The Young Pope: Alabado seas, Jude Law
Ago19

The Young Pope: Alabado seas, Jude Law

Es bastante más sencillo ubicar el hilo conductor de The Young Pope (2016, Paolo Sorrentino) que rastrear en el significado de cualquier tipo de fe religiosa, incluida la católica. Pio XIII, el nuevo Papa, no cree en Dios, pero utiliza su supuesta fe en un creador todopoderoso -y la posición jerárquica que le confiere ser su portavoz en la tierra- como mantra para tapar sus carencias afectivas y las cicatrices provocadas por la ausencia de unas figuras paternas. Es así de simple. Pero lo contradictorio en la primera serie -o eso creo- de Paolo Sorrentino (La Gran Belleza, La Juventud), lo que vertebra su capacidad para fascinarme tanto, es su manera de conjugar en un mismo espacio la apología del laicismo (a la que me adscribo), del pensamiento agnóstico y de la fe católica. Juntos pero no revueltos, eso sí.  Creer o no creer, esa es la cuestión. El estadounidense Lenny Belardo (Jude Law), abandonado por sus padres cuando aún era un adolescente, ha sido elegido nuevo Papa, y se convierte en Pío XIII, el pontífice más radical que se recuerda en la historia moderna del Estado Vaticano. Tanto que su carácter ultraconservador le llevará a tomar medidas que rozan el sello de la Santa Inquisición. Homófobo. Antiabortista. Implacable perseguidor de todos aquellos que no comulguen con sus ideas. Pero también dispuesto a perseguir a quienes hagan ostentación de la comodidad y el lujo en las altas instituciones eclesiásticas y a todos los sacerdotes sospechosos de pederastia. Su inapelable fanatismo le proporcionará muchos más enemigos que aliados. Diane Keaton es la Hermana Mary, benefactora y mano derecha de Pío XIII. La lectura política, social o teológica que se quiera extraer de The Young Pope únicamente depende de los ojos con que se mire: los de Dios o los de un ateo. Así que dejémoslo en tablas, y concluyamos -al menos yo- que la miniserie de Paolo Sorrentino para HBO es un material especialmente apto para seriéfilos agnósticos. Los que optemos por apartarnos de cualquier clase de discusión o diatriba de condición religiosa, nos contentamos con la aseveración, por si a estas alturas aún no nos habíamos dado cuenta, de que Jude Law, James Cromwell, Silvio Orlando o Javier Cámara otorgan una nueva dimensión al significado de la palabra actor. Lo dicho. Para creyentes, agnósticos y ateos. Una serie imprescindible. Javier Cámara es el Cardenal...

Read More
Juego de Tronos: magnífica sexta temporada
Jul08

Juego de Tronos: magnífica sexta temporada

Y una más que se nos va. La espera siempre es tan larga como la llegada de invierno a Poniente, pero una vez empiezan los capítulos, Juego de Tronos termina tan rápido como el tiempo que un par de tetas tardan en aparecer en cualquiera de sus episodios. No eran pocos los que dudaban de la capacidad de David Benioff y D.B. Weiss de volver a engancharnos al sofá tras una quinta temporada un tanto aburrida e insulsa, sin contar además con el hecho de que la producción de la HBO ya ha superado a las novelas de George R.R. Martin, una herejía para los seguidores más puristas, pero para sorpresa de propios y extraños, “D&D” han conseguido cumplir con lo anunciado: esta sexta temporada es la mejor que han realizado hasta la fecha. Es posible que esto sea a causa de la falta de libro con el cual guiarse; al fin y al cabo, el autor estadounidense desarrolla la historia a la misma velocidad que escribe. Con esto no estoy desmereciendo las novelas, pero sí es cierto que el pulso narrativo del papel es diferente al de la pantalla, y al final la “carencia de una guía literaria” (entrecomillado puesto que, como es bien sabido, Martin tiene toda la estructura argumental diseñada, tan solo le falta pasarlas a las hojas) han hecho que esta nueva entrega sea la más dinámica y entretenida, atando muchos cabos que habían quedado un tanto sueltos en años pasados y ofreciendo así una serie de capítulos mucho más sólidos en los cuales, y esto es lo más importante, el nivel de conflicto y tensión iba escalando semana tras semana. Uno de los personajes más beneficiados ha sido, sin duda alguna, Daenerys. Voy a ser honesto: hasta ahora, la Madre Dragón me resultaba un tanto insoportable; sus acciones y decisiones parecían más propias de una niña malcriada que hacía lo que quería por creerse superior a los demás; tal vez esto sea así a causa de que no han sabido plasmar sobre la pantalla lo que describían los guiones, o puede que las cualidades interpretativas de Emilia Clarke, inversamente proporcionales a la simpatía que despierta entre sus seguidores, no transmitieran esa imagen de conquistadora “justa” que intentaban vendernos. En cualquier caso, por fin podemos ver a esa reina fuerte, valiente y atrevida, algo que hasta la fecha solo parecían percibir los personajes a su alrededor, no así los espectadores. Sansa es otra que ha conseguido darle la vuelta a la tortilla. La antes atormentada y deprimida pelirroja de Invernalia ha crecido de manera exponencial hasta convertirse en una joven decidida, capaz de dejar a un lado su...

Read More
Six Feet Under: oda a la vida a través de la muerte
Ene07

Six Feet Under: oda a la vida a través de la muerte

La televisión vive desde hace ya bastantes años su época dorada, y ello ha repercutido de forma positiva en el mundo de las series, surgiendo cada vez más y más, y además muchas de ellas de una excelente calidad cinematográfica. Pero entre tanta oferta actual de series, creo necesario reivindicar la que es a mi parecer la mejor serie que se ha hecho jamás: Six Feet Under (A dos metros bajo tierra, 2001-2005), que marcó un antes y un después en el mundo de la televisión, y de HBO.  Todavía recuerdo lo conmocionado que me quedé con el final de la serie cuando la finalicé hace ya algunos años, pero dejemos el final para el final -y sin spoils, tranquilos-. Empecemos por el opening de la serie. Hoy en día casi todas las buenas series intentan tener una intro memorable, pero Six Feet Under fue de las primeras en crear una verdadera obra de arte audiovisual, acompañada de la música del gran Thomas Newman (conocido sobre todo por sus bandas sonoras de American Beauty, Camino a la perdición o Cadena Perpetua, y que cuenta con 12 nominaciones a los Oscars).  Antes de proseguir, aquí el opening: HBO, tras el reciente éxito de Los Soprano, decidió apostar fuerte por la curiosa propuesta de Alan Ball (guionista de American Beauty), lo que terminó siendo un gran acierto, dado que Six Feet Under se convirtió en uno de los pilares y mayores éxitos de todos los tiempos de dicha cadena. En Six Feet Under, Alan Ball nos invita a conocer a fondo a los miembros de la peculiar familia Fisher, que vive en Los Ángeles y posee una empresa funeraria independiente, anexa a su propia vivienda familiar. La serie se inicia precisamente con la muerte del padre, quedando la familia bastante afectada, y pasando a hacerse cargo del negocio familiar uno de los hijos -un gay que todavía no ha salido del armario- interpretado magistralmente por Michael C. Hall (Dexter). La madre, Ruth -interpretada por Frances Conroy-, es una mujer bastante dominante, y a pesar de estar algo afectada y ser una persona a veces algo inestable, intenta mantener la familia a flote como puede. La hija, Claire -interpretada por Lauren Ambrose-, es una problemática adolescente que consume drogas y lidia con muchos de los problemas frecuentes a su edad. Y el otro hijo, Nate -interpretado por Peter Krause-, es aparentemente el más normal de la familia, pero su novia, Brenda -interpretada por Rachel Griffiths-, y la familia de ésta, están todavía más desequilibrados que su propia familia. En las primeras temporadas, los capítulos suelen empezar con la muerte -muchas de ellas de lo más peculiares- de la persona difunta de la que se hacen cargo en la funeraria. Y de forma paralela a estos velatorios de los que se ocupan, se van desarrollando las vidas...

Read More
The Jinx: el crímenes imperfectos de HBO
Nov06

The Jinx: el crímenes imperfectos de HBO

The Jinx (El gafe), es una miniserie documental de seis episodios en el que se nos presenta el extrañísimo caso de Robert Durst, miembro de una de las familias más ricas e influyentes del estado de Nueva York. Su caso ha ocupado portadas en medios de comunicación estadounidenses durante décadas, desde que su mujer, Kathleen Durst, desapareciera de la faz de la tierra hace ya más de 30 años, y en el que sería el primero de varios casos sin resolver. Todos ellos con algo en común: el mismo protagonista, sospechoso, desde entonces, no solo de la desaparición, si no también de algún que otro escabroso asesinato (¿os suena el personaje Colin Sweeney, en The Good Wife?). A lo largo de los seis episodios se detallan los pormenores del caso. Tras años de investigación dedicados por Andrew Jarecki, el director del documental y su equipo, nos muestran los testimonios de investigadores, policías, familiares, amigos y personas implicadas en el caso. Todo ello se articula en torno a la extensa entrevista que realizaron con el propio Durst -personaje singular donde los haya- y es que fue Durst quién se interesó por el trabajo de Jarecki, una vez vista la película que el director hizo años antes sobre la desaparición de su esposa (Todas las cosas buenas, con Ryan Gosling y Kirsten Dunst). La realización del documental cuenta con recreaciones dramáticas muy bien conseguidas, lo que le proporciona, junto con los citados testimonios, un ritmo apasionante. “La realidad supera la ficción” o “La diferencia entre realidad y ficción, es que la ficción debe tener sentido”, son frases que pueden venirle a uno a la cabeza mientras ve The Jinx. El personaje enigmático, impasible y frío como hielo no podría haber salido de la mente novelesca de ningún escritor. The Jinx es lo mejor que he visto últimamente. El documental está producido por la HBO, dirigido por Andrew Jarecki y coescrito por Marc Smerling, los mismos autores del documental Capturing the Friedmans, con el que fueron nominados al Oscar años atrás. En Capturing the Friedmans se mostraba la descomposición de una familia en la que el padre y uno de los tres hijos del matrimonio eran acusados de pederastia. Dicho derrumbe familiar quedó grabado en vídeo por la propia familia, dejando testimonio del extraño proceso que acompañó al juicio y posterior sentencia. Este documental de 107 minutos sería el preludio de la gran colaboración de Andrew Jarecki, el director, con la HBO, en The Jinx. No desgranaré aquí lo que ocurre en The Jinx, pues creo que es mejor entregarse a él con la mínima información posible (opción complicada para algunos, dada la repercusión del caso en Estados Unidos, llegando también a los medios de comunicación españoles)....

Read More
True Detective: irregular segunda temporada
Ago11

True Detective: irregular segunda temporada

La siguiente entrada contiene spoilers correspondientes a la segunda temporada de True Detective Vamos a ser honestos desde el principio: la primera temporada de True Detective se habría quedado en una historia de policías y asesinatos más de no haber sido por la inclusión de Matthew McConaughey en el papel de Rust; una serie policial brillantemente dirigida y con una fotografía increíble, pero normalita en cuanto a contenido. Tengo la sensación de que Nic Pizzolatto se cree mucho mejor escritor de que lo en verdad es, y esta segunda temporada es buena prueba de ello. Ojo, no soy de los que opinan que la serie se ha convertido en una auténtica basura y no vale la pena mirarla, pero sí que el bajón de calidad es notable. El mayor de los problemas de esta segunda temporada ha sido el intentar abarcar demasiado. La serie ha perdido ese toque “íntimo”, se ha duplicado el número de protagonistas y el caso policial de turno es extremadamente enrevesado, demasiado incluso, dando la sensación de que es complicado por el simple hecho de serlo. Como decía, material en exceso para 8 episodios, sobretodo cuando no tiene claro cómo presentarlo ni desarrollarlo. A mitad de temporada vemos como hay un punto de inflexión en la historia a partir del cual todo empieza de nuevo. ¿Era realmente necesario malgastar 4 episodios para llegar ahí? Algunos pensarán que sí utilizando el argumento de que la primera mitad es la introducción y desarrollo de personajes, pero ese argumento se derrumba cuando vemos que no es hasta los dos últimos episodios en los que de verdad somos testigos de las relaciones interpersonales de los mismos y su verdadera identidad. Antes de llegar a ese punto son simples cascarones que de vez en cuando están enfadados, tristes o preocupados, pero la serie no nos da suficientes motivos como para empatizar con ellos. Si tuviese que escoger una palabra para definir esta segunda temporada, sería seguramente “inconsistente”. Mejor dos: “jodidamente inconsistente”. Hay capítulos en los que te sientes perdido, mientras que en otros te llevan de la mano como si fueras un niño de 5 años al que tienen que explicar qué está pasando con monólogos y un volcado de información a toneladas. Esto se debe a que el caso que están investigando es de una complejidad absurda desde el punto de vista narrativo, en el que van saliendo nombres por debajo de las piedras cada dos minutos y elementos clave del mismo solo son mencionados una o dos veces y de pasada. ¿Cómo arreglar ese batibarullo de nombres, fechas y conexiones? Con tochos de diálogos expositivos. Es difícil de comprender que...

Read More
Treme: anatomía del New Orleans post Katrina
Jun26

Treme: anatomía del New Orleans post Katrina

Resulta complicado hacerle justicia a Treme mediante una crítica. Es un proyecto único y arriesgado, contrario a los cánones televisivos, y seguramente una de las mejores series de televisión que se hayan realizado jamás, pero como suele ocurrir, ha sido paralelamente una de las más ignoradas de la televisión de los últimos años. No obstante, estoy seguro de que el tiempo la colocará en el lugar que le corresponde. Treme es la cuarta colaboración de David Simon con HBO, tras las miniseries de “The Corner“ y “Generation Kill”, y la inigualable “The Wire”. Ninguna de sus series tuvo un enorme éxito durante su emisión, sino que adquirieron el gran prestigio que tienen con posterioridad. Se trata, en cualquier caso, de un director con un curriculum televisae insuperable. Y con Treme ha culminado su última obra maestra. Hablar sobre el argumento de Treme es complejo. Si bien su sinopsis viene a ser: crónica de la vida de un grupo de personas de Nueva Orleáns afectadas por el paso del huracán Katrina, que en agosto de 2005 devastó la costa de Louisiana, en realidad éste viene a ser solo el contexto de la serie, y el pretexto para desarrollar en el vecindario de Tremé muchas historias de los distintos y muy variados personajes tras dicha catástrofe. La trama de Treme puede incluso parecer a veces inexistente; hay más de diez protagonistas que apenas hablan entre sí, los capítulos te llevan por caminos inesperados mientras los personajes van desarrollando sus historias, entrecruzándose algunas. La serie requiere de la fidelidad y atención por parte del espectador, pero una vez te adaptas a esta forma distinta de contar una historia, y te sumerges en el vecindario de Tremé de la mano de David Simon, ya no puedes escapar del realismo logrado por éste y te sientes uno más en la tan especial New Orleans. El punto de partida es la reconstrucción de la ciudad tras el desastre natural y la vuelta de sus habitantes progresivamente. Cada uno busca la manera de levantar cabeza tras las pérdidas humanas y/o patrimoniales. El primer paso es rescatar lo poco que se salvó en las viviendas que quedaron inundadas. A partir de allí, David Simon se sirve del espíritu de caída y recuperación de la ciudad tras el desastre para desarrollar un puñado de historias muy dispares de redención, crecimiento y tragedias, una anatomía televisiva de New Orleans, y en realidad de la vida misma, y aprovecha de este modo para tratar bastantes temas. Desde realizar una crítica social, policial, política e incluso del turismo materialista, a hacerle un enorme homenaje a la cultura de New Orleans, con su famoso carnaval -el Mardi Gras, al cual dedican un capítulo en cada temporada y te...

Read More
The Corner: el embrión de The Wire
May20

The Corner: el embrión de The Wire

Antes de hacer la indiscutible obra maestra de The Wire, su creador David Simon se adentró en el mundo de la drogadicción y de las esquinas de Baltimore. Una miniserie de 6 capítulos de HBO, que penetra en el mundo turbio de las drogas. Basada en hechos y personas reales, y a ratos rodada como falso documental, David Simon logra un realismo inquietante, una mirada cruda y sin adornos de la vida de esas pobres personas que quieren salir de esa cárcel que les tiene atrapados.

Read More
Mafia: una historia de ficción y realidad (I) – Mucha gomina y trajes caros
Abr08

Mafia: una historia de ficción y realidad (I) – Mucha gomina y trajes caros

El cine y la mafia. Esta es la historia de un romance que dura ya muchos años. El cine -tanto de la grande como la pequeña pantalla- le debe mucho a la mafia y la mafia también tiene sus motivos para estar agradecida al séptimo arte. Aquí iniciamos un recorrido de varios artículos por los tópicos, realidades, mitos, filosofía y muchas historias reales, contadas a ambos lados de la pantalla. En esta primera entrega repasaremos la imagen mafiosa. La imagen que transmiten y la que ellos mismos creen tener. Mafia como concepto Esto es lo primero que vais a leer, pero en realidad es la último que he escrito. En un alarde de planificación he acabado por el principio, pero esta vez no se debe al natural caos y desorden que rigen mi forma de trabajar, sino que se debe a algo mucho más exculpatorio. Esta serie de artículos ha llevado varias semanas, muchas horas de películas, series y búsquedas incesantes de información por la red y en todo tipo de libros. A medida que he escrito estas palabras ha sucedido algo curioso. Cuanto más he leído y aprendido en este tiempo sobre la mafia, más grande es mi sensación de no saber realmente qué es la mafia. Así que, partamos de esa base. Además, cuanto más escribía más dudas me asaltaban y al final creo necesario explicar unas cuantas cosillas antes de entrar en materia. También quiero avisar encarecidamente a todo lector que se aproxime a estas primeras palabras sobre un aspecto de nomenclatura. ¿Cómo le llamo yo a esa amalgama de organizaciones criminales que tuvieron su origen incierto en diversos lugares de Italia y que, después de las migraciones masivas a USA, aún se diversificaron más? Posiblemente el término más popular es el de mafia, pero no es el más preciso, ya que este hace especial referencia a la rama siciliana del asunto y no al conjunto. También se me ocurrió llamarle hampa, pero este término, nacido sobre el crimen de los 20 ya no dice lo que quiere decir y ahora tiene un sabor romántico del crimen que no va con lo que quiero contar. Crimen organizado de tipo italiano e italianoamericano quedaba demasiado largo. Por todo ello, al final, he optado por llamarle como la gente lo conoce: mafia, y solo cuando sea necesario especificaré para hablar en concreto de la Mafia de Sicilia.   Pero, ¿qué significa la palabra mafia? Si pretendéis buscarlo os vais a encontrar todo tipo de explicaciones, por lo que ni siquiera en el nombre nos ponemos de acuerdo en lo que este fenómeno sociocultural es. La mejor explicación que he leído hasta el momento...

Read More
Boardwalk Empire no es The Sopranos
Dic10

Boardwalk Empire no es The Sopranos

Este artículo está libre de spoilers Corría el año 2007 cuando The Sopranos (HBO) tocó a su fin. Tras ella llegó una oleada de series de televisión con una calidad nunca vistas, unas tasas de audiencia impresionantes y montones y montones de dinero para un puñado de productores. La gallina de los huevos de oro. Ante la negativa del creador de la serie, David Chase, a continuar esta a modo de spin-off -que tan de moda está ahora- o haciendo una película, a este puñado de ricos productores no les quedaba otra que pensar cual sería su próximo bombazo. Tan solo pasó un año cuando en sus manos cayó un libro, de título: Boardwalk Empire: The Birth, High Times and Corruption of AC de Nelson Johnson en el que se repasa una de las ciudades con mayor índice de corrupción de EEUU, aún a día de hoy, meca del contrabando de alcohol y del juego ilegal. Hablamos de Atlantic City. “¡Y ya está!” pensaron estos adinerados productores. “Si el cabrón de David Chase” dijeron (más o menos) “no quiere continuar con The Sopranos, hagamos nuestro propio The Sopranos en otro lugar y en otro momento”. Dicho y hecho. Boardwalk Empire (HBO) nacía como proyecto. Solo necesitaban unas caras reconocidas y algún vínculo que uniese ambas series, más allá de que ya llevaban la misma temática. Aquí es donde entran Terrence Winter, Steve Buscemi y Tim Van Patten. El primero escritor y productor ejecutivo de The Sopranos, el segundo es, además de lo anterior, actor en la serie y el tercero director en ambas series. Por supuesto contar con HBO no era un problema, al fin y al cabo, ¿qué sería del canal sin Tony Soprano y los suyos? Una vez llegados a este punto se acaban las similitudes con The Sopranos. Lo que pasa es que no lo sabíamos entonces. No tengo cifras ni nada de eso. El presupuesto no me da para hacer una encuesta. Pero estoy seguro de que la gran mayoría de personas que desembarcaron en la costa de Atlantic City habían cogido el ferry un poco más al norte, en New Jersey. Yo soy uno de ellos. Todo en Boardwalk Empire sonaba a The Sopranos y, desde luego, no iba a perdérmelo. Ahora estamos bastante acostumbrados a las campañas promocionales a golpe de red social, teasers, episodios estrenados ilegalmente en la web… pero hace 4 años -que en series es mucho tiempo- aún no era frecuente. Los productores de Boardwalk Empire filtraron toda la información que pudieron y más. Eso sí, filtraron lo que interesaba. Así fue como rápidamente nos enteramos de la implicación, como...

Read More
Por qué The Leftovers es una gran serie
Dic04

Por qué The Leftovers es una gran serie

Este artículo está libre de spoilers Tras su primer episodio creó, en el mundo seriéfilo, un arduo debate sobre si The Leftovers (HBO) es una gran serie o, simplemente, una mierda. Prácticamente nadie que la haya visto permanece en la indiferencia. Desde mi punto de vista, comprendo las críticas negativas, pero The Leftovers a lo largo de sus capítulos -no solo los dos primeros- ha mostrado estar a un muy buen nivel. De hecho, cuando a principios de este año 2014 hablamos de True Detective (HBO) y, posteriormente, de Fargo (FX) como las mejores series del año, quizás nos habíamos precipitado. Aún faltaba por llegar The Leftovers. Todo el mundo odia a Lindelof Sin casi saberse nada sobre la serie, tan solo que iría sobre unas desapariciones -aunque no conocíamos la naturaleza de las mismas- y unos misterios inexplicables, Damon Lindelof, su creador, nos sorprende a todos con estas declaraciones: “no se conocerá el motivo final por el que se produjeron las desapariciones”. El mundo seriéfilo ardió en llamas de ira, improperios, insultos e, incluso, amenazas físicas sobre la figura del guionista. Puede parecer una reacción un poco exagerada, pero en realidad tiene su explicación. Damon Lindelof es, junto a J.J. Abrams, el creador de Lost (ABC). Serie de misterios por excelencia con un misterio por final con el que nos abofetearon hace ya 4 años -10 desde su primera temporada-. Que el autor intelectual del final más polémico en el último lustro diga, incluso antes del extreno de su primero episodio, que la serie de misterios que está desarrollando no tendrá un final con explicación lógica sobre las mismas es como un cheque en blanco para ser objeto de todo tipo de críticas y burlas. La sensación de que nos tomaron el pelo con Lost se volvió más real con estas declaraciones y a la gente se le calentó la boca. Pero no todo es lo que parece… Caímos en la mejor campaña de marketing de una serie que yo recuerde. Ese odio, ese rechazo frontal a una serie sin siquiera extrenarse su primer episodio quizás fue la clave de su éxito. El piloto como concepto Estamos muy acostumbrados a que una serie se desgrane perfectamente en sus primeros episodios. Es decir, que tras sus 40, 50 o 60 minutos conozcamos a todos los personajes principales, cuáles son las temáticas, cuáles las intrigas… esto es, si cabe, más importante -y frecuente- entre las series de misterios. Véanse los pilotos de Lost, Revolution (NBC) o Under the Dome (CBS) como ejemplo. En este piloto por saber no sabemos ni quién es el protagonista y ni mucho menos sabemos de...

Read More
The Newsroom y el momento oportuno
Dic03

The Newsroom y el momento oportuno

The Newsroom (HBO) llegó a su fin. Duró tres temporadas y gracias. No nos mintamos, no llega en muy buena forma. Prácticamente la crítica ha sido unánime al no brindar su apoyo a esta serie. Las audiencias tampoco han ayudado demasiado. Técnicamente ha sido un fracaso y por mucho que nos cueste admitirlo, HBO también puede fallar de vez en cuando. De hecho, posiblemente debería estar escribiendo sobre otra cosa. Pero no. Analicemos un poco lo que pasó, porque creo que The Newsroom es el ejemplo perfecto para algo sobre lo que quiero escribir.   Un poco de filosofía de primer plato La filosofía es el modo en el que interpretamos el mundo y sus más diversas situaciones. Existen múltiples métodos de análisis. Uno de ellos es el materialismo dialéctico. Para esta corriente filosófica, absolutamente todo está condicionado por razones materiales y por la relación entre las mismas (dialéctica significa relación). Pues bien. Para el materialismo dialéctico, la sociedad, la moral, las instituciones, el arte… forma parte de una superestructura que está condicionada por una infraestructura compuesta principalmente por la economía y las relaciones de producción. Debido a esto podemos explicar porque no es el mismo modo de pensar en el imperio romano que en el feudalismo que en el capitalismo industrial que en el capitalismo financiero actual. Así, por ejemplo, la esclavitud, hoy abominable, no era algo inmoral en la época colonial, ya que esta era completamente necesaria para la forma de producir de entonces. Con la aparición de máquinas desaparece la necesidad de esclavos y con ello aparecen los primeros recelos a la utilización de seres humanos para trabajar. Aunque mejor dicho, lo que se hace es ampliar el concepto de ser humano para incluir en él a los hasta entonces denominados mandingos. Dentro de una misma época histórica también encontramos diferencias según el ciclo económico. Por ejemplo, las épocas de crisis -como la actual- son caldo de cultivo para el florecimiento de teorías del apocalipsis y el fin del mundo (¿a alguien le suena el 2012?). Nuestra imagen de imperturbable continuidad del tiempo actual se ve trastocada y con ello resultamos más sensibles a ideas que, por lo general, no aceptaríamos o creeríamos. Las series, como forma de cultura y arte, no se escapan a esta infraestructura y sus variaciones, como productos culturales son susceptibles de verse influidas por los cambios en la economía, auqnue parezcan conceptos muy distantes. The Newsroom acaba de sufrir todo esto en sus propias carnes. ¿Que no? Sigue leyendo…   ¿Por qué es EEUU el mejor país del mundo? The Newsroom nos plantea el día a día en una redacción de...

Read More