Review de Arrow 4×05: Haunted

La siguiente entrada contiene spoilers correspondientes al capítulo 4×05 de Arrow.

arrow 2Desde que anunciaron que John Constantine aparecería en esta cuarta temporada como personaje invitado, todo el mundo empezó a preguntarse cómo demonios lo encajarían en el universo de Arrow. Hay que decir que la forma en la que lo presentan es, por decirlo de alguna manera, conveniente, y es que al parecer la isla del encapuchado tiene más poder de atracción que la de Perdidos. En cualquier caso, cualquier excusa que nos permita disfrutar de la presencia de John en la pequeña pantalla es más que válida, a pesar de ser una puñalada recordatoria de que no volveremos a ver una producción centrada alrededor de la figura del cazador de demonios, al menos en formato tele.

Es Matt Ryan la quien consigue hacer funcionar Haunted, un episodio que consigue cerrar algunos cabos sueltos pero que en global es un tanto disperso. Tal vez el mayor problema se encuentre en que gran parte del peso narrativo se centra alrededor de la figura de Laurel, un personaje que funciona estupendamente como secundario pero al que se le ven los puntos flojos cuando tiene que dar un paso al frente. Katie Cassidy ha realizado siempre un buen trabajo cuando le tocaba aparecer en un segundo plano, pero cuando el guión le pide un poco más de presencia somos testigos de que su habilidad interpretativa es justita; algunos podrán discutir que la del resto de actores tampoco va muy allá, lo cual es cierto, pero con el paso de las temporadas la gran mayoría de ellos han conseguido crecer dentro de sus papeles, siendo los ejemplos más claros los de Stephen Amell y Willa Holland, que a pesar de sus posibles limitaciones han conseguido meterse de lleno en la piel de Oliver y Thea, vendiéndonos así todas y cada una de las escenas en las que participan.

arrow 3La presencia de Constantine no solo es un regalo para los fans de la desafortunada serie, sino que además ayuda a que por fin llamen a las cosas por su nombre. Lo que él y el señor Darhk hacen es, simple y llanamente, magia. No deja de ser curioso el cambio que ha sufrido Arrow desde su primera temporada hasta la actualidad, y probablemente el mayor culpable de ese gran cambio sea The Flash, una serie que en ningún momento ha tenido miedo de abrazar su naturaleza de cómic y no le ha temblado el pulso al presentar en pantalla situaciones y conceptos ridículos para el mundo real, pero que son el pan de cada día en las viñetas. Pero sin duda alguna el mayor cambio que ha sufrido la serie del encapuchado lo tenemos en las relaciones entre los personajes y, por encima de todas las cosas, cómo tratan con los benditos secretos.

En el pasado, el hecho de que alguien ocultase algo, cualquier cosa, a otro personaje terminaba derivando en una serie de situaciones repetitivas de reproches, peleas y llantos. Esto lo veíamos sobretodo en la figura de Oliver, tal vez la persona que más secretos se guardaba pero que no dudaba en dar lecciones sobre confianza al resto de personajes. En Haunted somos testigos no solo de cómo Laurel le tira en cara la hipocresía con la que ha actuado en el pasado, sino que el propio Ollie acepta que el resto de personas decidan callarse ciertas cosas; “no me molesta que me hayas mentido, me molesta que yo te haya empujado a hacerlo”, dice Oliver a Thea. Y bravo por él. Pero no es el único que ha “evolucionado”; la escena entre Diggle y Lance demuestra que no hace falta montar un cristo cada vez que alguien no cuenta toda la verdad, y lo único que podríamos pedir es que se hubiesen dado cuenta antes de este problema. Seguramente la pasada temporada habría mejorado de forma significativa.

arrow 4Si decíamos que la presencia de Constantine en la isla es un tanto forzada, pero sirve como excusa para introducirlo en el universo, lo mismo podemos decir del momento en que Curtis Holt le cuenta a Felicity que, además de ser un supercientífico con pelazo, en el pasado fue un atleta. Esto sirve para ir preparando su futura conversión en Mr. Terrific, además de ser la excusa perfecta para darle un par de minutos de gloria. Echo Kellum ha gozado de pocos minutos en pantalla en lo que llevamos de temporada, pero su trabajo encarnando a Curtis es estupendo, ofreciendo, como ocurre esta semana, una escena para enmarcar en la que lo vemos puesto hasta las orejas de bebidas energéticas.

Haunted es un capítulo con altibajos, pero la participación de Matt Ryan le dan el empuje necesario para sacarlo adelante, además de permitir que veamos el lado más místico de Arrow hasta la fecha. Sí, es probable que algunas escenas canten un poco – Oliver y Laurel parecen estar de pie en la fosa sin hacer absolutamente nada mientras John se enfrenta al guardián que mantiene encerrado el espíritu de Sara -, pero esos fallos se pueden obviar fácilmente teniendo al inglés cazademonios en pantalla. Ojalá en un futuro decidan darle otra oportunidad y crear una serie que esté a la altura del personaje. Matt Ryan se lo merece.

Apuntes finales:

  • Una escena tan simple y tonta como la de la pluma funciona mejor que toneladas de diálogo expositivo para dar forma a un personaje. Un aplauso para los guionistas.
  • Siguiendo con Constantine, la versión que han realizado sobre su tema musical es una delicia.
  • Damien Darhk aparece poco, pero se vuelve a comer la pantalla.
  • Al parecer la gente de la isla no está allí solo por la droga. Lo que no tengo claro es en qué dirección llevarán los flashbacks a partir de ahora; si estaban ahí para explicarnos cómo Oliver se había topado con “magia” por primera vez, ya lo han hecho.
  • Siendo la magia un elemento ya establecido dentro del Arrowverse, no estaría mal ver a algún otro invitado. Que alguien le dé a Oliver el teléfono de Zatanna.
  • ¡Sara por fin vuelve a ser ella misma! A ver lo que tardan en despacharla para Legends of Tomorrow.
  • Mucho han esperado para anunciar que Ray está vivo.
    8.4Sinopsis:
Adaptación libre de un personaje de DC Comics, playboy de día, que, durante la noche, usa su arco y sus flechas contra el crimen. Tras haber desaparecido y haber sido dado por muerto en un violento naufragio, el multimillonario Oliver Queen es resc Leer más
Lucas Di Rado

Lucas Di Rado

"O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en un informático."
Lucas Di Rado

Latest posts by Lucas Di Rado (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.