Reconciliándome con la comedia (I) – Transparent

Este artículo está libre de spoilers de Transparent

“Hola a todos, mi nombre es Manuel G. Crespo y no soporto la comedia televisiva”.

Esa sería mi eventual presentación en una elucubrada reunión de seriadictos anónimos. Lo reconozco, he tenido y tengo un problema con las comedias; básicamente, que no me río. Me río mucho más con Tony Soprano persiguiendo a un pobre endeudado a plazo fijo en una hipoteca nada convencional, con Dion & The Belmonts y su inconfundible I Wonder Why? sonando de fondo (lo puedes ver aquí; la persecución, no como me río), que con cualquiera de las mejores comedias jamás hechas para televisión. Y es un gran problema. Hay todo un espectro de series que no sigo por no poder soportarlas, cuando a la gran mayoría de mis amigos y amigas les encantan. No puedo participar en sus conversaciones sobre las mismas, a pesar de ser el hablar de series uno de mis pasatiempos favoritos.

El 2015 ha llegado, año acabado en 5 pero que no nos vale para rimar, por lo que tengo mi personal propósito de año nuevo en poner remedio a tan desmedido problema. A lo largo de esta cadena de artículos, que comienzo -y espero no acabar- aquí, podréis ir descubriendo comedias que me lleven un poco más hacia el terreno de Momo.

En esta primera entrega vengo a hablaros de Transparent (Amazon Studios), posiblemente la serie que más ha dado que hablar en los últimos meses del 2014.

A lo mejor nos metemos en un par de jardines

Me lo imagino. Una reunión de productores del nuevo canal Amazon Studios en una sala oscura y llena de papeles sobre una mesa. Están dilucidando la estrategia a seguir para lanzar su canal de series y buscan algo que les catapulte en las audiencias. “¡Ya está, lo tengo!” dice uno de ellos, “¿qué os parece si creamos una serie que hable de todas las cosas de las que no hablan otras?”. Los demás le miran perplejos, “¿a qué te refieres?”. “Podría ser algo así como un cóctel de los temas más controvertidos y polémicos que existan”. Los ojos de sus compañeros se abren como platos. Ya lo están viendo.

transparentAsí nació Transparent. Más o menos. La idea era armar controversia. Crear la serie más polémica jamás creada tiene que ser bueno. Para atraer a la audiencia. Y hacer dinero. Se entiende.

Transparent trata sobre una familia judía afincada en Calfornia: los Pfefferman, consistente en un matrimonio separado y sus tres hijos adultos. Cada uno de los cinco personajes esconde una personalidad única y realmente desconcertante. No se parecen mucho entre si, pero podríamos decir que todos y cada uno de ellos presentan una forma diferente de egoísmo. Ya de por si resulta interesante, pero todo este polvorín salta por los aires ante la decisión del padre de la familia de tomar una decisión que, como veremos, lleva muchos años rondándole por la cabeza.

El egoísmo en el que nos vemos reflejados

Sin duda el fuerte de esta serie es la amplitud temática de la que se nutre. Por decirlo de algún modo, a lo largo de sus 10 episodios no hay tema en esta serie que no haga sufrir un infarto de miocardio a cualquier persona que no presente una mente suficientemente abierta. Se toca el travestismo, la transexualidad, la homosexualidad, el uso de drogas blandas (y no tan blandas), los roles de género y su interpretación social, el adulterio, el aborto, las distintas formas del judaísmo, la eutanasia y, muy superficialmente, la pedofilia. No conozco, hasta la fecha, ningún producto audiovisual con tal ficha de presentación.

Y no se queda ahí. Todos estos temas los abarcan desde un punto de vista muy ficticio, en una familia nada convencional, pero con una óptica basada en el egoísmo individual de todos sus personajes, por motivos diferentes, pero egoísmo al fin y al cabo. Muchas veces, en nuestro día a día, obramos por puro egoísmo, olvidándonos del resto del mundo; es algo de lo que no nos sentimos orgullosos, pero lo hacemos igualmente. En Transparent todo eso adquiere una perspectiva muy personal que nos hace vernos a nosotros mismos en esos momentos en los que no pensamos en nada más que en nuestro ombligo. Muy reflexivo todo.

“Pero ¿es una comedia?” os preguntaréis muchos. Hasta ahora la descripción que he dado no es el arquetipo de comedia, pero sin embargo lo es. Los personajes y sus características se desfiguran y caricaturizan hasta el absurdo en situaciones que llegan a ser hilarantes. En este sentido sus intérpretes realizan una labor bastante destacable, sobre todo en lo que se refiere al papel principal de Mort Pfefferman (Jeffrey Tambor).

Profundidad en la comedia. Es posible

Parte de los motivos -o autojustificaciones- por los que no veía nada que fuese, oliese o pareciese una comedia era la falta de profundidad y desarrollo en esta clase de productos. Y lo que sus creadores llamaban desarrollo era más bien una evolución poco creíble de los personajes, cometiendo todo tipo de incongruencias que, cuanto más tiempo pasaba, más absurdo se volvía.

En Transparent hay profundidad de personajes, hay pasados oscuros, hay razones desconocidas y hay relaciones muy complejas, altamente perturbadoras y complejas. Y hay risa.

Transparent es el éxito de la nueva forma de ver series. Me explico. Hasta hace 10 años las series de televisión solo se podían seguir de una única forma posible: la televisión. Obvio, ¿no?. Con la llegada de internet a nuestras casas la relación de cada producto televisivo con su audiencia se ve alterada. Anteriormente, las series exigían a su audiencia un único esfuerzo: estar ahí semana tras semana para ver todos los episodios. Sin embargo, esto no siempre era así. Para solucionar dicho problema se crearon un tipo de comedias en las que unos personajes fijos con unas características muy reconocibles se veían semanalmente en unas tramas diferentes que duraban lo mismo que cada capítulo, llamaron a esto Sitcom o comedia de situación. Ya no era necesario ver todos los episodios para saber qué pasaba. En el presente en el que nos encontramos casi nadie ve ya televisión en la televisión. Ahora escogemos el momento del día que empleamos para hacerlo y el ritmo que le aplicamos a esta tarea, por lo que sí vemos todos y cada uno de los episodios de una serie. Esto se traduce en dos cosas: menos capítulos por temporada y más profundidad y transversalidad entre ellos. Transparent es el fruto de esta nueva relación entre el producto y el espectador; sin complejos a la hora de crear tramas y tensiones que se desarrollan varios capítulos más adelante o continuar historias de anteriores episodios.

Y ya era hora de que esto pasase. Es cierto que la Sitcom ha jugado un papel fundamental a la hora de crear esta comunidad de seriéfilos que crece día a día, pero ese papel ya está roto. La comedia como género se ha quedado muy por detrás del desarrollo de los últimos años del drama, pareciéndose mucho más a lo que ya se hacía hace 20 años. El cambio es necesario.

La sorpresa que nadie se esperaba

Me consta que no soy el único que se ha llevado la sorpresa con Transparent. Si repasamos un poco las noticias que rodearon a esta serie nos econtraremos como estas han evolucionado poco a poco desde la incredulidad de que un producto así llegue a las pantallas, pasando por su calificación como serie “indie”, para llegar luego a eliminarse esta etiqueta e incluirla en la gran mayoría de las listas de lo mejor de el 2014, como repasábamos  en nuestra lista de listas.

Transparent ha conseguido pasar en dos semanas de serie independiente a revulsivo de la comedia en las series. ¿Qué no? Esperaos y veréis. Me adelanto a vaticinar que en este 2015 vamos a ver muchos anuncios de series que tirarán por los derroteros que han abierto la familia de los Pfefferman. Y si no siempre puedo decir que la presión de la industria ha podido finalmente con las ganas de hacer algo nuevo. Si es que soy un puto genio.

El inicio del camino, ¿os unís?

Ya lo avanzaba al inicio del artículo. Con esto abro una serie de post sobre mi particular recorrido a través de la comedia no convencional, por ello os invito a que me hagáis recomendaciones de las comedias que, a vuestro parecer, han roto el molde habitual de Sitcom o que os han hecho pasar vuestros mejores ratos seriéfilos. Al fin y al cabo, hablar de series requiere también de escuchar.

Para hacerme las recomendaciones podéis usar el siguiente hashtag: #ReComédiate

    8.3Sinopsis:
Todos los miembros del clan Pfefferman, una acomodada familia judía de Los Ángeles, deberán redescubrir su pasado y replantearse su futuro cuando el padre, un profesor recién jubilado, comunica a sus tres hijos, ya adultos, que se siente mujer, q Leer más
Manuel G. Crespo

Manuel G. Crespo

Gallego, profesor y amante del cine de la gran y la pequeña pantalla. Solo hay una cosa que le motive más que ver series y películas: hablar y escribir sobre ellas. "Esta es mi opinión, si no te gusta tengo otra". Groucho Marx
Manuel G. Crespo

1 comentario

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Problemas legales? Better Call Saul! - Revista Tviso | Revista Tviso - […] minutos sigue en pie y que no se van a hacer intromisiones en el mundo de la comedia ligera…
  2. Reconciliándome con la comedia (II) - Garth Marenghi's Darkplace - Revista Tviso | Revista Tviso - […] comedia televisiva es mi particular talón de Aquiles. En esta serie de artículos, la cual comienza aquí, estoy haciendo…

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.