Roadkill: Hugh Laurie en un thriller político bastante atropellado

Los cocineros saben  que utilizar  grandes ingredientes no asegura una buena comida si la elaboración  de los mismos no está a la altura. Eso es lo que le ha pasado a ‘Roadkill’ una miniserie que a pesar de contar con grandes y populares nombres delante y detrás de las cámaras acaba siendo atropellada por sus propios problemas de guion y dirección.

Es una verdadera lastima porque el thriller político que planteaban en sus promociones y con ese elenco de actores podía haber sido una de las series del año y sin embargo se ha quedado en un ejercicio muy irregular con momentos brillantes que alternaba con situaciones indignas y chapuceras que solo actores de la talla de Hugh Laurie, Helen McCrory o Sidse Babett Knudsen salvaban como podían.

Aprovechando el estreno de ayer en Movistar Series que la emitirá a ritmo semanal, me ha parecido conveniente publicar este aviso para navegantes para que estén preparados para ver una serie correcta y entretenida, pero muy lejos de lo que podría haber sido con esos mimbres.

Ficha: Roadkill 4 ep 45 min . Oct 2020 . Idioma: Ingles/ español Cadena: BBC( UK) /Movistar ( E)

La trama :

Peter Laurence ( Hugh Laurie) es el carismático ministro de transportes de un gobierno conservador presidido por la primera ministra Dawn Ellison (Helen McCrory) , con la que mantiene una relación bastante tensa.

La principal causa de esa tensión ha sido un juicio mediático en el que Peter Laurence demandó a una publicación por haber mentido sobre su labor política, rompiendo una regla sagrada en los gobiernos británicos de no acudir a los tribunales para arreglar asuntos personales.

Si a eso le unimos la enorme popularidad que tiene, ya tenemos la base de los temores de la primera ministra a que su subordinado le de un hachazo político a la más mínima ocasión.

Pero bajo esa fachada populista y triunfadora, Peter Laurence esconde una vida familiar bastante complicada tanto con su mujer como con sus dos hijas e incluso con su amante danesa ( Sidse Babett Knudsen) que le desbordan en muchas ocasiones.

La evolución de su ambiciosa carrera política combinada con los juegos malabares que debe realizar en su ámbito personal es el hilo conductor de ‘Roadkill’ en sus cuatro episodios, cuyo trailer de su estreno en Movistar  tenéis a continuación.

El inicio de ‘Roadkill’ es prometedor con ese juicio mediático en el que conocemos al personaje, pero en la escena de la presentación de la primera ministra no se le ocurre otra cosa al creador David Hare (Collateral, The Hours) , que utilizar a la Premier británica para leer por primera vez el curriculum de un ministro como forma de presentarlo al espectador. Ese hecho nimio rompe completamente su credibilidad al hacernos pensar que no se había enterado del pasado de su ministro antes de nombrarlo.

A partir de ese punto, ‘Roadkill’ empieza a abrir demasiados frentes pero sin aclararse nunca por el camino a tomar, a veces quiere emular a ‘House of Cards’, otras a ‘Si, Ministro’ , en otras ocasiones a ‘Borgen’, con momentos de ‘Orange is The New Black’ y de ‘Scandal’.

Su cuidada cabecera nos presenta al extenso reparto con nombres muy conocidos.

Si te estas preguntando como han podido combinar tantas cosas, la respuesta es muy sencilla, no han sabido hacerlo y esa ha sido su perdición, meter todo eso en una batidora, esperando que viendo a Hugh Laurie beberse ese mejunje, nos olvidemos de lo mal que sabe.

Hugh Laurie es un actor fabuloso y hace creíble cualquier trama por disparatada que pueda parecer y en esta ocasión os puedo asegurar que lo ponen bastante a prueba, en especial en las escenas con su impresentable ayudante Duncan Knock, cuyo principal misterio es saber porque no ha sido despedido a los diez minutos de empezar la serie, con una pésima interpretación del ‘agente de SHIELD’ Ian de Caestecker.

Mucha peor suerte ha tenido Helen McCrory (izq) con una primera ministra desarrollada con brocha gorda y sin apenas matices, cuando esa posición se merecía mucho más cariño y profundidad, en especial en su extraña relación con su maquiavélica ayudante Julia ( Olivia Vinali, der ) , una Lady Macbeth de baratillo en el 10 de Downing Street.

‘Roadkill’ es entretenida y distraída si hacemos caso omiso y no nos tomamos muy en serio las incoherencias que van surgiendo en la pantalla y los volantazos que va haciendo el guión de David Hare.

Solo por ver a esos actores y en especial las interacciones entre Hugh Laurie y Sidse Babett Knudsen ya vale la pena que le deis un vistazo a una serie que se ha empeñado en darle la razón a ese atropello al que hace referencia su título original en inglés.

Para finalizar os dejo con el trailer corto de su estreno.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.