RUN : una huida a ninguna parte

Si sois seguidores míos en redes sociales o en los lugares donde publico, observaréis que nunca hago listas ni recomendaciones del tipo ‘las X series que no te puedes perder o las imprescindible del próximo mes/ año/ semana’. La razón es sencilla, no soy profeta y no te podría recomendar algo como ‘RUN’ sin haberlo visto antes, por mucho que tenga a la idolatrada Phoebe Waller-Bridge ( Fleabag) en la sala de maquinas.

Por desgracia, ‘RUN’ es una serie que me ha dado la razón en esa cautela que tengo de ensalzar las cosas antes de tiempo, porque tras una premisa más o menos prometedora se descontrola por completo perdiendo todo atisbo de coherencia o interés. ‘RUN’ es una huida a ninguna parte en un tren que cruza EEUU de punta a punta y con un final que lo puedo calificar entre penoso y chapucero sin poder decantarme por ninguna de las dos opciones.

La experiencia me ha enseñado que por muchos nombres famosos que estén detrás de los proyectos, al final lo que cuenta es la responsable de la serie, en este caso,  Vicky Jones ( íntima amiga y estrecha colaboradora de la mencionada Phoebe Waller-Bridge)  y la ejecución de la idea. En este caso  hubiera preferido que sus prácticas de showrunner las hubiera hecho en un reality o en otra cosa que me hubiera ahorrado esta nadería que ha sido RUN.

Ficha: RUN 7 ep 45 min .  Abr 2020- . Idioma: Ingles subs español Cadena: HBO (USA/E)

La trama :
Ruby y Billy hicieron un pacto cuando eran pareja en sus años universitarios, consistente en que si en el futuro, uno de los dos enviaba un mensaje de texto con la palabra RUN al otro y la respuesta era la misma en un plazo de 24 horas, ambos se debían encontrar en la estación central de Nueva York para escapar conjuntamente en un tren.

Tras diversos mensajes no correspondidos en el pasado de ambas personas, finalmente diecisiete años después, ambos se sincronizan y se encuentran en la estación de Nueva York para emprender un viaje ferroviario a Chicago para cumplir su pacto de huida que podéis ver como se plantea en el siguiente corte.

Tanto Ruby como Billy dejan toda su vida anterior para huir, pero poco a poco iremos conociendo las razones de esa huida tan precipitada, al ir desvelando secretos de su pasado que les irán atrapando en ese viaje.

RUN tiene un inicio bastante interesante al ver el detonante de esa huida inesperada por parte de esas dos personas, como si reencontrarse con su pasado más feliz, les fuera a arreglar sus problemas del presente y ser el pistoletazo de una nueva vida, como muestran en su trailer.

El problema es que rápidamente la escasa química entre los dos protagonistas se convierte en un verdadero lastre en los diálogos insulsos que mantienen a lo largo de ese tren y que te hacen preguntarte que tienen esos dos personajes en común para hacer lo que han hecho.

Los giros hacen que la historia vaya empeorando con cada revelación y ni el recurso de utilizar a actrices populares como Archie Panjabi ( The Good Wife) o la propia Phoebe Waller-Bridge, como una extraña taxidermista, consiguen salvar ese tren narrativo que empieza a descarrilar poco después de su salida de Nueva York.

La escasa química de la pareja es una verdadera lastima porque Merrit Wever ( Nurse Jackie, Godless, Unbelievable) es una actriz fabulosa y que trasmite una gran calidez a todas sus interpretaciones pero al lado de un muermo como el irlandés Dohmnall Gleeson, un clamoroso error de casting en todos los sentidos, hace que el eje central de RUN no carbure en ningún momento.

A pesar de ser el hijo del gran actor irlandés Brendan Gleeson, Dohmnall solo ha heredado el cabello pelirrojo de su padre, porque a nivel de talento no le llega a la suela del zapato y es una de las razones principales por los que ‘RUN’  acaba despeñándose.

Otro gran problema ha sido la gran incoherencia narrativa del guión de Vicky Jones, con escenas vergonzosas como gente que se tira del tren del marcha, sale ilesa y llegan sin problemas, no se sabe cómo, horas más tarde a la próxima estación para volver a subir al tren y reencontrarse con la misma revisora y sus asientos reservados sin problema.

Me parece perfecto ubicar la historia en un espacio físico cerrado como un tren, pero lo mínimo exigible es que no te saltes esa regla a la torera de una forma tan arbitraria, faltando el respeto a los espectadores que aceptan tu premisa y ‘RUN’ te toma el pelo en demasiadas ocasiones para ser tomada en serio.

Si a eso le añadimos un final de lo más anticlimático y sin mucha relación con lo que hemos visto anteriormente, tengo serias dudas de que la serie vaya a ser renovada, viendo sus paupérrimas audiencias. Tuvo unas críticas muy elogiosas al principio, pero supongo  que tuvieron que ser reescritas a medida que veían el desaguisado en que se convertían.

Al ser una serie cortita y de episodios de apenas media hora, no pierdes nada en subirte a ese tren que te propone RUN, para poder apearte en el momento que quieras si tus sensaciones son parecidas a las mías, por lo que te dejo con una muestra de su rodaje.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.