Superlópez: Ser superhéroe y español no pega, ser Dani Rovira y actor tampoco

Promoción Fantasma, Spanish Movie, 3 Bodas de más, Anacleto: Agente Secreto….. Con semejante currículo bajo el brazo, resultaba difícil esperar algo medianamente estimulante de Javier Ruiz Caldera. Y más aún endosándole el muerto de adaptar al cine un cómic que, de por sí, ya era difícil abordar de manera fidedigna con actores de carne y hueso, incluso si hubiese existido un realizador que, además de hacer continua apología de la mediocridad a través de sus personajes -perdón, los de Cobeaga y San José-, no la practicase consigo mismo mediante una preocupante carencia de personalidad tras la cámara. Alguien que, valga la redundancia, no se conformara con ser un mediocre corta y pega de Javier Fesser.

¡Avisadme cuando termine ‘la pinícula’, por favor!

En lo tocante a las aventuras del charnego alienígena más popular del cómic español -a ver si dejamos eso de llamarle ‘superhéroe castizo’, por favor-, no existe mejor cebo a la hora de pasar por taquilla y empujarnos a tirar el dinero que el amor ciego hacia un personaje que ha ocupado infinitas horas de diversión en nuestra infancia, hasta el punto de llevarnos sus albums al colegio y leerlos ‘a hurtadillas’ en el patio del recreo -vale, eso lo digo por experiencia propia-. Habida cuenta de que todos hemos fantaseado alguna vez con quién sería el actor idóneo para alzar el vuelo haciendo los cuernos, y a pesar de la antipatía generalizada -justificable o no- que despierta el humorista Dani Rovira entre una parte del público, me habría conformado con que sus carencias interpretativas -por decirlo con suavidad-, hubiesen quedado solapadas por el superávit de carisma que desprende Alexandra Jiménez como una inmejorable Luisa Lanas, la guasa involuntaria de Maribel Verdú, Gonzalo de Castro y Ferrán Rañé haciendo el ridículo; y un despliegue FX de todo a 100 que, desde sus créditos de inicio, pulverizan todos los records de la vergüenza ajena. Y la excusa de que hay pocas (y malas) secuencias de acción para subrayar mejor la normalidad del personaje, la dejamos para quien sea lo bastante ingenuo como para tragarse un razonamiento tan burdo.

Superlópez emplea sus increíbles superpoderes para derrotar a un peligroso enemigo.

A lo mejor es que los presupuestos del cine español no dan para más en el campo de blockbuster fantástico, o tal vez que Javier Ruiz Caldera es una medianía de director -a su filmografía me remito, oiga-, o puede que Dani Rovira, al igual que Danny Boon o Adam Sandler, siga haciendo más películas sin necesidad de aprender a actuar con más de un registro: los esfuerzos de Rovira, ya mutado en superhéroe, tratando de aparentar cólera y furia durante la batalla, son tan risibles que provocan ternura. No sé. Tal vez lo que ocurre es que, si la película de Superlópez ha tardado tanto en materializarse, sea porque jamás debió llegar a hacerse.

De izqda a dcha: Gal Gadot, Ben Affleck, Henry Cavill, Diane Lane y Kevin Costner en ‘Batman vs… mecachis, me volví a equivocar de película.

¿Os lo resumo mejor en dos líneas? Vale, pues ahí va. ‘Superlópez’ (2018, Javier Ruiz Caldera) es el calvario más bochornoso, infame y plomizo por el que me ha hecho pasar una adaptación cinematográfica de Bruguera desde ‘Las aventuras de Zipi y Zape’ (1981, Enrique Guevara), y posiblemente una de las peores peliculas en la historia del cine español.

¡Me dijeron que habría wi-fi gratis en este rodaje!

Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."
Antonio López

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.