Star Wars, El Despertar de la Fuerza: El Regreso a la Infancia

Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia sin spoilers…

rs_500x266-151020101559-title_gif

No hacen falta ni dos minutos del nuevo capítulo de la recién adoptada franquicia de Disney para atisbarse de que la compañía del ratón ha sabido devolverle a la space opera más famosa de todos los tiempos el mismo espíritu pulp de sesión doble matinal con que Lucas la vió nacer, y a la que Lawrence Kasdan ayudó a dar sus primeros pasos adultos hasta convertirse en un gigante del entretenimiento para masas. La gran machada de su propio creador fue la de querer dotar a su fantasía espacial de ostensión y solemnidad en una reiterativa y plomiza segunda trilogía que casi destruye el buen sabor de boca de una mitología concebida como un cuento clásico, el de la eterna lucha entre el bien y el mal.

star-wars-trailer-26-1445308820

La Guerra de las Galaxias, o al menos con ese nombre la conocimos algunos, es un juguete para nostálgicos y un pasatiempo atemporal que te transporta a la infancia, y así es como afortunadamente lo han entendido el propio Kasdan -coguionista y supervisor de este nuevo episodio-, Kathleen Kennedy y el director J.J. Abrams al devolverle a la saga la capacidad de hacernos soñar mientras volvemos a sentirnos como niños de 12 años.

the-force-awakens

¿Es todo exactamente igual? No. La presencia algo más relegada -tal y como se anunció desde que dió comienzo el rodaje- de Ford, Fisher y Hamill es un chute de melancolía que sirve de cebo a los fans más veteranos. Su participación en el nuevo episodio es un parche argumental que los que ya andamos entrados en años agradecemos, y que sirve para adherir a los adeptos de la trilogía original -las referencias a los episodios I, II y III son inexistentes- con una nueva legión de seguidores de menos de 30 años para quienes Han, Luke y Leia son sólo un puente entre un pasado que conocieron gracias al formato doméstico y otra apasionante epopeya galáctica de la que aquellos ya no serán los únicos protagonistas.

Vanity-Fair

Habrá tiempo de sobra para hacerse a la idea de que la implacable dureza de Rey (Daisy Ridley), la arrolladora chulería del desertor Finn (John Boyega) y el potencial carisma -aún por explotar- del piloto Poe Dameron (Oscar Isaac) son los nuevos pilares de la marca Star Wars. El legado de Han Solo, Leia Organa y Luke Skywalker pervivirá siempre guardado en un rincón privilegiado de nuestra memoria, incluso cuando se aparten a un lado para dejar que otras caras libren nuevas batallas.

tumblr_nu648ikEqg1sj5lweo1_540

La Fuerza nunca se desvanece, sólo cambia de rostro, y sigue fluyendo alrededor nuestro en forma de emocionantes nuevos capítulos que reinan en la pantalla, series de animación que generan todavía más adicción y ante todo un abundante merchandising. Esto es puro espectáculo al fin y al cabo, y la taquilla siempre dará la razón a los que adoramos soñar despiertos.

Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."
Antonio López

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.