea grande o pequeña. Nightcrawler Estreno: 2014 7.8 Género: Un joven descubre el mundo del periodismo freelance en un ambiente nada seguro para esta profesión, el mundo criminal de la ciudad de Los Ángeles, en California. La vida del joven va a cambiar mucho debido a este descubrimiento, rozando incluso el Leer...

Read More