Review de Arrow 3×20: The Fallen

[La siguiente entrada contiene spoilers correspondientes al episodio 3×20 de Arrow]

The Fallen es un episodio que engloba todas las cualidades de Arrow, tanto buenas como malas. En sus 40 y algo minutos de duración vemos cómo la historia va dando tumbos de un lado para el otro, tocando demasiados arcos argumentales a la vez que nos acaban dejando un tanto confundidos. No hay respiro en ningún momento, y mientras que eso funcionó en, por ejemplo, The Flash, en esta ocasión nos encontramos con escenas encadenadas una detrás de otra que no nos permiten digerir por completo lo que acaba de ocurrir en nuestras pantallas. El lado positivo de eso es que no hay momento para el aburrimiento, el negativo es que nos lleva a plantearnos si determinadas cosas no se podrían haber dejado para más adelante (o haberlas resuelto con anterioridad) permitiendo así que esos puntos importantes de la historia tuvieran el peso emocional que se merecían.

arrow_2Creo que era bastante evidente el camino que iba a seguir la serie después del final del episodio pasado. La única solución, bajo el punto de vista de Oliver, al hecho de que Thea estuviese a punto de morir en manos de Ra’s Al Ghul era aceptar la oferta de la Cabeza del Demonio y convertirse en su sucesor, pudiendo así utilizar la Fosa de Lázaro y curar/resucitar a su hermana. Es fácil comprender la decisión tomada por Oliver; después de todo, estamos ante una persona que fue testigo en primera línea de cómo su padre se pegaba un tiro en la cabeza, para luego ver cómo su mejor amigo moría en sus brazos, cómo su madre era asesinada por Slade Wilson y por último cómo Sarah sucumbía ante un asesino misterioso, quien luego resultaría ser su hermana controlada por Malcolm Merlyn gracias a una poderosa droga. No sé vosotros, pero yo probablemente me hubiese unido a la Liga de Asesinos mucho antes de lo que ha hecho Oliver.

Antes de partir hacia Nanda Parbat, somos testigos de la ruptura de la relación entre Felicity y Ray. Era cuestión de tiempo que estos dos tortolitos tomaran caminos separados, pero éste es uno de los temas que tal vez hubiese sido mejor dejar para otro momento. Quiero decir, Thea estaba a punto de morir, seguro que podrían haber hablado de ello en otro momento. Esta ruptura deja vía libre para que Ray inicie su camino en el próximo spin-off que están preparando, mientras que permite a Felicity hacer aquello que lleva tanto tiempo deseando hacer: declararse sin barreras a Oliver y pasar una noche con él. Pero esto no ocurre hasta que Felicity se enfrenta a Ra’s Al Ghul amenazándolo con ir a la guerra para conseguir liberar a Oliver de la Liga de Asesinos. En ese mismo instante, Ra’s le explica la historia de cómo él no pudo despedirse de su familia cuando la Liga llamó a su puerta, incitándola así a despedirse de Oliver.

arrow_3Me parece estupendo que quieran explicar más sobre quién es Ra’s y cómo llegó hasta donde está, pero la forma en que lo han enfocado resulta un tanto chocante. ¿El asesino más peligroso y poderoso del mundo dando consejos sentimentales? Estoy seguro de que podrían haber encontrado una forma más eficaz de profundizar en el personaje. Tras la pequeña historia, Felicity se dirige a la habitación donde se encuentra Oliver y empiezan a hacer cosas de adultos. Sí, deciden acostarse instantes después de haber resucitado a Thea, quien volvió a la vida un tanto confusa y sin recordar dónde ni con quién estaba. Vuelvo a lo mismo de antes: esto era algo que tenía que ocurrir en algún momento, y la escena por sí misma tiene sentido, puesto que no deja de ser una especie de despedida, pero teniendo en cuenta el contexto en el que se encuentra se acaba convirtiendo en una situación un tanto chirriante, que parece responder más a las peticiones de muchos fans de la serie que a necesidades de la propia historia.

Una vez acaban con sus cosas de adultos, Felicity droga a Oliver con la esperanza de sacarlo de allí por la puerta de atrás, a pesar de que todos le dicen que es una idea descabellada. Porque lo es. Para salir de allí necesitan la ayuda de alguien que conozca el camino. ¿Quién? Maseo, que sale en defensa de ellos y les indica el camino a seguir después de que Diggle, minutos antes, le diese una bofetada con la mano abierta. Y cerrada. Y luego un codazo, un cabezazo y le tirase un ladrillo a la cabeza. Porque John, después de que Maseo le explicase su historia y cómo su hijo murió (algo que estaba bastante claro desde…el principio de la temporada), le pregunta cuál era el nombre del pequeño, rebajando así la guardia de Maseo, para acto seguido asestar una patada voladora con triple mortal incluido al decirle “¿y crees que él estaría orgulloso de su padre ahora mismo?”. Nadie jode con John Diggle; estoy seguro que para aplaudir se pone de pie y mueve las piernas para que sus cojones choquen entre ellos.

El propio Oliver es quien detiene el intento de escape, explicando que la única solución es que él se una a la Liga de Asesinos. Despedidas, abrazos y lágrimas; todos de vuelta Starlin City menos Oliver, quien se calza su nuevo traje para iniciar su preparación como heredero de Ra’s Al Ghul. Un final potente que nos dejan con ganas de saber qué ocurrirá a partir de aquí, pero que a la vez nos hace preguntarnos por qué una situación así nos deja, no diría indiferentes, pero sí menos emocionados de lo normal. Y es a causa del global del episodio.

arrow_4

Como he dicho al principio, son tantas las cosas que han mezclado en The Fallen que acaba resultando imposible que procesemos toda la información y ésta tenga el impacto que merece. Este episodio es una versión condensada de lo que viene siendo Arrow en esta tercera temporada: una serie capaz de lo mejor y lo peor a la vez, no solo en un mismo capítulo, sino en la misma escena. El punto positivo es que algunos de los temas que llevaban arrastrando demasiado tiempo por fin se han cerrado o están cerca de hacerlo, y que todo apunta a que los capítulos que están por venir pondrán las cosas patas arriba. El negativo es que la serie sigue contando unas dosis de melodrama adolescente que le hacen más daño que otra cosa, y todo apunta a que eso no va a cambiar. Ah, y que al parecer en Hong Kong liberaron un virus letal capaz de matar a todo el mundo, pero dudo que a nadie le importe.

Apuntes finales: 

  • Algo no acaba de cuadrar cuando la voz de la razón en este capítulo era la de Malcolm Merlyn.
  • Entendemos que Thea recobró la memoria, pero la forma en que lo han llevado puede hacer confundir a más de uno y que termine pensando que los guionistas simplemente se olvidaron del tema.
  • Creo que a John Diggle le sobró un “como”  cuando dijo “este sitio es como una fortaleza”.
  • Que Ra’s Al Ghul perdonase la vida de Maseo parece responder más a exigencias de la historia que otra cosa. No me creo que el auténtico Ra’s le perdonase la vida tan fácilmente.
  • Para acabar de reforzar mi idea de que hay demasiados temas metidos a la vez voy a hacer un pequeño repaso: Thea “muere”; Felicity rompe con Ray a la vez que le pide prestado su jet privado; viajan a Nanda Parbat, donde “resucitan” a Thea; Felicity se acuesta con Oliver para después drogarlo; John Diggle machaca moralmente a Maseo; Felicity planea sacar a Oliver por la puerta de atrás; Maseo traiciona a Ra’s; Oliver despierta y los para; se despiden; Ra’s perdona la vida a Maseo porque sí; Oliver se pone el traje nuevo. Y entre medio de todo esto, flashbacks. CASI NADA (y no me extrañaría que me haya dejado alguna cosa).
    8.4Sinopsis:
Adaptación libre de un personaje de DC Comics, playboy de día, que, durante la noche, usa su arco y sus flechas contra el crimen. Tras haber desaparecido y haber sido dado por muerto en un violento naufragio, el multimillonario Oliver Queen es resc Leer más
Lucas Di Rado

Lucas Di Rado

"O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en un informático."
Lucas Di Rado

Latest posts by Lucas Di Rado (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.