Supergirl: sí, pero no

[ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS DE SUPERGIRL HASTA EL EPISODIO 1X09]

 Lamentablemente no he podido mantener el ritmo de reviews semanales de Supergirl, aunque no rechazo la idea de retomarlos en un futuro cercano. Aún con todo, he seguido la serie semana a semana, y aprovechando el regreso de la superheroína a la CBS tras el parón navideño, he considerado que es hora de ponernos al día con la crítica.

 La historia de Kara tiene puntos fuertes y puntos muy flojos. Tiene personajes con encanto, pero al mismo tiempo faltos de personalidad propia más allá del tópico. Cito los personajes como referencia, pero lo cierto es que esto es extrapolable a muchos otros aspectos. A pesar de todos sus intentos por ser distinta, puede dejar muy frío al espectador. Y pese a ello, sigue teniendo potencial, y poco a poco parece que va aprendiendo. Insisto en el “parece”. Si bien el midseason finale de diciembre nos dejó con un par de giros interesantes, el regreso ha sido cuanto menos decepcionante.

 En la primera mitad de la temporada parecía que Kara empezaba a despegar, asentando a su equipo en la base “secreta” de CatCo y trabajando en superarse. Incluso parecía que le daban menos tiempo moñas en pantalla con James Olsen y sus discursos cursis. Pero por adorable que sea la kryptoniana, sigue rozando lo absurdo. Por fuerte que sea, parece que siempre tiene que tener un punto de “pringada”, de inocente. Sin excepción. Y lo que necesitaba el mundo de cómics era a una mujer poderosa y protagonista absoluta, alguien que rompiera moldes. Una protagonista como la de Agent Carter, pero con poderes. No que se amoldara de mala manera a los tópicos. Porque Supergirl no está hecha para ser una “serie para chicas”, sino para cursis, al menos la mayor parte del tiempo. A pesar de estrenarse más tarde, Jessica Jones, de Marvel, se ha llevado la palma de cabeza en lo que respecta a series con superheroínas como protagonistas. Tiene lo que le falta a Supergirl, aun siendo un personaje radicalmente opuesto a Kara Zor-El, el personaje de la ficción de Netflix tiene CARÁCTER. Y un buen villano, para empezar. Supergirl lo necesita con urgencia.

 El consuelo hasta ahora ha sido que el resto de protagonistas femeninas compensan en mayor o menor medida a la protagonista. Por un lado está Cat Grant (Calista Flockhart), la magnate astuta y con corazón. Cuando en el midseason Grant descubrió la identidad de Kara, parecía que la serie iba a tomar un giro interesante en lo que respecta a esa relación. Sin embargo, han aniquilado por completo ese giro en la trama que tan bueno podría haber resultado, si hubieran tomado el riesgo, y no lo han hecho. Al contrario, han dañado a la magnate de CatCo, otorgándole una actitud desesperada y de mujer inmadura y enfurruñada que desea tener siempre la razón. Con sus puntos flojos, lo mejor de Cat es su inteligencia y su punto narcisista. Son muy buenos, pero se han visto denigrados en el retorno de la serie de la más ridícula de las maneras. La actitud de Kara al respecto también es criticable. ¿Considera a Cat como una mentora que sabe que le aprecia y le ayuda pero no se fía de que guarde su secreto después de todo lo que Supergirl ha hecho por ella? Espero que sigan mejorando el carácter de estas dos heroínas, se arriesguen un poco y acierten. Ayudaría mucho a la serie. Porque a día de hoy la única ayuda real en el equipo de los buenos la aporta Alex Danvers. Este personaje prometía complementar las ñoñerías de Kara en el piloto. Por el contrario, ha resultado ser mucho más: agente luchadora, hermana protectora y amiga fiel. Tiene la fuerza que le falta a su “hermana”. No le hacen falta ni capa ni poderes.

 Por otro lado, los protagonistas masculinos empiezan a desarrollar sus propias tramas. Hank Henshaw ha resultado ser el marciano J’onn J’onzz, algo que ha sido inesperado y aplaudido en general, pues aun sin desarrollar, el misterio de Hank tiene una resolución interesante y que puede dar mucho juego en futuros episodios. Los compañeros de Kara siguen estancados, más bien. James Olsen sigue en su nube de amor con Lucy Lane (Jenna Dewan-Tatum) y obsesionado con Superman y su prima. Es más heroica Lane que él mismo, por lo menos a la hora de saltarse el tópico. Lucy: la chica bien que resulta ser una mujer fuerte. James: reportero guaperas que va de héroe y enamora a la protagonista, sin trasfondos. Aburrido. Winn Schott también se mantiene en su línea de nerd enamorado platónicamente de la protagonista. En próximos episodios aparecerá su padre, el villano Toyman. Con algo de suerte, le aportará algo de vida al hacker.

 En el lado de los villanos tenemos a Astra y desde hace algo menos de tiempo, a Non. Este matrimonio de kryptonitas también están quedándose en nada. La hermana de Alura y su mecha blanca ondulada de pega no llenan la pantalla tanto como deberían. Es un personaje que por el momento, de villano poco. Ha aconsejado a Kara, se han lamentado juntas del pasado y se han pegado un par de puñetazos en el aire. Y su marido, aunque menos piadoso, queda relegado a segundo al mando. Es decir: nada. No pasa nada. Hace más sin poderes Maxwell Lord que el resto de villanos juntos. Lord es, sin duda alguna, el mejor villano de la serie, porque mantiene una visión del mundo muy personal; mezcla su encanto e inteligencia para ganarse a todos y después hacer cuanto desee. Hasta ahora, siempre se ha salido con la suya. Parece que ahora está creando a una… ¿antítesis de Supergirl? No queda claro qué es. ¿Bizarro, de los cómics?

 Por el momento, a la serie le ha sido otorgada la temporada completa. No ha sido confirmada su renovación, pero es muy probable que le llegue. La audiencia responde bastante bien. Anoche ganó el People Choice Award a mejor nuevo drama. La serie tiene fans y haters a raudales. Está por ver qué rumbo toma en lo que le queda de temporada. Todavía puede traernos muchas sorpresas positivas. De momento, que mejore esos villanos flojitos y esa mayoría de héroes de topicazo. Y las conversaciones con Clark… o está dentro o fuera, pero esas cursiladas por SMS rozan un poquito el ridículo. Yo lo dejaría fuera. Que Melissa Benoist llene la pantalla ella sola. Poder, puede.

Rocío de la Aldea

Rocío de la Aldea

Proyecto de comunicadora audiovisual, scout, zurda, seriéfila y marvelita. Mi sueño es tener un dragón. Escribo cosas.
Rocío de la Aldea

Latest posts by Rocío de la Aldea (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.