Fariña: Quinta dosis
Abr08

Fariña: Quinta dosis

¿Quen come o persebes? Os ricos ¿Quen son os ricos? O políticos ¿Quen son os políticos? O ghobierno ¿Quen nos mete tanta vigilansia? O ghobierno ¿Quen come os persebes? Eles. Las declaraciones del respetadísimo percebeiro furtivo Manuel Tajes Sánchez (O Rubio de Camelle), mucho antes de su reciente aparición en el programa de Bertín Osborne, sirven de punto de partida al video oficial del Galicia, sitio distinto de Os Resentidos, que a su vez musicaliza la secuencia más sobresaliente del quinto de Fariña: la salida de comisaría del grupo de narcos después de que su convenientemente relacionado abogado V(ioque)entura consiguiese el traslado del juez de instrucción a condición de incrementar las ya entonces gruesas aportaciones al partido. A cambio de más percebes, vaya. Sin embargo, se olvida la serie de que abogado y “empresarios” -bravísimo Carlos Blanco en la reunión portuguesa con Albor- ya se conocían de antes. Don Pablo, como se le conocía en la clientelista Vilagarcía de los 80, llegó a la Cámara de Comercio de Arousa en 1975, desde donde tejió toda una red de contactos e influencias con jueces, banqueros, periodistas y políticos que le llevaron hasta Falconetti. Sería él quien le pagaría su primer sueldo relacionado con el contrabando (una gestión relacionada con la recalificación de unos terrenos) mediante un cheque en blanco y una jugosa cartera de nuevos clientes que ni ordenados por encargo habrían der ser más del gusto de Don Pablo: millonarios y semianalfabetos. Será también -hay que ver las vueltas que da la vida- Falconetti quien años más tarde, en 1989, le delate en un juzgado al sentirse traicionado. Era tan sólida su situación en la realidad política local de ese 1985 que ambienta el capítulo que logró destituir a toda la ejecutiva de Alianza Popular de Vilagarcía después de conseguir más de cien nuevos militantes -todos procedentes de su nuevo círculo profesional- en un solo día. La oposición de Mariano Rajoy, entonces presidente de la diputación de Pontevedra, forzó una reunión de urgencia en el Balneario de la playa Compostela con la presencia de Fraga y Vestrynge que dio inicio a la que fue conocida como Operación Arousa. Ante las presiones del sector más tradicional del partido Fraga se situó en contra de Vioque forzando una salida de la que se vengaría muy pronto. Realidad y ficción vuelven a darse la mano para recrear el momento en que el narcoabogado reparte en metálico las cantidades de las fianzas entre sus representados (93 de 97 procesados contrataron sus servicios )en un gesto absolutamente impúdico y tosco, muy en la línea del comportamiento descarado que manifestaron al saberse intocables. Las relaciones...

Read More
Fariña: Cuarta dosis
Mar24

Fariña: Cuarta dosis

1984 -el capítulo-arranca en 1986, año en el que Miñanco se hizo con la presidencia del Juventud de Cambados, modestísimo club que por ese entonces deambulaba por humildes ligas regionales sin atreverse siquiera a soñar que un par de años después ascendería a Segunda B, que haría las pretemporadas en Brasil, Venezuela y Panamá; que el equipo se presentaría a los encuentros celebrados en casa a bordo de un yate o que sus jugadores cobrarían sueldos superiores a los del Celtiña y el Depor. Tan colosal fue despliegue de medios que el propio Sito acabó afirmando, tras su primera detención, la que le llevó a Carabanchel, que su gran error había sido la excesiva exposición por culpa del fútbol. De esos años de gloria desmadre deportivo quedan múltiples testimonios (el suyo propio, sin ir más lejo, a sus compañeros en prisión) que aseguran que en las fiestas y recepciones con políticos o artistas de primera línea no faltaban jamás el marisco, el alcohol y las prostitutas de lujo. Había mucho que celebrar y Sito, enfermo de nuevoriquismo, contagió a todo su entorno de euforia. Son esos años de gloria derroche los que le proporcionan la fama que configurará su leyenda de vecino solidario y de compañero leal. Son muchas -muchísimas- las familias que todavía hoy recuerdan cómo a algún pariente cercano les pagó un entierro, una deuda imposible de saldar, un costoso tratamiento médico o ayudó a remontar un negocio. De hecho es muy difícil encontrarse en esta zona a alguien que hable de forma negativa del trato directo que el narcotraficante ofrecía a sus vecinos. Otro asunto son los políticos que le acompañaron durante esta época: éstos pasaron de pelearse por salir con él en la foto a apoyar manifestaciones en contra del contrabando. Es tan intensa y tan productiva la actividad en ese período que los clanes no tenían tiempo ni de contar el dinero que enviaban a Suiza. Las bolsas que entregaban a Arrieta (un enlace que les hacía el transporte a través de Francia y que ya había trabajado para ETA) iban al peso. Literalmente. No se hablaba de millones, se hablaba de kilos de pesetas. La secuencia en la que la ROS (Roque, Oli y Sito/Ramiro, Olegario y Sito) tiene que trasladar “los cuartos” es como la vida misma, el amor o la felicidad: verdad y mentira al mismo tiempo. Arrieta (nombre real del transportista) introducía el efectivo de toda la cooperativa en Suíza ante la impasividad de la Guardia Civil y de los funcionarios de aduanas, dejándolo en el interior de un vehículo aparcado. Un trabajador del banco se acercaba, cogía las maletas...

Read More
Fariña: Tercera dosis
Mar18

Fariña: Tercera dosis

“La fariña es el futuro”, abre este tercer capítulo que viene a marcar el punto final de un muy vigoroso y sustancial prólogo que ha conseguido retratar, con gravedad y espesor, el cómo, el cuándo y el porqué de una crónica a ratos negra, a ratos amarilla; al que únicamente se le puede afear la lobotomización de algún nombre propio esencial para transcribir la complejidad de tal estructura. Ese “La fariña es el futuro” concluye presentaciones para abrir una corpulenta segunda etapa (nueve episodios son los que restan) -verdadero zócalo documental y argumental- que constituirá el meticuloso análisis que los numerosos pliegues de este relato requieren; y es en este “1983” donde la historia empienza a torcer por la esquina de la codicia y de la violencia, dejando atrás atenuantes y coartadas que justificaban la nobleza del derecho a la supervivencia en una zona que supo reformar provechosamente su condición de periférica en estratégica. Episodio de transición, prescinde de la vivacidaz de los dos anteriores para relatar de manera casi profiláctica el inicio de la lucha contra el narcotráfico, cuyo punto de partida fue el cambio de ley que convertía en delito el contrabando, dejando sin titubeantes excusas a los que temían las consecuencias penales. Sanciones similares, beneficios más jugosos: la decisión de pasarse al hachís y a la cocaína era más sencilla de tomar que nunca, sobre todo para los jóvenes que no tenían las ambiciones políticas de Terito. Es, también, en esta entrega donde empiezan a mostrarse los contactos que esta suerte de gerente mantenía con altos cargos de AP, partido al que hacía generosas y numerosas donaciones. A tal punto llegó su influencia en la sede de la comarca que pudo asegurarle un puesto de edil, primero, y una alcaldía de casi veinte años en Ribadumia, después, a uno de sus hombres de confianza: Nené Barral, Nino en la serie, personaje digno -dignísimo- de un suculento spin off. Es también en esta entrega donde la persecución policial parece estrecharse en torno a los capos, acercándonos, por un lado, a esa primera gran redada de consecuencias muy sorprendentes, que acabará con algunos de ellos -aquí volveremos a echar de menos el nombre de Marcial Dorado en caso de que siga sin aparecer- estrechando lazos con los colombianos en Carabanchel; y por otro, siendo motivo de los primeros conflictos y anécdotas tan surrealistas como la que protagonizó Sito (siempre es Sito) en sede judicial, cuando después de haberle sido incautada la mercancía que transportaba en una lancha, contesta al interrogatorio tal que así: “-¿Es verdad que traía usted 6000 (número inventado, no recuerdo las cantidades) cajas de tabaco...

Read More
Fariña: segunda dosis
Mar08

Fariña: segunda dosis

“La hora del lobo es el momento entre la noche y la aurora cuando la mayoría de la gente muere, cuando el sueño es más profundo, cuando las pesadillas son más reales, cuando los insomnes se ven acosados por sus mayores temores, cuando los fantasmas y los demonios son más poderosos.” Tienen en común lobos y narcotraficantes una naturaleza depredadora -aunque recelosa- y una personalidad instintiva pero coordinada. Un ímpetu vehemente, protector y devastador; dual y contadictorio… representación simultánea del bien y del mal. Comparten, además, rasgos arrogantes y carácter desafiante. Para muestra tres botones en forma de secuencias: Arranca el segundo capítulo con una anécdota absolutamente delirante. Imploraba anoche una tuitera, durante la emisión de la serie, que “ojalá la historia del dinero navegando por la calle sea cierta”. Pues deseo concedido: tan veraz es que, de hecho, sucedió dos veces. Fariña narra la primera, la que acabó con parte de la fortuna que Laureano Oubiña escondía en el doble fondo de un depósito de agua vencido por el inclemente temporal que azotó Arousa en julio del 82 empapelando las rúas de la zona. Tiempo después, en pleno centro de Vilagarcía ocurría un disparate similar: durante una redada nocturna y mientras los agentes de la policía nacional accedían, escaleras arriba, al cuarto piso de un céntrico edificio, un oficial de aduanas trataba de deshacerse de una enorme cantidad de billetes tirándolos por el inodoro sin caer en la cuenta de que el papel de moneda es waterproof. Literalmente. Esto es, que es resistente al agua y al water. El botín apareció al día siguiente cuando alguien acudió a remediar el atasco de las que hoy son las tuberías más famosas del pueblo. El destacable diálogo -en realidad todos son magníficos- entre Laureano y el inspector evidencia explícitamente esa condición descarada y provocadora con que siempre se han desenvuelto y relacionado estos personajes. Ese “no me diga usted que estoy haciendo el tonto pagándole la residencia a una millonaria” es tan impúdico como ocurrente. El segundo ejemplo tiene también a la lluvia como protagonista categórica. La desesperación de Miñanco al verse incapaz de alcanzar su objetivo le lleva a refugiarse en una fe -oportuna y oportunista- a la que el cura de la parroquia acaba poniendo precio. Es aquí donde la ficción de Bambú vuelve a resumir en una anécdota lo que en realidad sucedió en dos momentos y a dos personas diferentes: Sito pordioseó al religioso que la procesión del Carmen se aplazase hasta el día siguiente para poder terminar con éxito su operación. Llegado a este punto es necesario, para entender la solemnidad de la petición, tomar...

Read More
Fariña: todos enganchados
Mar02

Fariña: todos enganchados

“Detrás de toda gran fortuna siempre hay un crimen” Honore Balzac Estrenada con la urgencia de no descuidar la obsequiosa promoción cortesía de dos de sus protagonistas: uno en huelga de hambre y otro en huelga de vergüenza, Fariña -la serie- ha significado uno de los mejores comienzos televisivos de los últimos tiempos gracias al retrato de la profunda decadencia económica y cultural que Galicia padecía y padeció durante largas décadas. La estampa paisajística que este primer capítulo esboza, lejos de caer en la habitual diplomacia, siempre encubridora de lo acusable y censora de lo imputable, consigue retratar un entorno de miseria que los gallegos estaban habituados a esquivar gracias a la emigración y para el que el contrabando representó una alternativa. Una alternativa asumida y aceptada, generalizada y frecuente. Poco justificable en muchos casos y absolutamente amnistiable en otros tantos. La presentación de los personajes y de sus circunstancias se hace desde/con una mezcla de generosidad y franqueza muy seductoras, donde las líneas de la magistral adaptación del guión (con insignificantes matices en forma de cambios de nombre de algunos personajes -Roque se llamaba Ramiro- y de localización -Cambados por Corrubedo-) perfilan las cautivadoras personalidades de ese grupo de delincuentes que convirtieron Galicia -en concreto la zona de El Salnés- en la cuna del narcotráfico europeo. Grandioso acierto de casting, y grandioso acierto de tono que, a buen seguro se ennegrecerá gravemente después de esta benévola introducción. Promete el capítulo dos, y a partir de ahí los sucesivos, un increscendo dramático que destape la indigencia moral de los grandes clanes que introdujeron la droga por una constitutiva cuestión de poder, así como de los tan asequibles jueces, fuerzas del orden, banqueros y políticos, siempre dispuestos a dejarse seducir por don dinero. Un increscendo dramático que encontrará su punto álgido en las consecuencias del impacto social que marcó a varias generaciones y que tan rigurosamente mostró el documental Marea Blanca, donde se contaba la historia de toda una generación arrasada por las drogas y el sida, víctimas de la incomprensión popular por desconocimiento. Una realidad social de consecuencias tan desatinadas como que en la misma familia -hablo de la mía sin ir más lejos- se de la discordante situación de que la hermana de mi madre haya fallecido por una sobredosis de heroína en los noventa mientras que una hermana de mi padre se casaba con José Luis Charlín Gama, siendo la pareja, años más tarde, mis padrinos de bautizo. Hasta ese punto han llegado a convivir víctimas y verdugos. Ojalá este capítulo dos, y a partir de ahí los sucesivos, sepan mostrar, de manera veraz y respetuosa, todas...

Read More