‘Espías desde el cielo’: Los drones, la nueva guerra burocrática desde la seguridad de un sillón
May22

‘Espías desde el cielo’: Los drones, la nueva guerra burocrática desde la seguridad de un sillón

Espías desde el cielo es un thriller muy interesante, que pretende invitar al espectador a reflexionar sobre un tema de actualidad sobre el cual todavía no ha recaído un debate serio y necesario a gran escala: el uso indiscriminado de los drones militares. “La verdad es la primera víctima de la guerra.” Sinopsis: La coronel Katherine Powell (Helen Mirren), una oficial de inteligencia que opera desde Londres, dirige a distancia una operación de alto secreto con drones para capturar a un grupo de peligrosos terroristas en su piso franco de Nairobi, Kenia. Sin embargo, cuando Powell se da cuenta de que los terroristas se preparan para emprender una misión suicida, se ve obligada a cambiar la operación de “capturar” a “matar”. Desde su base de Nevada, el piloto de drones estadounidense Steve Watts (Aaron Paul) se dispone a destruir el piso franco, cuando una niña de nueve años se mete en la zona que quedaría arrasada por el ataque. Al entrar en la ecuación daños colaterales imprevistos, la dura decisión de cuándo atacar va pasando a niveles superiores del escalafón de políticos y abogados, mientras el tiempo para tomarla se va agotando. Espías desde el cielo fascina por un lado por la demostración que hace del impresionante y a la vez aterrador avance tecnológico de los drones para tareas de espionaje, con un par de escenas inolvidables. A pesar de que su guión tiene momentos que resultan muy forzados y poco creíbles, considero adecuado remarcar sus buenas intenciones buscando crear un debate y reflexión entre los espectadores sobre un tema tan importante de nuestra actualidad: el uso militar de drones. Mientras nosotros observamos la película en el cine, allá fuera las fuerzas militares de las grandes potencias militares, especialmente las de los EEUU, están matando personas con sus drones de guerra, y todo desde la comodidad y seguridad de un sillón. La nueva guerra de nuestro siglo, donde un puñado de líderes militares y/o políticos deciden hacer por su cuenta de justicieros del mundo, y matan a personas a miles de kilómetros de distancia de sus países argumentando que persiguen terroristas o ‘gente mala’, pero lo cierto es que mueren miles de inocentes constantemente por ello. Recomiendo por ello encarecidamente ver a su vez el documental (cuando se estrene algún día) de National Bird, en el cual se disecciona el programa de los drones de los EEUU, destapando entre otras cosas que matan alrededor de 80.000 personas anuales con ellos.  Pero, ¿se pueden medir los daños colatelares de los drones en términos utilitaristas? ¿O una sola vida inocente debería ser suficiente para no emprender tales acciones? El debate moral está servido. El film cuestiona...

Read More
Trumbo: Bryan Cranston da vida al ‘líder’ de los Diez de Hollywood
May02

Trumbo: Bryan Cranston da vida al ‘líder’ de los Diez de Hollywood

Antes de escribir sobre la película, me gustaría divagar un poco sobre el importante tema del que trata en su trasfondo. Los Diez de Hollywood fue el nombre que la prensa utilizó para designar a un grupo de personas relacionadas con la industria cinematográfica estadounidense, y que fueron incluidos en la lista negra de Hollywood durante la caza de brujas iniciada por Joseph McCarthy, acusados de obstrucción a las labores del Congreso de los Estados Unidos por negarse a declarar ante el Comité de Actividades Antiestadounidenses, destinado a investigar una supuesta infiltración comunista en las filas de Hollywood. Se trata de uno de los episodios más vergonzosos y lamentables en la historia de Hollywood, y de la historia interna de los EEUU. Considero imprescindible compartir este texto que escribió Albert Maltz, uno de los Diez de Hollywood: “Entre los años 1947 y 1960, las fuerzas reaccionarias de Estados Unidos efectuaron una seria tentativa para instituir el control del pensamiento. El objetivo era el de sofocar, y finalmente prohibir, toda crítica contra la administración en el poder; en definitiva, convertir a los ciudadanos de nuestro país en dóciles corderos políticos. El caso de los Diez de Hollywood fue una de las muchas batallas del periodo para resistir aquel esfuerzo. Batallas similares se lucharon por muchos otros en diferentes áreas, en educación (desde las escuelas elementales hasta las universidades), en profesiones como la medicina y el derecho, en editoriales y en el teatro, en los sindicatos obreros. El caso de los Diez de Hollywood recibió mucha atención porque existe un amplio interés hacia las películas de Hollywood. Además, era la primera vez desde 1790 que un grupo de intelectuales americanos (en contraste con los trabajadores) fueron enviados a la cárcel. Sin embargo, en su esencia, el caso de los Diez de Hollywood no era distinto de las miles de otras luchas a lo largo de los años, en este y en otros países, para resistir a las fuerzas de la tiranía. Los pueblos de todos los lugares, en todas las épocas  y  en todas las sociedades, han deseado la libertad de pensar por sí mismos y de expresar sus opiniones sin sufrir represión. Pero siempre existen fuerzas tiránicas que tratan de ahogar este derecho. Esta es, creo, una lucha que durará por toda la eternidad.” También Orson Welles -otro de los tantísimos que fueron investigados- se pronunció al respecto con las siguientes palabras: “De mi generación somos muy pocos los que no hemos traicionado nuestra postura, los que no dimos nombres de otras personas. Esto es terrible. Y uno no se recupera de ello. No sé cómo se puede recuperar uno de semejante traición, que difiere enormemente de la...

Read More
Las vidas posibles de Mr. Nobody: Zugzwang
Abr12

Las vidas posibles de Mr. Nobody: Zugzwang

¿Qué pasaría si buscásemos la esencia del sentido de nuestras vidas, aunque sólo fuese por un momento? ¿Qué sucedería si retomásemos las preguntas más sencillas con el fin de intentar comprender nuestro lugar en el mundo? ¿Por qué estamos aquí, qué nos ha traído a este punto exacto del camino, hacia dónde nos llevan nuestras decisiones? ¿Y si tuviésemos las respuestas? ¿Cambiaríamos el pasado, moldearíamos el futuro a nuestro antojo, en qué lugar dejaríamos la espontaneidad, la incertidumbre, la deriva de los acontecimientos o el libre albedrío de los demás, algo que tanto puede llegar a influir en nuestros propios pasos? Nemo Nobody puede hacerlo. Hablamos del protagonista de una de las películas de ciencia-ficción más infravaloradas del género: Las vidas posibles de Mr. Nobody (otro de esos títulos que hubiera sido mejor dejar como estaba, maldita manía), obra maestra del realizador belga Jaco Van Dormael, que hace unos meses volvía a pasearse discretísimamente por nuestros cines con su última producción El nuevo nuevo testamento –también digna de alabanzas-. El pequeño Nemo se enfrenta a la decisión más complicada de su vida: elegir entre fugarse con su madre (Natasha Little) o permanecer con su padre (Rhys Ifans) tras el divorcio de estos. Y en contraposición, el mismo personaje en el año 2092 como el último mortal, ya en su lecho de muerte. Punto. No hay más. Partimos de uno de los argumentos más bellamente sencillos que puedan darse. La maestría de Van Dormael crea el paraíso hecho cine a partir de estos cimientos. Primero, a través de un guión excepcional, repleto de curiosidades y aristas en el que todo está cuidadosamente elegido. Y cuando decimos todo, es ab-so-lu-ta-men-te TODO (nombres de personajes, números de teléfono, lugares, música y hasta los acentos con los que dialogan sus personajes). Pero también es descomunal por ser una joya cinematográfica de la dirección, un trabajo que nace del núcleo de una cultura extremadamente pop para destriparla y reorganizarla con la mirada del que en esta ocasión se sienta tras la cámara. Una mezcla de colores saturados con tintes de las mitologías más clásicas nutre la sobresaliente fotografía de Christophe Beaucarne (también en El nuevo nuevo testamento y en otras cintas como Dos madres perfectas o La espuma de los días). Hablamos de una iconografía propia, de gran gusto artístico, que se alimenta de un enfoque digital heredado de maestros como Tim Burton o Michel Gondry. Y cumple con creces. Si a la inventiva y al ojo de Van Dormael le sumamos el siempre eficaz brazo ejecutor interpretativo de uno de los mejores actores de la actualidad como es Jared Leto (Réquiem por un sueño,...

Read More
Spotlight: la fuerza del periodismo sin ataduras
Ene23

Spotlight: la fuerza del periodismo sin ataduras

Spotlight es una de esas películas en las que la importancia de su contenido o temática se sobreponen a las formas. Un poco al estilo de Costa-Gavras, uno de los cineastas por antonomasia del cine crítico, de denuncia social y política. La película, basada en hechos reales, nos plasma un periodismo comprometido por sacar a la luz la verdad, y sin ninguna atadura, ya sea ideológica, empresarial o estatal, para destapar los escándalos que azotan a nuestra sociedad. El verdadero periodismo independiente necesario, que por desgracia escasea cada vez más. En el 2006, Amy Berg realizó un documental, Líbranos del mal (Deliver Us From Evil), sobre los escándalos sexuales de la Iglesia Católica en Estados Unidos, descubriendo que la jerarquía de la Iglesia urdió un elaborado plan para enmascarar sus delitos y desacreditar a sus acusadores mientras trasladaban al padre O’Grady de parroquia en parroquia, y fue nominado al Oscar a mejor documental. Spotlight se centra en la misma temática, pero en forma de drama periodístico, siguiendo a un equipo de reporteros del Boston Globe, que destapó los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por los curas de Massachussets. Y de hecho, ganaron un Premio Pulitzer gracias a su enorme labor de investigación y cuantiosos reportajes. El reparto de actores que da vida a los personajes lo encabezan Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery y Stanley Tucci, y hay que decir que sus magníficas interpretaciones son uno de los puntos fuertes del film. Durante la película, sale a colación el tema de los centros de tratamiento de la Iglesia Católica, en los cuales dicha institución separa e interna temporalmente a algunos curas pederastras que han sido descubiertos, bajo supuesta baja médica normalmente. Por ello resulta imposible no recomendar visionar también, a modo complementario con la dura temática en cuestión, la última película de Pablo Larraín: El Club, una de las mejores películas del 2015, que se centra precisamente en uno de estos peculiares centros. Volviendo a Spotlight, cabe destacar por otro lado su preciso guión: una construcción de la historia de forma sencilla pero efectiva, que logra mantener en todo momento la intensidad. La historia está contada con una muy buena narrativa, llena de ritmo y suspense, y que logra que un tema duro pero importante como el que trata resulte absorbente. Hay una frase en la película de gran importancia, que quiero destacar: Si educar a un niño es un esfuerzo colectivo, abusar de él también lo es. La Iglesia Católica es una institución que maneja el tiempo en siglos, y que por desgracia, hoy en día sigue teniendo un enorme poder en muchos Estados, llegando a poder interferir incluso en los organismos estatales. Su poder de...

Read More
2016: el cine que viene
Ene13

2016: el cine que viene

El 2016 apunta maneras: Nos traerá películas de Scorsese, Malick, Eastwood, los hermanos Coen o Almodóvar, solo por nombrar algunas. Hemos seleccionado 25 estupendos ejemplos de lo que será un año ecléctico.

Read More
El puente de los espías: Spielberg, el gran patriota
Nov26

El puente de los espías: Spielberg, el gran patriota

Steven Spielberg vuelve a la gran pantalla tras las cámaras tres años después de su último film, Lincoln, y lo hace con El puente de los espías, una película que combina drama judicial y thriller de espionaje, y que nos traslada a los años 50, en plena Guerra Fría. El experimentado equipo de Spielberg propone poca reflexión del público a cambio de mucho entretenimiento. A modo de breve sinopsis, Tom Hanks interpreta a James Donovan, un prestigioso abogado, al que le es encargado defender a un espía soviético, al que quieren concederle todas las garantías judiciales posibles, para que nadie tenga nada que objetar. Para Donovan, defender a un presunto espía soviético resulta complicado ante el rechazo generalizado, inclusive de su familia, que teme el escarnio al que serán sometidos por la sociedad. Paralelamente, un piloto estadounidense, que sobrevolaba ilegalmente la Unión Soviética para sacar fotografías aéreas de espionaje, es abatido y detenido por los soviéticos, por lo que Donovan, cuya especialidad son en realidad los seguros, propondrá la estrategia de intercambiar a los prisioneros… Dicha la premisa de la cual parte la película, resaltar que se trata de un film que tiene bastantes elementos a destacar de forma positiva, pero también algunos a criticar negativamente. Empezaré por sus partes positivas. El puente de los espías cuenta con una puesta en escena grandiosa, un magnífico ejercicio cinematográfico de espionaje y contraespionaje; cine de calidad. Y durante gran parte del metraje, Spielberg demuestra de nuevo su maestría tras las cámaras y en la dirección, manteniendo hábilmente una narrativa fluida, y creando además una ambientación espectacular de los años 50 -sobre todo de Berlín- donde el escenario cobra protagonismo. La película respira clasicismo puro, y es una de las cintas de Spielberg más melancólicas. El guión, escrito por los hermanos Coen y Matt Charman, recrea unos hechos reales interesantes añadiendo un corte de intriga novelística, y cuenta con tres líneas argumentales (siendo quizá la del piloto estadounidense la peor elaborada, y resultando algo forzada su presentación y elaboración). También resulta innegable la gran labor del habitual director de fotografía de Spielberg, Janusz Kaminski, logrando una vez más una vistosa fotografía, llena de buenos contrastes y que resalta en parte gracias a la buena ambientación artística realizada. Por otro lado, Tom Hanks realiza una interpretación bastante buena, pero quien merece una mención especial es Mark Rylance en su papel secundario interpretando al espía soviético que termina siendo apresado y juzgado, puesto que cada vez que aparece en escena logra robar el protagonismo absoluto con su especial carisma; será seguramente una interpretación merecedora de una nominación al Oscar. Resaltadas las partes positivas de la película, toca la crítica negativa. En primer lugar, Spielberg vuelve a caer en el pesado maniqueísmo de...

Read More
The Assassin: Hou Hsiao-Hsien reinventa el wuxia
Sep22

The Assassin: Hou Hsiao-Hsien reinventa el wuxia

El prestigioso director taiwanés Hou Hsiao-Hsien, que llevaba desde el 2007 sin estrenar ninguna película, presentó finalmente en mayo en Cannes The Assassin, alzándose con el premio a Mejor director del prestigioso festival.  El film ha sido proyectado también en la 63ª edición del Festival de San Sebastián en la sección de Perlas, así como en la 48ª edición del Festival de Sitges. La espera de 8 años ha terminado teniendo su recompensa, puesto que su regreso ha sido a lo grande; The Assassin es una obra maestra que el tiempo probablemente terminará colocando en el lugar que se merece. Es, a mi parecer, una de las películas más bellas, estéticas e hipnotizantes realizadas en los últimos años. Hou Hsiao-Hsien nos transporta a la China del siglo IX, en un wuxia para el cual se documentó a consciencia durante estos largos años, logrando recrear la época de forma muy meticulosa y alcanzando un naturalismo muy inusual cuidando todos los pequeños detalles y creando a su vez a través de este realismo unos personajes muy humanos. Cabe destacar indudablemente el laborioso trabajo realizado tanto en el vestuario como en los decorados. Con The Assassin, el director taiwanés realiza su primera incursión en el género wuxia (aventura de artes marciales), y al llevarlo hacia su propio estilo y lenguaje personal, ha reinventado el género con esta particular película, con una visión pura, calmada, poética e hipnótica de las artes marciales. Y es que el pilar principal de la película es la dirección artística. Una de las mejores en mucho tiempo. La fotografía de Mark Lee, o también conocido como Lee Ping Bing, –el prestigioso director de fotografía conocido sobre todo por su magnífico trabajo en In the mood for love de Wong Kar-Wai- alcanza unos cánones de belleza inolvidables.  El film empieza con un bello prólogo en blanco y negro, muy cuidado y poético, de una gran fuerza visual, con la pantalla casi cuadrada -con aspecto de 4/3-, en el cual se presenta a la protagonista.  Transcurridos estos minutos iniciales, la película pasa a tomar el formato panorámico de 16/9 y cobra color en un primer plano de ensueño. Cabe destacar lo fascinante que resulta la extensa y variada gama cromática utilizada durante la película, creando unas composiciones magníficas e inolvidables que nada tienen que envidiarle siquiera al Ran de Akira Kurosawa por nombrar alguna -y son palabras mayores-. En resumidas cuentas, un film que ofrece verdadera poesía audiovisual, muy hermosa de contemplar. Se trata no obstante de una película inabarcable en el primer visionado, debido principalmente a su narrativa: la trama es muy compleja y difícil de seguir y/o comprender. El film tiene un ritmo pausado; se va cociendo a fuego lento. Pero a fin de cuentas, la trama no es lo importante en esta película, sino que...

Read More