Sweet/Vicious: Las implacables justicieras del campus

Una de las peores consecuencias del exceso de oferta de series que tenemos en la actualidad, es la facilidad con que se pueden escapar pequeñas maravillas como “ Sweet/Vicious ”, que ha pasado completamente desapercibida ante el aluvión de estrenos de la temporada otoñal.

A pesar de sus excelentes críticas y apasionada base de seguidores, a “ Sweet/Vicious ”, nadie la encontró y tuvo unas audiencias escuálidas que no entendían como nadie se había enterado de la fascinante historia de dos jóvenes universitarias que deciden convertirse en las vigilantes del campus, frente a las continuas agresiones sexuales que sufren sus compañeras en los terrenos universitarios.

Con la reciente confirmación de su cancelación, creemos que es el momento, cono hicimos hace dos semanas con la excelente “Pitch” de dedicarle el articulo que se merece, a modo de epitafio y recordatorio de una serie que indudablemente habría merecido mucha mejor suerte.

Ficha: Sweet/Vicious 10 ep 40 min .  Nov 2016-Ene 2017 . Idioma: Ingles. Cadena: MTV

La trama :
Jules es una joven integrante de una fraternidad femenina del campus universitario, que lleva una doble vida, como una aplicada estudiante y apocada chica de día, mientras que por la noche, debido a una agresión sufrida a poco de entrar en la universidad, actúa como una vigilante que imparte justicia por su cuenta castigando a los numerosos agresores sexuales del campus, que consiguen escabullirse por la inacción de las autoridades universitarias.

En una de sus incursiones nocturnas conoce a Ophelia, una hacker espabilada que vende marihuana para ir tirando, uniendo ambas sus fuerzas para luchar contra la plaga de acosadores sexuales y violadores que las rodean. El momento en que se conocen lo podéis ver en el siguiente vídeo

“ Sweet/Vicious ” es una serie original y bastante arriesgada en su planteamiento, debido a que el tema de las agresiones sexuales no es un tema evidente para tratar en las series televisivas, de forma semanal y sin caer en el maniqueísmo habitual de la búsqueda de la revancha a toda costa.

En este caso nuestras dos protagonistas, buscan impartir justicia callejera en aquellos casos donde el sistema no ha podido hacerlo, para impedir la impunidad y sobre todo la reincidencia de los machotes acosadores de sus residencias universitarias, actuando siempre de incógnito, como si fueran dos ninjas hiperentrenadas.

Sus casos los eligen de las denuncias anónimas que ven escritas en una especie de pared de la vergüenza donde las chicas agredidas se desahogan y explican sus traumas. Ambas investigan el caso, dándole su merecido al culpable si las pruebas en su contra son evidentes, sin esperar a que la policía o los autoridades universitarias tomen cartas en el asunto.

La serie se divide en dos mitades muy claras, la primera parte se centra en establecer la relación entre Jules y Ophelia con su misión semanal donde siempre, con algunas complicaciones, acababan dándole una lección al acosador de turno que no iba a olvidar.

A partir del ecuador de la serie, la historia progresa al centrarse principalmente en la historia personal de Jules y el trauma que arrastra tras la durísima agresión sexual que sufrió a manos de un personaje al que sigue viendo con cierta regularidad, mostrándonos todo el proceso interno para intentar dejar atrás de una vez y por todas esa angustia que la corroe por dentro.

En principio, las series de justicieros y vigilantes al margen de la ley, siempre me producen algunas reservas éticas por banalizar e incluso glorificar el tomarse la justicia por la mano, por muy entretenidas que puedan ser. En cambio, el mayor acierto de Sweet/Vicious es ser consciente de esas contradicciones y enfrentarse a ellas, en especial cuando son las  victimas las que deciden tomar cartas en el asunto para resolver delitos traspapelados u olvidados.

Otro aspecto importante es que no son infalibles en su labor justiciera y cometen errores graves e irreparables que tienen sus consecuencias sobre ellas y su vida personal, un poco siguiendo la estela moral de la gran “Buffy” donde cada acción generaba reacciones no siempre deseables.

En el aspecto negativo destacan el ínfimo nivel de casi todos los actores secundarios e invitados que parecía que tuvieran su primer papel con frase o que hubieran pagado en lugar de cobrar por aparecer en la serie. Por suerte la pareja protagonista está a un gran nivel y salen en casi todas las escenas, junto a su mejor amigo un periodista negro que es el único que se salva de la quema del resto del reparto.

La serie tiene un tono principalmente dramático pero con bastantes pinceladas cómicas en los diálogos entre las dos chicas, con muchas referencias culturales modernas, que ayudan a aliviar un poco la dureza de sus casos, donde las luchas y las peleas con chicos mucho mas fuertes son su pan de cada día.

Para ello las dos actrices Eliza Bennet ( la rubia Jules) y Taylor Dearden ( la hija de Bryan Cranston, el mítico Walter White), se sometieron a un intenso entrenamiento de artes marciales como explican en el siguiente vídeo

“ Sweet/Vicious ” me ha parecido una serie muy arriesgada y sobre todo muy entretenida, que trata de frente un gravísimo problema y que te hace pensar y recapacitar sobre la situación de indefensión de muchas victimas de agresiones sexuales, solo por esto, ya merece mayor atención que la que ha recibido y que el trailer largo de la serie, os va a dar una magnifica idea de porqué es una serie a la que hay que echarle un vistazo.

Su cancelación reciente no debe de ser un obstáculo para su visionado, ya que funciona perfectamente como miniserie cerrada, con algún pequeño hilo de posible continuidad, por si se produce algún gran milagro, en forma de resurrección en cualquier lugar, cosa que ya nunca hay que descartar.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.