Sufragistas: homenaje a las mujeres que cambiaron la historia

Sufragistas es una de esas películas necesarias. Necesarias por el valor de su mensaje y por mantener viva una memoria histórica no tan lejana, y fundamental en el progreso hacia la igualdad. El film resulta un testimonio casi documental del movimiento feminista, en el cual muchas mujeres lo dieron todo -a pesar de tener el sistema entero en su contra- con tal de que las generaciones futuras tuvieran más oportunidades que ellas.

«We don’t want to be Lawbreakers, we want to be Lawmakers.»

190414SH_28416.nef

La película narra la historia de la valerosa lucha de las sufragistas inglesas en los albores de la Primera Guerra Mundial. La mayoría de estas mujeres no venían de clases altas, sino que eran mujeres trabajadoras que veían cómo sus protestas pacíficas no servían para nada. Radicalizadas y volviendo su lucha cada vez más violenta, estaban dispuestas a perderlo todo en su búsqueda incansable de la igualdad: sus trabajos, sus casas, sus hijos y sus vidas. Principalmente, la película se centra en la historia de Maud (Carey Mulligan), una de estas valientes mujeres, que luchó por la dignidad de las mujeres y por su derecho a poder votar.

La película logra una muy buena ambientación, trasladando al espectador de lleno a principios del siglo pasado en un fiel retrato de la época. Mención especial merece la fotografía del catalán Eduard Grau, que se está abriendo camino en el panorama internacional; su sombría fotografía acompaña a la perfección el tono de la película.

030314SH_04521.nef

Se trata de una película bastante cruda, sincera, directa y emocionante, encarnada por un reparto sobresaliente: Carey Mulligan, Helena Bonham Carter, Meryl Streep, Brendan Gleeson.

Y, paralelamente a la lucha de las mujeres por lograr su derecho a voto y una mayor igualdad por medio de cambiar las leyes injustas y machistas de la época, el film aprovecha para tratar también la lucha de clases. Plasma de forma sincera las duras condiciones en las que trabajaba la clase obrera en las fábricas sin apenas protección alguna.

Sufragistas es, en definitiva, una buena y necesaria clase de historia.

120414SH_23418.nef

No obstante, cabe destacar que se echa en falta ver en los créditos finales la fecha en la que las mujeres lograron votar por primera vez en España, durante la II República, mucho antes que otros países -a pesar de que durara poco tiempo por culpa del golpe de estado y el franquismo-.

«Men make the moral code and they expect women to accept it. They have decided that it is entirely right and proper for men to fight for their liberties and their rights, but that it is not right and proper for women to fight for theirs.»
Emmeline Pankhurst
Aquí el trailer:

Rubén SC

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.