Berlinale 2017: crónica de lo mejor de la Sección Oficial [parte II]
Feb28

Berlinale 2017: crónica de lo mejor de la Sección Oficial [parte II]

Continuación de la crónica de la Berlinale 2017:   The Other Side of Hope, de Aki Kaurismäki. Aki Kaurismäki se alzó con el Oso de Plata a Mejor Director con este film. Fiel a sus malos hábitos, al ser anunciado como ganador iba tan borracho que ni acudió a recoger el premio, sino que se lo tuvieron que llevar a su sitio en las butacas del Berlinale Palast. Y dio las gracias hablándole al Oso en lugar de al micrófono. The Other Side of Hope partía como una de las películas favoritas a ganar el Oso de Oro; parecía la película ideal hecha especialmente para la Berlinale -sin buscarle una connotación negativa al hecho en sí-. El cineasta finés construye una conmovedora historia sobre un refugiado que llega a Finlandia y pide asilo, a modo de mostrar una realidad que están viviendo muchos refugiados en Europa. Pero lo hace con su particular estilo y humor, y acompañado de la calidez de sus lacónicos personajes y sus coloridas y pictóricas composiciones. Y es que el humor de Kaurismäki es como un buen vino: con el paso de los años se ha ido refinando cada vez más, alcanzando en este film una de sus cúspides, siendo el resultado no solo cómico, sino también muy conmovedor. Una película necesaria en los tiempos que corren. En palabras del director finlandés: “Con este film, trato de hacer todo lo posible para deshacer el camino europeo de sólo ver a los refugiados como víctimas lamentables o como inmigrantes económicos arrogantes que invaden nuestras sociedades simplemente para robar nuestros empleos, nuestras mujeres, nuestras casas y coches. En la historia de Europa, la creación e imposición de prejuicios estereotipados arrastra un eco siniestro.Libremente confieso que The Other Side of Hope es, en cierta medida, una de esas llamadas películas de tendencia manipuladora, intentando influir en las visiones y las opiniones de los espectadores, tratando de manipular sus emociones a fin de alcanzar ese objetivo. Como este fin naturalmente fracasará, lo que espero que permanecerá, es, una ligeramente melancólica historia narrada con humor, y en el fondo, una  película casi realista sobre ciertos destinos humanos, aquí en este nuestro mundo, hoy en día.” A teströl és a lélekröl (On Body and Soul), de Ildikó Enyedi. On Body and Soul fue la primera película a competición de la Sección Oficial que vimos los de la prensa, y en mi caso, el buen sabor de boca que dejó al inicio se fue consolidando a lo largo del Festival a medida que pasaban los días. Terminó siendo una de mis películas favoritas del Festival, junto a Insyriated. Su sinopsis: “María comienza a trabajar como supervisora en un matadero de Budapest, pero pronto comienzan a surgir cotilleos y...

Read More
Berlinale 2017: crónica de lo mejor de la Sección Oficial [parte I]
Feb22

Berlinale 2017: crónica de lo mejor de la Sección Oficial [parte I]

La Sección Oficial de la Berlinale 2017 acogió como cada año una gran variedad de propuestas cinematográficas procedentes de todo el mundo. Como de costumbre, entre ellas había unas cuantas fuera de competición, básicamente a modo promocional, tales como Trainspotting 2 o Final Portrait. El nivel medio de los films a competición de este año fue bastante bueno, a pesar de contar como siempre con un par de películas bastante flojas, que uno no logra comprender cómo se cuelan en la Sección Oficial. En el resto de Secciones del Festival hubo también películas muy interesantes, de las cuales hablaré en otro artículo. En este voy a centrarme en las películas que creo que merece la pena destacar de la Sección Oficial: The Party, de Sally Potter. The Party es una comedia construida entorno a una tragedia. En un encuentro en el que se reúnen célebres amigos y personajes, la situación se vuelve cada vez mas violenta en un muy breve espacio de tiempo. Si bien una semana puede llegar a resultar ser mucho tiempo en la política, en una relación pueden llegar a serlo tan solo unos pocos minutos. Bajo presión extrema en un entorno conocido -pues la vivienda que suele funcionar como santuario también puede convertirse en tu cárcel- todo lo oculto puede salir a la luz. Esa es la premisa con la cual juega Sally Potter en este intenso film, que te introduce al principio en su atmósfera y no te suelta ya hasta el final, invitándote a ser partícipe en esta alocada reunión al filo del abismo y presenciar como testigo a este curioso grupo de gente enfrentándose cada uno a su manera a la situación planteada, intentando defender sus ideas morales y políticas. Todo ello impregnado de un magnifico humor negro que hila la película de principio a fin. Magnífico trabajo de dirección de actores por parte de Sally Potter, del por si extraordinario reparto: Cillian Murphy, Patricia Clarkson, Bruno Ganz, Kristin Scott Thomas, Timothy Spall, Cherry Jones, Emily Mortimer. Cabe destacar a su vez el preciso guión, que dota de gran personalidad a todos los personajes, que brinda gran cantidad de conversaciones interesantes y logra mantener el ritmo en todo momento. A pesar de no haber logrado llevarse ningún premio, fue una de las películas más interesantes de la Sección Oficial. Final Portrait, de Stanley Tucci. A pesar de estar fuera de competición en la Sección Oficial, Final Portrait fue una película que dio aire fresco en medio del festival, y que resultó ser una sorpresa inesperada. Stanley Tucci nos invita a compartir el proceso creativo del célebre pintor suizo Alberto Giacometti en su cumbre artística, pero a modo de biopic atípico limitado a un segmento...

Read More
Berlinale 2017: El palmarés
Feb19

Berlinale 2017: El palmarés

La 67 edición de la Berlinale llegó a su fin. Como cada año, el Festival acogió propuestas cinematográficas de todo el mundo, muy distintas unas de otras, y la mayoría impregnadas de un toque político. La Berlinale se destaca de la mayoría de Festivales de cine de primera categoría tales como Cannes o Venecia, por ser un Festival no solo dirigido a la prensa e industria, sino que su esencia radica en ser también un Festival para el gran público, aumentando año a año los cientos de miles de espectadores que tiene a lo largo del mismo, en su gran cantidad de salas puestas a disposición. En febrero, la ciudad entera se pone a disposición de la Berlinale. El gran Jurado Internacional, presidido por Paul Verhoeven, y completado por Dora Bouchoucha Fourati, Olafur Eliasson, Maggie Gyllenhall, Julia Jentsch, Diego Luna y Wang Quan’an, tuvo que seguir el criterio del Festival y repartir los premios sin posibilidad de acumular premios una misma película. Los premios que decidieron conceder, son los siguientes: Oso de Oro a la mejor película: Teströl és lélekröl (On Body and Soul), de Ildikó Enyedi. Oso de Plata del Gran Premio del Jurado Félicité, de Alain Gomis Oso de Plata del Premio Alfred Bauer Pokot (Spoor), de Agnieszka Holland. Oso de Plata al Mejor Director Aki Kaurismäki por Toivon tuolla poulen (The Other Side of Hope) Oso de Plata a la Mejor Actriz Kim Minhee en Bamui haebyun-eoseo honja (On The Beach at Night Alone) de Hong Sangsoo. Oso de Plata al Mejor Actor Georg Friedrich en Helle Nächte (Bright Nights) de Thomas Arslan. Oso de Plata al mejor Guion Sebastián Lelio y Gonzalo Maza por Una mujer fantástica de Sebastián Lelio. Los Premios corresponden a la Sección Oficial. La Berlinale consta no obstante de bastantes otras secciones, tales como Forum, Panorama, NATIVe, Generation, y otros Premios independientes. Una de las grandes sorpresas fue precisamente el Premio a la Mejor Ópera Prima, en el cual compiten todas las películas del Festival, independientemente de la Sección a la que correspondan. La vencedora fue Estiu 1993 (Verano 1993), película catalana de Carla Simón, que fue una de las películas revelación del Festival, sorprendiendo dentro de la Sección de Generation. Se llevó a su vez de forma ex aequo con Becoming who I was el Gran Premio del Jurado Internacional de la Sección Generation. Por otro lado, el Premio al Mejor Documental fue a parar a Istiyad Ashbah (Ghost Hunting) de Raed Andoni. Y con la entrega de Premios, el Festival llegó a su fin. Pero ya se anunciaron las fechas de la 68ª edición: del 15 al 25 febrero. Hasta la próxima edición,...

Read More
Berlinale 2017: Oso de Oro Honorífico para Milena Canonero
Feb10

Berlinale 2017: Oso de Oro Honorífico para Milena Canonero

Como cada año, la Berlinale rinde un homenaje con el premio del Oso de Oro Honorífico a alguna persona que ha contribuido con su trayectoria especialmente al cine de alguna forma u otra. En esta presente edición, el Homenaje es dedicado a la diseñadora italiana de vestuarios, Milena Canonero. Milena Canonero es una de las más célebres diseñadoras de vestuario del mundo. Su trayectoría abarca un largo recorrido de colaboraciones con prestigiosos directores de cine, tales como Stanley Kubrick, Francis Ford Coppola, Sydney Pollack, Warren Beatty, Roman Polanski, Steven Soderbergh, Louis Malle, Tony Scott, Barbet Schroeder, Sofia Coppola y/o Wes Anderson. A lo largo de estos años, ha sido premiada con cuatro Oscars por sus fabulosos diseños de vestuario, y ha sido nominada otras cinco ocasiones. En palabras del Director de la Berlinale, Dieter Kosslick: “Milena Canonero es una extraordinaria diseñadora de vestuario. Con sus diseños, ha contribuido de forma decisiva en el estilo de muchas obras maestras cinematográficas. Con el Homenaje de este año, nos gustaría honrar a una gran artista, así como dar importancia y atención a otra profesión englobada en el mundo de las películas.” Los diseños de Milena Canonero son un resultado de un extensivo trabajo de investigación artístico-histórico, así como de conceptos sofisticados. Ella nunca adopta simplemente parámetros de las modas históricas, sino que las adapta de forma creativa a la necesidad de cada película. Con ello, ella no solo logra que se acentúe la personalidad de ciertos personajes, sino que también le da una textura específica a las películas a través de diseños muy detallados y originales. Sus creaciones, de hecho, han influenciado a la moda global, e inspirado a diseñadores tales como Alexander McQueen y Ralph Lauren. Con motivo del Homenaje, la Berlinale realizará una pequeña retrospectiva de diez películas en las que participó aportando su arte Milena Canonero: Barry Lyndon (1975, Stanley Kubrick) Chariots of Fire (1981, Hugh Hudson) A Clockwork Orange (1971, Stanley Kubrick) The Cotton Club (1984, Francis Ford Coppola) Dick Tracy (1990, Warren Beatty) The Godfather. Part III  (1990, Francis Ford Coppola) The Grand Budapest Hotel (2014, Wes Anderson) Marie Antoinette (2006, Sofia Coppola) Out of Africa (1985, Sydney Pollack) The Shining (1980, Stanley Kubrick) Canonero conoció a Stanley Kubrick justo al principio de su carrera, y fue para La naranja mecánica (1971) donde diseñó su primer vestuario para una película. Con ello, el color blanco perdió su inocencia y abrió nuevas puertas al diseño de vestuario. Y ya con su segundo trabajo para Kubrick, Barry Lyndon (1975), ya se llevó a casa su primer Oscar al Mejor Diseño de Vestuario (compartido con Ulla-Britt Söderlund). A continuación vinieron El resplandor (1980) de Kubrick y Carros...

Read More
La Comuna: Vinterberg y su espíritu reivindicativo
Nov06

La Comuna: Vinterberg y su espíritu reivindicativo

En su anterior obra, La Caza (2012), el danés Thomas Vinterberg elaboraba un sonrojante análisis de una sintética sociedad actual más tendente a operar desde la hipersensibilidad más superficial que desde la robustez de la conciencia, poniendo sobre la mesa cuestiones tan universales y frecuentes como la sobreprotección, la educación, los imborrables estigmas sociales, nuestra tendencia prejuiciosa, la lealtad, el devaluado valor de la verdad y la trascendencia de la mentira… todas ellas retratadas desde una perspectiva que enjuiciaba el desfigurado concepto de la sacrosanta unidad familiar. Cuatro años después, sustituyendo la alfombra roja de Cannes por la del frío Berlín, vuelve a sugerirnos un debate concentrado en los mismos valores (o en la ausencia de ellos) con los que un día conquistó a público y crítica. Si bien es cierto que La Comuna (2015) carece de la profundidad reflexiva de su anterior trabajo y de su carácter hiriente, sí logra mantener intactos el espíritu reivindicativo -siempre tendente a mostrar la vulnerabilidad del ser humano- y la procurada objetividad, con que el que fuera niño prodigio del movimiento Dogma logra trenzar las subtramas de ambas “tribus”, sometiendo a juicio, sin necesidad de pronunciarse, enraizadas estructuras familiares y establecidos modelos sociales. Las particularidades de la vida colectiva, ya descritas por Vinterberg en una obra de teatro estrenada en Viena allá por 2011, dan origen a esta adaptación cinematográfica que parte de una curiosa experiencia personal muy similar: al igual que el personaje de Freja (Martha Sofie Wallstrom Hansen), él también superó su etapa adolescente creciendo en un modelo de convivencia comunal del que ahora asegura resultó ser “un entorno muy estimulante en el que aprender a manejar el comportamiento humano” y que además le concedió la oportunidad de escoger a los integrantes de su más íntimo círculo fraternal, de ordenarlo y mejorarlo en base a sus preferencias o necesidades… y de eso precisamente habla la primera parte del film: de la gente que tienes cerca y de la que quieres tener, que no siempre tienen por qué ser la misma. Erik y Anna, padres de la joven Freja, deciden, cansados de una existencia tediosa y rutinaria, que comienza a hacer mella en su consolidada relación matrimonial, convertir la enorme propiedad recientemente heredada por él en una organización colectivista en la que coexistir bajo su propia normativa, con la que consolidarán una innovadora dinámica familiar muy alejada del ideal hippie setentero: más al contrario, los dos protagonistas se perfilan como profesionales de éxito (él profesor de arquitectura, ella reconocida presentadora de informativos) acostumbrados a una forma de vida evidenciadamente privilegiada. Planteada en clave de ligera comedia durante sus primeras secuencias, la...

Read More