La llegada: el lenguaje universal y el círculo del tiempo (***)
Nov16

La llegada: el lenguaje universal y el círculo del tiempo (***)

Me parece pasmoso el hecho de que las grandes películas de ciencia-ficción norteamericanas, más que de alienígenas o catástrofes cósmicas, acaben siempre girando alrededor del tema de la familia, ya sea sobre el restablecimiento de la autoridad paterna (como diría Slavoj Zizek hablando de Armageddon), el poder inquebrantable del amor paterno-filial (Interstellar) o la afirmación de la maternidad (la película que nos ocupa). Este es uno de los aspectos que me da más pereza de La llegada (evidentemente, hay otros que no, y muy importantes). La película abre con un montaje à la Up en el que vemos la vida de Amy Adams con su hija, aquejada de una enfermedad terminal, hecho que tiene más relación de lo que parece con lo que se nos muestra a continuación: el inquietante aterrizaje de unos misteriosos objetos gigantescos del espacio exterior ante los cuales los terrícolas no saben cómo reaccionar (y cuanto más tiempo se queden los visitantes ahí parados, sin saber qué traman, peor). Hasta que no llamen a una experta, no podrán averiguar sus auténticas intenciones. Más o menos como sucede en aquel episodio de Rick y Morty, pero hora y media más largo. Al parecer, vender la historia a los estudios fue toda una pesadilla y una odisea para el guionista Eric Heisserer (Nunca apagues la luz), tratándose de una película sci-fi sin lásers ni explosiones, basada en la historia corta Story Of Your Life, de Ted Chiang. Finalmente, la sacó 21 Laps, propiedad de Shawn Levy (Noche en el museo) y encargada de llevar adelante ese proyecto desconocidísimo y subterráneo llamado Stranger Things. Gran parte del mérito de ser capaz de levantar esta historia sin lásers ni explosiones y sostenerla hasta el final la tiene uno de los directores vivos más interesantes: Denis Villeneuve. Un manejo sobrenatural del tempo y de la tensión son los que convierten las mejores escenas de la película (el primer encuentro con los extraterrestres o esa parte en la que se aplica muy literalmente el principio de suspense de “la bomba bajo la mesa” de Hitchcock) en momentos apabullantes. La llegada cuenta algo muy evidente de forma bastante convincente: es importante la comunicación ante todo y es preferible a disparar primero y preguntar después… como hacen los chinos y los rusos, al parecer. Esta especie de Guerra Fría cinematográfica es otra de las cosas de la película que me hacen desconectar. A priori, es también atractivo el enfoque que se le da al tiempo, la otra clave del relato. Los extraterrestres (cuya forma de comunicación es algo más compleja que la de aquellos de Encuentros en la tercera fase) perciben el paso...

Read More
Star Trek, The Motion Picture: el principio de una Era
Ago26

Star Trek, The Motion Picture: el principio de una Era

Estos días se exhibe el décimo-tercer film de esta franquicia que cumple los cincuenta años este mismo año desde que su creador Gene Rodenberry emitió el primer capítulo de la serie de televisión Star Trek. Si hacemos un breve repaso desde ese inicio se han llevado a cabo varias series, películas, juegos por ordenador, entre otros productos que han llenado el universo Star Trek de razas y culturas. Pero también tuvo sus momentos de crisis, precisamente en los años setenta, cuando casi nadie apostaba por la ciencia-ficción.  Fue gracias a Star Wars cuando la Paramount, propietaria de los derechos de Star Trek apostó por llevar a la tripulación de la nave USS Enterprise, NCC-1701, a la gran pantalla iniciando así una nueva era para la franquicia. Star Trek, the motion picture, es una de las mejoras películas de ciencia-ficción que se ha hecho, siendo así una de las clásicas del género, que recoge la filosofía de la serie, anti-racista, las máquinas no superan al hombre, anti-belicista, sociológica, igualdad de sexos y la exploración de la naturaleza humana y un rigor científico sobre principios demostrados actualmente o que se siguen debatiendo. Tal es así que científicos y ingenieros se han inspirado en el futurismo de la saga para crear objectos que actualmente nos son de uso cotidiano como: el ordenador personal o el teléfono móvil. Está dirigida por Robert Wise (director de West Sider Story) y protagonizada por William Shatner, Leonard Nimoy y por DeForest Kelley y fue nominada a mejor Director de Arte-decorado, Efectos Especiales y a la Música por la Academia. Pero hablemos de la película. Todo empieza cuando un cuerpo del espacio profundo se dirige hacia la tierra que tiene un armamento muy superior a las de las naves humanas y de otras especies, en este caso, los klingons. Desde una estación humana se intenta comunicarse con este alienigena y analizar qué es. Pero también es destruida, entonces, el Almirante Kirk de acuerdo con la flota estelar se pone al mando de la Enterprise para llevar a cabo la misión de contactar y impedir que destruya la Tierra. Por otro lado Spock, que intenta someterse a la disciplina del kolinar que es la filosofía vulcaniana de la eliminación de toda emoción y que la mente solo se deba a la razón, percibe el cuerpo y se reintegra a la flota para entender al visitante. Descubren que en realidad es una máquina que se hace llamar V’ger y que se dirige a la Tierra para contactar con su creador. Más tarde se dan cuenta que se trata de la sonda Voyager VI que en su largo viaje al espacio ha recogido tanta información...

Read More
Las vidas posibles de Mr. Nobody: Zugzwang
Abr12

Las vidas posibles de Mr. Nobody: Zugzwang

¿Qué pasaría si buscásemos la esencia del sentido de nuestras vidas, aunque sólo fuese por un momento? ¿Qué sucedería si retomásemos las preguntas más sencillas con el fin de intentar comprender nuestro lugar en el mundo? ¿Por qué estamos aquí, qué nos ha traído a este punto exacto del camino, hacia dónde nos llevan nuestras decisiones? ¿Y si tuviésemos las respuestas? ¿Cambiaríamos el pasado, moldearíamos el futuro a nuestro antojo, en qué lugar dejaríamos la espontaneidad, la incertidumbre, la deriva de los acontecimientos o el libre albedrío de los demás, algo que tanto puede llegar a influir en nuestros propios pasos? Nemo Nobody puede hacerlo. Hablamos del protagonista de una de las películas de ciencia-ficción más infravaloradas del género: Las vidas posibles de Mr. Nobody (otro de esos títulos que hubiera sido mejor dejar como estaba, maldita manía), obra maestra del realizador belga Jaco Van Dormael, que hace unos meses volvía a pasearse discretísimamente por nuestros cines con su última producción El nuevo nuevo testamento –también digna de alabanzas-. El pequeño Nemo se enfrenta a la decisión más complicada de su vida: elegir entre fugarse con su madre (Natasha Little) o permanecer con su padre (Rhys Ifans) tras el divorcio de estos. Y en contraposición, el mismo personaje en el año 2092 como el último mortal, ya en su lecho de muerte. Punto. No hay más. Partimos de uno de los argumentos más bellamente sencillos que puedan darse. La maestría de Van Dormael crea el paraíso hecho cine a partir de estos cimientos. Primero, a través de un guión excepcional, repleto de curiosidades y aristas en el que todo está cuidadosamente elegido. Y cuando decimos todo, es ab-so-lu-ta-men-te TODO (nombres de personajes, números de teléfono, lugares, música y hasta los acentos con los que dialogan sus personajes). Pero también es descomunal por ser una joya cinematográfica de la dirección, un trabajo que nace del núcleo de una cultura extremadamente pop para destriparla y reorganizarla con la mirada del que en esta ocasión se sienta tras la cámara. Una mezcla de colores saturados con tintes de las mitologías más clásicas nutre la sobresaliente fotografía de Christophe Beaucarne (también en El nuevo nuevo testamento y en otras cintas como Dos madres perfectas o La espuma de los días). Hablamos de una iconografía propia, de gran gusto artístico, que se alimenta de un enfoque digital heredado de maestros como Tim Burton o Michel Gondry. Y cumple con creces. Si a la inventiva y al ojo de Van Dormael le sumamos el siempre eficaz brazo ejecutor interpretativo de uno de los mejores actores de la actualidad como es Jared Leto (Réquiem por un sueño,...

Read More
Historia del cine de Ciencia Ficción: Invasiones. PARTE II
Mar09

Historia del cine de Ciencia Ficción: Invasiones. PARTE II

A lo largo de la historia, la ciencia ficción se ha ensañado con nuestro miedo a una invasión extraterrestre de pequeña o gran escala. Todo empezó con la novela de H.G Wells y después en película, La guerra de los mundos (1953), en donde unos seres inteligentes llegan a la tierra con el objetivo de destruirnos. Wells escribió esta historia inspirándose en el colonialismo británico. En 1938, un joven Orson Welles difundió por radio la historia como real y causó el pánico a miles de oyentes. La guerra de los mundos encarnó los miedos a una invasión alienígena de toda una generación y aportó todo lo que le faltaba a la ciencia ficción. En 1996 se estrenó Independence Day, una invasión alienígena a gran escala con una enorme nave espacial a diferencia de los platillos que aparecían en La guerra de los mundos. Al final de la película, logran derrotar a los alienígenas con un virus informático, guiño especial a La guerra de los mundos. La serie de ciencia ficción por antonomasia es el Doctor Who (1963) con más de cincuenta años de historia y 26 temporadas en total. En la serie, el doctor es atacado por los Daleks, una especie de tanques que quieren exterminar a todas las especies del universo. Otro enemigo del doctor son los Cybermen, anteriormente humanos cuyo objetivo es convertirnos en ciberhombres. ¿Y si estuvieran disfrazados de humanos y no les reconociéramos? Esto es lo que se plantea en La cosa (1982) donde el monstruo ha podido suplantar a alguien y aparece la típica pregunta, “yo sé que no soy el monstruo, ¿y tú?”. La cosa jugaba con nuestro miedo a lo que no podemos ver. Otra serie clásica de ciencia ficción es Expediente X (1993), donde agentes del FBI investigan fenómenos sin explicación. En los noventa hay cierta creencia de que el Gobierno de los Estados Unidos tiene escondidos cadáveres alienígenas, platillos volantes, naves espaciales… En la ciencia ficción algunos monstruos surgen de la tierra y no del espacio. Como es el caso de Godzilla (1954) cuyo nacimiento es debido a pruebas atómicas. Parque Jurásico (1993) sorprendió al mundo consiguiendo recuperar a los dinosaurios con ingeniería genética. Steven Spielberg sabía la repercusión que tendría esta película y adquirió los derechos incluso antes que se publicara la novela. Spielberg no quería que los dinosaurios parecieran monstruos sino animales. Cada vez que pensamos en extraterrestre creemos que nos van a atacar, pero ¿y si vienen en son de paz? Así nos lo plantea Spielberg en otra película de ciencia ficción: Encuentros en la tercera fase (1977). No hay por qué temer a lo que hay...

Read More
High-Rise: La “desorgía” (**)
Mar07

High-Rise: La “desorgía” (**)

No he preguntado a mucha gente de mi alrededor. Que yo sepa, no tengo relación con mucha gente que haya leído la obra de Ballard (quien sí, que salga de su madriguera para rebatirme, o algo). Aun así, mi primera sensación durante la proyección fue la de que esta parecía ser la típica película que decepcionaría de cabo a rabo a los lectores de la novela. En todo caso, utilizar la expresión “típica película” para hablar de High-Rise es prácticamente un fallo de coherencia. Loki Hiddleston aterriza en un rascacielos en forma de dedo plegado, con una permanente cara de no saber qué carajo está haciendo ahí. A pesar de ello, es quizá el actor al que más partido se le saca, si obviáramos al rampante y atormentado Luke Evans en el papel del documentalista que se huele algo chungo en el “rompenieves vertical” (expresión acertadísima que oí de los labios de Leticia Dolera, en referencia a la estrambótica y genial película de Bong Joon-ho, que cuenta justamente con otro apadrinado de Marvel en el rol protagónico: Chris Evans). En un suntuoso edificio en medio de un desértico páramo del que no sabemos realmente nada, coexisten en sus propios microcosmos distintas castas sociales (no es muy difícil suponer quiénes viven en los pisos superiores y quiénes más cerca del vertedero de basura) totalmente alienadas las unas de las otras, excepto para, tras pequeños pero crecientes altercados, confrontarse en una serie de bacanales cada vez más descontroladas y rabiosas, hasta el punto de morir y matar de puro exceso. El que peor parado sale de todo esto es el pobre Jeremy Irons, pero no por nada de lo que le vaya sucediendo a su personaje, sino porque el señor está desaprovechado como mínimo. Es lógico que, para una propuesta algo difícil de encajar de buenas a primeras, se requiera un estilo desconcertante y anti-natural, pero a ratos me resultaba difícil delimitar cuándo era así por la necesidad de correspondencia forma-contenido o porque simplemente está fatal narrada. La película no es capaz de encontrar un orden en su dulce pero maltratado caos. Un continuo desfile de hedonismo asesino, de perversiones sin represalias y de absoluta disrupción de la sociedad tiene por fuerza que ser atractivo y apelativo. En lugar de eso, es una prolongación de una orgía plana, un polvo sin éxtasis, un coitus interruptus, una des-orgía. Un aburrimiento, si tengo que ser honesto. NOTA: **/5 P.D: No abandono toda esperanza. A pesar de todo lo dicho, no puedo evitar pensar que quizá lo que le falta a High-Rise es pasar la prueba del tiempo para que los detractores reconsideremos. Un segundo visionado con...

Read More
Historia del cine de Ciencia Ficción: El Espacio. PARTE I
Feb17

Historia del cine de Ciencia Ficción: El Espacio. PARTE I

De todos los géneros cinematográficos catalogados, la ciencia ficción es el único que nunca resultará ambiguo, puesto que la imaginación del ser humano, ingrediente principal de sus guiones, es ilimitada, no tiene fin. Podemos analizar este género dividiéndolo en cuatro capítulos o episodios: El Espacio, Invasiones alienígenas, Robots y Viajes en el tiempo. EL ESPACIO La historia de la ciencia ficción es la historia de ampliar horizontes. El espacio es un tema recurrente: un punto de referencia importantísimo en un importante grueso de cintas dedicadas a este género. Los seres humanos siempre nos hemos preguntado qué hay en las estrellas. Tenemos la necesidad de explorar, es nuestra naturaleza y solo hay que ver, que los acontecimientos cinematográficos más importantes se darán en galaxias muy muy lejanas. Todo empezó con la obra del escritor francés Julio Verne, De la tierra a la luna en 1865, que George Meliès adaptó en versión cinematográfica en 1902, convirtiéndose así en la primera película de ciencia ficción. Si hay que hablar de una película sobre viajes espaciales no es otra que Star Trek (1966). Una tripulación a bordo de la nave Interprise, deberá solucionar conflictos intergalácticos. Star Trek nos mostró un mundo que nunca conoceremos. Un mundo con nuevos planetas, razas y tecnologías. Las primeras películas de ciencia ficción se basaban en luchas contra seres monstruosos. Esto cambió con 2001: Una odisea del espacio (1968) que por primera vez, hubo sentido en las películas de este género. Este film era inteligente, profundo, de calidad y nos hacia preguntarnos por la posición del hombre en el universo y la posibilidad de contactar con otra civilización. Kubrick se basó en modelos de naves espaciales reales y buscaba una perfección que hiciera al espectador dudar si estaba viendo algo de ficción o de realidad. En 1979 aparece Alien: el octavo pasajero de Ridley Scott. Esta película no se parecía nada a los films anteriores. Por primera vez, el monstruo no parecía una persona, daba miedo de verdad. El Alien en sí estaba formado por partes mecánicas y partes orgánicas y los actores no sabían lo que iba a ocurrir. De ahí la cara de los astronautas al ver salir por primera vez al ser del pecho de uno de ellos. En  los años setenta, aparece el término “Espacio sucio”, es decir, películas que no están basadas en estilos perfectos de color, modernidad en la vestimenta de los personajes o elegancia de las naves sino todo lo contrario. Se da una vuelta a las ideas de Kubrick para mostrar un espacio más oscuro y cruel. Como es el caso de Estrella Oscura (1974) o Firefly (2002). En las películas de estos...

Read More
Elysium, la eterna división del mundo entre pobres y ricos
Dic16

Elysium, la eterna división del mundo entre pobres y ricos

Impactante. Escalofriante. Realista. Con buenas dosis de acción. Otro gran trabajo del director sudafricano Neill Blomkamp. Si en Districto 9 vemos la puesta en escena del apartheid, en este caso vemos otro punto de vista de la actual división abismal del planeta: el primer mundo y el segundo completamente separado. El primer mundo se encuentra fuera de la misma Tierra, en una gran estación espacial, tipo Toro de Stanford, llamada Elysium donde hacen una vida envueltos de lujos y privilegios, representado por Jessica Delacourt (Jodie Foster), que usará cualquier medio, incluso el assessinato y el golpe de estado, para proteger su sistema de vida. El segundo mundo se encuentra en la superpoblada Tierra, donde la vida se encuentra al filo de la navaja, donde los derechos humanos están muy minimizados, representado por Max Da Costa (con un sensacional Matt Damon), un ex-convicto que sufre en sus pròpias carnes el abuso del poder. En este contexto hay un grupo encabezdos por Spider (Wagner Moura) que se dedica a traficar con códigos que dan la ciudadanía de Elysium y los transportan a la estación, pero siempre se encuentra con la expeditiva Jessica Delacourt, que no dura en matar a los transportados y a arrestar a todos los que han conseguido poner el pie en la estación para poder beneficiarse de uno de los lujos del complejo: una màquina que cura de todo mal y reconstruye los miembros dañados. Max Da Costa trabaja en una empresa que fabrica robots que están destinados a seguridad, policia, ejército; los construye, los ensambla y los mete en un horno radioactivo. Tiene un accidente con el horno, la puerta no cierra y se mete dentro del horno para poder seguir con el trabajo. Cuando la puerta está desbloqueada se cierra quedándose dentro y recibe una casi mortal descarga de radiación, y sólo les dan cinco días de vida. Además, Blomkamp, cuenta con un reparto de lujo, contando con su actor fetiche Sharlto Coppley, como el mercenario Kruger, William Fitchner, como John Carlyle, dueño de Armadyne, empresa donde trabaja Max y Alice Braga, como Frey Santiago, amiga de infancia de Max, entre otros. Es una película que me gusta mucho. Hay acción, hay emoción y vemos el sacrificio de Max, permitiendo que toda la humanidad se convierta en ciudadanos de Elysium. Las escenas de acción estan muy bién cuidadas. Una de les escenas que más me gusta no es de acción. Max, perseguido per Kruger consigue refugio en casa de Frey y se encuentra a su hija, Matilda, enferma de una dolència que solo en Elysium se puede curar. Antes de que Max se marche y negar la...

Read More
Under the Skin: Entrar
Abr03

Under the Skin: Entrar

Cuando se trata de una película controvertida, de esas que dicen que «las amas o las odias», lo más sufrido es que sólo te parezca buena, porque cuando los que la adoran se enfrentan a los que no la aguantan, eres tú el que se encuentra en medio. ¿Eres de los míos o de los de ellos? Te preguntan. Soy de ambos, me parece interesante. Tú no eres de ambos, eres de ninguno. Creo que ese será mi futuro, pues la polémica Under the Skin no consigue llegar al punto de fascinarme, ni tampoco se acerca a repelerme. El arriesgado proyecto de Jonathan Glazer tiene, en mi opinión, casi tantas virtudes como defectos. Entre las primeras destaca el tono sombrío que se imprime en toda la película y, sobre todo, el inteligente punto de partida escogido. Pero termino el visionado con la sensación de que el cómo está en esta ocasión algo por debajo del qué. Glazer no consigue atraparme con la historia que adapta, su meditada frialdad me mantiene alejado y siento que la película funciona a trompicones, alternando algunas escenas maravillosas con otras algo insulsas o repetitivas. Así, destaco momentos como el del «descubrimiento del amor», el amargo desenlace y, especialmente, la escena del espejo, magnética y bellísima a partes iguales. En definitiva, es Under the Skin una película interesante, cargada de simbolismo y narrada con inteligencia. Es valiente y formalmente fascinante, pero noto que algo en ella no termina de funcionar y tras la pequeña decepción me preparo para el chaparrón que se avecina por parte de amantes y detractores y me pregunto si, tal vez en un segundo visionado, seré capaz de entrar en ella, si conseguirá atraparme del todo y podré disfrutarla más. Desde dentro, under the skin. Under the Skin Estreno: 2012 6.1 Género: Sci-Fi Unos alienígenas aterrizan en la Tierra para llevar a cabo una misión específica: abducir a los autoestopistas y transportarlos a su mundo, donde la carne humana es considerada una delicatesen. Para ello cuentan con la colaboración de una infiltr Leer...

Read More