Perdida: Una nueva y vibrante lección

La única palabra que he leído sobre Perdida antes de su visionado, y que parece ser la clave de buena parte del revuelo que hubo en torno a ella, es «telefilm», o más bien «TELEFILM», en letras gigantes. «David Fincher ha dirigido un telefilm», «Perdida es un telefilm», «Ha sido como ver una película de domingo por la tarde de Antena 3″… y a uno que sortea toda la información posible sobre Perdida para mantener el misterio y que venera el talento de David Fincher para contar historias (sean éstas mejores o peores) empieza a sentir cómo le tiemblan las piernas. ¿Tanto ha cambiado el cine de David que ahora hace telefilms? ¿Es que se ha ido para siempre aquel artesano del thriller que construía atmósferas inquietantes como nadie, que manejaba el suspense con pericia y que equilibraba sus trabajos como pocos en Hollywood lo hacen?

Ni muchísimo menos. Perdida trata de algo así como un secuestro, y entiendo que ese es el motivo que empuja a más de un espectador a decir que se trata de un telefilm, porque no encuentro nada más en su forma que me remita a ese formato. David Fincher ni se ha ido ni ha cambiado, detrás de Perdida maneja los hilos el mismo artesano brillante que elevaba el thriller a su nivel más alto con Zodiac o Seven. La atmósfera y el uso del montaje y el sonido son marca de la casa.

gone-girl-main

El punto fuerte de Perdida radica en su experimentado director, que convierte la película en una nueva lección de buen cine de grandes salas: Thriller inquietante 101, pasen y tomen asiento, dejen que Fincher haga lo que mejor sabe. Y, sin embargo, en su mayor cualidad se encuentra su mayor defecto, y es que Fincher lleva toda una vida dando lecciones. Se sube a la tarima y explica el thriller como nadie. Su clase es algo fascinante, te atrapa en su universo y normalmente quieres volver a asistir, pero un día le observas y te preguntas si ese fantástico profesor no podría estar haciendo algo más grande lejos de esas cuatro paredes.

Fincher en Perdida carece de ambición y esta carencia empuja a la película a una falta de fuerza. El artesano adapta una novela con su estilo, el mejor del mercado, pero su obra no va más allá, no me deja huella en ningún lugar, y el espectador, que en este caso soy yo, abandona la clase con la sensación de haber asistido a una fantástica explicación y con los nervios a flor de piel. Ha sido entretenido y frenético, lo ha pasado bien. Y al cabo del tiempo la recordará. Qué buena fue, pero qué poco de ella quedó en mí.

Perdida acaba siendo una película imperfecta, una clase sin valentía y sin ansias de ser nada más que palabras llenas de sabiduría que se quedan entre cuatro paredes. Y entre esas cuatro paredes los alumnos enuncian algunas preguntas: ¿Es una sátira o es un thriller enfermizo y oscuro? Quizá la sátira se encuentra en los pequeños excesos que el oscuro relato se permite. Lo «poco serio» dentro de lo serio, lo «no me jodas» dentro de la coherencia. Y quizá esa falta de credibilidad a ratos tan evidente que se le echa en cara no sea sino parte de la broma. O flaquezas que la escritora no supo corregir en su novela o maquillar en el guión. O qué sé yo, todo esto es sólo mi opinión y no vale más que cualquier otra.

dd897ae16bffa79b81d4851c012f7c3915e9faed

Salgo por la puerta y le estrecho la mano al maestro. Le digo que me encantan sus clases, que es un magnífico profesor y que disfruto mucho con él, pero que le pido algo más. «¿Te acuerdas de Zodiac?» le pregunto. Y él me sonríe, se da la vuelta y se va. Enfilo el camino a casa y pienso en los grandes genios que dan la vuelta al mundo aportando increíbles obras y descubrimientos, dejando su legado a la humanidad. Y pensando en mi profesor me digo que asistiré a su próxima clase, y a la siguiente y a la de más allá, no faltaré a ninguna, porque me encanta. Y me doy cuenta de que aún albergo la esperanza de que algún día, cuando menos me lo espere, será él quien no vendrá, porque habrá decidido hacer algo grande otra vez lejos de aquí.

Algo que días y meses y años después con sólo recordarla me sobrecoja.

  • Estreno: 2014 7.9
  • Género:
'Gone Girl' ahonda en la historia de Nick (Ben Affleck, 'Argo'), un ex periodista casado con Amy Dunne, cuyo matrimonio hace aguas por todas partes. En un acto por intentar reflotarlo, ambos deciden montar un bar con ayuda de una de las hermanas de N Leer más

Álvaro Faure

Álvaro Faure

Estudio Ingeniería en el tiempo que mi obsesión por el cine, por la música y por la literatura me deja, o tal vez sea al contrario.

A finales del siglo XIX, una nueva forma de arte cobró vida. No existía nada similar... Se parecía a nuestros sueños.
Álvaro Faure

2 Comentarios

  1. Muy de acuerdo. El maestro Fincher imparte una clase magistral en cada nuevo trabajo, pero esta película quizá le quede algo pequeña a quien ya nos ha acostumbrado a volar más alto. Aun así, que delicia es ver películas de este señor: seven , fight club , the social network , zodiac , gone girl …

    Post a Reply
    • Desde luego, haga lo que haga tenemos una cita con este director cada vez que saca un nuevo trabajo. A la espera estamos de otra obra de altura.

      Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.