Review de The Flash 1×21: Grodd Lives

La siguiente entrada contiene spoilers correspondientes al capítulo 1×21 de The Flash.

Grodd Lives era uno de los episodios más esperados por gran parte del público seguidor de The Flash. En el piloto de la serie ya nos lo dejaron caer con el plano de la jaula de Grodd y su nombre en ella; luego hubo un tiempo de silencio, hasta que volvió a aparecer un par de veces en capítulos posteriores. Con cada mención al gorila metahumano la expectación crecía, no solo por el hecho de ser uno de los contrincantes más fuertes a los que se enfrenta Flash en el cómic, sino además por la curiosidad por saber cómo demonios iban a solventar la papeleta de ser capaces de representar al gorila desde un punto de vista técnico; hoy en día hay la tecnología suficiente como para crear un simio con CGI, pero obviamente en el caso de una serie de televisión el problema no es tanto ese, sino el presupuesto.

flash_2La decisión, acertada, fue la colocar a Grodd en un entorno oscuro donde las sombras ayudaran a maquillar las posibles carencias del modelo del personaje, razón por la cual terminó en el alcantarillado de Central City, lugar al que se dirigen Barry, Joe y Cisco para conseguir pararle los pies. Pero antes de pasar a analizar lo que sería el “grueso” del capítulo, creo que sería conveniente comentar uno de los puntos fuertes de este episodio: por fin vemos un cierre en el arco de “todos mentimos a Iris”. En los primeros minutos vemos cómo Iris aparece por S.T.A.R. Labs (todavía no logro comprender cómo es posible que la gente entre y salga de allí a placer; poned un conserje o algo) y se encuentra a Barry embutido en su traje rojo. Y aquí empieza el festival.

Tengo que decir que a pesar de que en casi toda la temporada el personaje de Iris ha sido, por decirlo de alguna forma, maltratado, en esta ocasión creo que se merece un aplauso por poner en su sitio tanto a Joe como a Barry. Los dos estuvieron ocultándole el secreto durante mucho tiempo, hasta el punto que el 90% de las personas a su alrededor sabían la verdadera identidad del corredor escarlata excepto ella, siempre bajo el pretexto de que era por su propia seguridad. Como ella misma dice, ya es mayorcita para saber distinguir qué es lo mejor o peor para ella, y no está muy desencaminada al afirmar que si hubiese sabido la verdad durante todo este tiempo, posiblemente se podría haber evitado lo de Eddie. Demonios, el villano principal sabe quién es ella y lo importante que resulta para Flash, por lo que no hubiese estado demás advertirle sobre la situación.

En medio de todo esto aparece un soldado enmascarado en la ciudad que pretende robar un camión blindado repleto de oro. Dicho soldado resulta ser ni más ni menos que el General Eiling, quien había desaparecido episodios atrás en el alcantarillado y está bajo el control mental de Grodd. Porque así es señoras y señores, Grodd no solo es un gorila capaz de escribir en las paredes, sino que tiene poderes telepáticos. El equipo llega a la conclusión de que es hora de detener al simio, por lo que Joe, Barry y Cisco deciden bajar al alcantarillado a darle caza. No acabo de comprender qué los lleva a pensar que el hecho de que Joe y Cisco bajen es una buena idea. Imagino que creerían que podían dar algún tipo de apoyo moral.

flash_4Grodd consigue separar al grupo y capturar a Joe. Aquí es donde somos testigos de algunos de los momentos más terroríficos de la serie hasta la fecha, como la escena en la que Grodd “juega” con Joe obligándole a apuntarse a la cabeza con su propia pistola. De vuelta a S.T.A.R. Labs, Cisco y Caitlin crean un casco capaz de frenar a Grodd de controlar a Barry mentalmente en el tiempo que tú tardas en prepararte un café con leche. Con la cafetera eléctrica. Definitivamente estos chicos se han equivocado de profesión. Flash vuelve al alcantarillado e intenta golpear a Grodd con su puñetazo supersónico como ya hiciese con Girder, pero el gorila es mucho más fuerte que un hombre con cuerpo de metal y consigue detener el golpe sin pestañear.

A partir de aquí vemos un pequeño combate en el Barry recibe una paliza tanto física como mental, y del que solo consigue salir victorioso después de escuchar la voz de Iris alentándolo (sí, es un cliché, pero funciona) y haciendo que a Grodd se lo lleve por delante un tren en un final totalmente anticlimático y repentino. Imagino que el presupuesto se estaba empezando a disparar y tuvieron que cortar por lo sano. A pesar de eso, el capítulo nos ha dejado con algún que otro momento memorable, y es un gusto ver cómo los productores se han atrevido a poner un enemigo cuya aparición representa algún que otro quebradero de cabeza.

flash_3

Grodd Lives es un capítulo cuya única función es la de retrasar una semana más el duelo contra el Flash Reverso, pero eso no supone ningún problema al ser un episodio tan entretenido e interesante como el que han producido; pocas series consiguen que los capítulos medio de relleno sean de tanta calidad. De momento Eobard Thawne, quien a lo largo de los 42 minutos de duración se ha dedicado a tirarle dardos envenenados a Eddie, tendrá que esperar hasta la próxima semana para entrar de lleno en escena y desatar lo que promete ser un torbellino de acción para los últimos dos capítulos.  El duelo final se acerca.

Apuntes finales:

  • A Grodd no le gustan las bananas. Magnífica escena con un punto de ridículo que sirve para rebajar la tensión.
  • Ver a Clancy Brown siempre se agradece, aunque no creo que haya sido buena idea dejar marchar al General Eiling así de fácil.
  • Parece ser que el próximo capítulo servirá como punto de entrada para el spin-off que están preparando.
  • «I am Grodd. Fear me». No hace falta que lo digas dos veces.

Lucas Di Rado
Últimas entradas de Lucas Di Rado (ver todo)

1 comentario

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.