SSIFF Juventud: ponga un festival de cine en su vida

 Si eres joven, te gusta el cine y puedes permitirte pasar unos 10 días de septiembre en San Sebastián, no hay mejor oportunidad para disfrutar del Séptimo Arte que la de formar parte del Jurado de la Juventud del SSIFF.

 Día tras día en el festival más de 200 jóvenes de entre 18 y 25 años nos encargamos de valorar las películas que optan al premio EZAE de la Juventud, pertenecientes a las categorías de Horizontes Latinos y Nuevos Directores. Por supuesto, de todo hay, y ser jurado tiene sus pros y contras… Para todo el que se lo esté pensando, aquí os dejo mi experiencia, así como un plus de qué opciones tenéis para el tiempo libre. Básicamente esto es una guía de supervivencia. Sí, hablo de acudir a estrenos y activar el buscador de famosos. Merece bastante la pena.

                      12000903_1641301762822104_7752624534114284991_o

 Punto 1: no es tan caro. Sí, es un dinero, pero si sabes buscarte un apartamento o algo por el estilo puedes encontrar oportunidades de ganga (vale, relativamente). Las comidas las proporciona el festival, unos bocatas muy buenos, la verdad. Por lo menos este año. Sólo tienes que preocuparte por los desayunos y cenas, y aquí ya cada cual escoge el mínimo o máximo de presupuesto. Tampoco es una gran gran gran preocupación. Quien viene a San Sebastián lleva la intención (o debería) de devorar películas ante todo. El resto sale solo.

 Punto 2: no te hace falta estudiar Audiovisuales o similar. Hasta el año anterior, esto era un requisito, pero en esta ocasión no ha sido obligatorio. Por supuesto, la mayoría de los que deciden formar parte de un jurado como éste son estudiantes de estas disciplinas, pero no todos. ¡Cinéfilos por hobby, aprovechad! Absténganse personas que vienen sólo por el famoso de turno, el estreno glamuroso y el postureo. Puedes disfrutar de ellos, pero algunos días tenemos 4 películas obligatorias. No es apto para posturistas, porque van a acabar empachados de cine festivalero.

 Punto 3: lo recalco de nuevo… CINE FESTIVALERO. Sabed dónde os metéis. En este caso los largometrajes obligatorios, este año 22, son de directores que presentan su primera película, así como otros cuantos proyectos de cine latinoamericano. ¿Qué quiere decir esto? No son blockbusters. No son pelis de acción, de alto presupuesto y con repartos estelares. Pero eso no significa que no tengan un valor considerable. Eso sí, hay mucho largometraje lento de narices, con aspiraciones muy poéticas, simbólicas, artísticas. Y drama. Toneladas de drama, hasta el punto en el cual cualquier mini-gag sirve de escape al público para relajarse un poco.

                      IMG_20150919_190318

 Punto 4: cuidado con las fangirls locas de Mario Casas. No digo que todas lo estén. Pero las hay a patadas, y dan auténtico miedo. Chillan mucho, corren de un lado para otro y te aplastan para quitarte de en medio sin miramientos. Hay quien las consideraría una estampida en momentos determinados. Porque eso ya no es famoseo. Es obsesión, y no es el único que la causa, que hay una tendencia al acoso tremenda con los artistas nacionales. Si me está leyendo alguna fan, lo siento, no quiero generalizar. Pero se congregaron en el festival con el radar puesto, y me marcó.

 Punto 5: sí, artistas internacionales y estrenos interesantes. Cada noche del festival se proyecta en el Kursaal 1 una película de las más importantes o esperadas, tanto productos nacionales como internacionales. No ponen explícitamente en la agenda quién va a acudir al estreno, pero más o menos media hora antes del estreno comienza la alfombra roja. Siendo entre semana y con menos difusión que la inauguración y clausura del festival, hay muy poca gente. Es fácil conseguir un buen sitio, un autógrafo, una foto. Este año han pasado por aquí artistas de la talla de Tom Hiddleston, Sienna Miller, Luke Evans o Ellen Page, además de Tim Roth, George Miller, Amenábar, Álex de la Iglesia, y bueno, media España. Los acreditados del Jurado de la Juventud tienen derecho a entrar en las proyecciones de forma gratuita, siempre que sea en horario externo al de las películas obligatorias y queden butacas. Es una gran oportunidad, ya que puedes ver en primicia largometrajes que tardarán en estrenarse en el país (si lo hacen).

                      IMG_20150922_215335

 Punto 6: ¡coloquios! En muchas primeras proyecciones parte del equipo y del reparto suelen hacer acto de presencia y comparten sus impresiones sobre la película al concluir ésta. Es un diálogo con el público, donde pueden dar sus opiniones, expresar dudas o hacer comentarios sin más. Si sientes curiosidad, pregunta. Si no tienes dudas, escucha. Puedes enterarte de cosas curiosas, anécdotas, o de cómo y por qué se rodó el largometraje.

 Punto 7: es San Sebastián, una de las ciudades más hermosas de España. Hay sitios a los que acudir por la noche o en los ratos libres, además de los estrenos. El ambiente es muy bueno durante la semana del festival: cine en cada rincón, acreditados de todo tipo y conversaciones interesantes para los aficionados al tema. Además, un poco de turismo nunca está de más. ¡Y pintxos!

                      IMG_20150927_114818

 En general, ése es un buen resumen. Ah, y el día de la clausura toca celebrarlo. Este año el premio del Jurado de la Juventud ha sido entregado al largometraje de Horizontes Latinos Paulina, dirigido por Santiago Mitre. Cuanto menos, interesante. Enhorabuena desde aquí al director.

 ¡Y hasta aquí llega la guía del festival para la juventud! Un punto de vista distinto del evento que, bien mirado, puede ser una gran oportunidad para abrirse a nuevos horizontes cinéfilos. Quizá no sea Venecia, o Cannes, pero como bien apuntó Tim Roth en un coloquio… «this is like a real fucking festival».

Rocío de la Aldea

Rocío de la Aldea

Proyecto de comunicadora audiovisual, scout, zurda, seriéfila y marvelita. Mi sueño es tener un dragón. Escribo cosas.
Rocío de la Aldea

Latest posts by Rocío de la Aldea (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.