Paco Cabezas: “El cine español tiene gracia y mucha”

Paco Cabezas: “El cine español tiene gracia y mucha”

paco3Todo empezó con un corto, Carne de neón, que luego se convirtió en largometraje. En Hollywood tuvo una gran aceptación, allí encantó su técnica oscura y su visión tragicómica de la realidad. El siguiente paso era irremediable. Sólo tenía que haber alguien que descolgara el teléfono y preguntara por él. No fue otro que el actor Nicolas Cage, que lo solicitó para que dirigiera la cinta Tokarev. Después de dirigir películas tan diferentes como Aparecidos o escribir pequeñas joyas del cine europeo actual como Bon Appétit, Paco Cabezas estrena en el Festival de cine de Toronto Mr. Right, la historia de una joven (Anna Kendrick) que sin saberlo, se enamora de un asesino a sueldo. La película cuenta con otros grandes actores como Sam Rockwell (Moon) o Tim Roth (Reservoir Dogs) con un guión escrito por Max Landis, autor de películas como Chronicle. Hoy Paco Cabezas se sienta con nosotros a charlar sobre su último trabajo y sobre muchos otros temas.

¿Imaginaba cuando trabajaba en el videoclub que se llegaría a presentar una película suya en el Festival de Toronto?

Si me hubiera imaginado eso cuando trabajaba en el videoclub, es que estaría borracho o tendría un grave problema de ego. Este es un trabajo muy, muy, surrealista, cada película la haces con el corazón y nunca sabes lo que va pasar, hay tantos elementos que hacen que una película pueda salir bien o mal que es muy difícil de controlar; la química entre los actores, que un día llueva, encontrar un buen guión… Y por lo que dice la gente, esta nos ha salido bien, yo sea en Toronto o en China lo que quiero es que la gente disfrute de la película, que se rían y mientras a más público llegue mejor.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con un equipo como el de Mr Right, con Max Landis tras el guión y actores de la talla de Sam Rockwell, Tim Roth o Anna Kendrick?

Ha sido una experiencia muy gratificante y divertida. Max tiene un sentido del humor muy parecido al mío, muy cabrón y es por eso que hemos conectado muy bien. Luego los actores han tenido una química genial y eso se nota en una comedia romántica. Y claro que te da un poco de miedo trabajar con monstruos de la pantalla como Sam o Tim pero al final el truco está en ir muy preparado al rodaje, que nadie sepa más de este guión que tú, que nadie pueda rodar esta película mejor que tú, así te ganas el respeto de tus actores y del equipo. Lo demás es trabajar y disfrutar los pequeños momentos.
Mr_Right_42873
En sus películas, como en el caso de Mr. Right, siempre predomina un tono un poco oscuro, tanto en la historia como en la dirección. ¿Cuándo usted las ve, siente que son un buen reflejo de la misma vida?

Quiero pensar que sí. Un día te puedes levantar triste y ver la vida como un drama pero horas más tarde puedes estar riéndote y ver la vida como una comedia. Lo que me encanta es pillar desprevenido al espectador. Uno juega siempre con las expectativas del público. Si sé exactamente lo que va ocurrir cuando voy a ver una película, me aburre mortalmente; sin embargo, si nos sorprende, a veces dando un giro oscuro, el cine es mucho más interesante.

No creo que haga películas conscientemente más violentas u oscuras, simplemente creo que disfruto haciéndoselo pasar mal a mis personajes para luego salvarlos en el último minuto, en el fondo quiero mucho a mis personajes.

¿Es el thriller el género en el que se encuentra más cómodo? ¿Hay alguno que no le interesa tocar ahora mismo ni por todo el oro del mundo?

Me encanta mezclar géneros, sean cuales sean. Quizás el único género que no me interesa demasiado sea el drama puro y duro, creo que ver la vida o el cine de manera dramática y sin sentido del humor no es una manera inteligente de enfrentarse al mundo.

El thriller es, sin duda, uno de mis géneros favoritos pero es, sobre todo, por lo que te dije antes: creo que cualquier escena de una película tiene que tener tensión, algo debe ocurrir para que los personajes tomen medidas desesperadas. El cine sobre personajes sentados a una mesa filosofando sobre la vida no es mi tipo. Por decirlo en pocas palabras, me interesa el cine en el que los personajes sobreviven a duras penas.

¿La reacción de la crítica y el público, cuando por fin se proyecte en Toronto, es algo que le inquieta o es usted un director tan atípico como parece?

Me interesa mucho más la reacción del público que la de la crítica. He leído críticas malísimas y buenísimas de todaspaco1 mis películas y al final te das cuenta de que todos tienen una opinión, todos tenemos un culo y, por suerte, el cine es un arte vivo que cada persona recibe de una manera diferente, puedes ver la película en un cine, en un avión, o en un ordenador… y siempre va ser una experiencia distinta. A mí me encantaría que, delante de cada crítica, el crítico pusiera en pocas palabras donde vio la película y como era su estado de ánimo ese día, por ejemplo: «pase de prensa medio vacío-mi novia me dejó esta semana-estado deprimido». Creo que así las críticas serían más interesantes.

¿Se siente cómodo con la etiqueta del Tarantino español, como algunos medios y profesionales han afirmado?

Recuerdo que cuando fui a ver Reservoir Dogs con sólo 14 años me quedé impactado y pensé «este es el cine que quiero hacer», así que me siento muy cómodo con esa etiqueta. Por supuesto que el cine de Scorsese o de Fincher me ha influenciado mucho, parece como si la gente tuviera la necesidad de meterte en un saco, como si necesitaran saber lo que van a dar, sin embargo soy el mismo tipo que escribió Spanish movie o Bon Appetit y ahora acabo de terminar una comedia romántica de acción, así que sigo trabajando en dejar a la gente desconcertada.

¿Cuál es el mayor halago y el peor juicio que le han hecho a su cine?

Quizás el mayor halago y el peor juicio estén en la misma frase: «la ultima peli de Paco Cabezas no parece española». Supongo que es un piropo pero a la vez hay muchos directores españoles que hacen un cine magnífico y no se merecen una frase así. Pero como te decía, intento no pensar demasiado en lo que dicen de mi cine, prefiero las reacciones sencillas y viscerales del público. No hay nada mejor que una sala llena y oír las carcajadas.

¿Es Hollywood tan descabelladamente frívolo como parece?

Hay mucha gente frívola pero también hay mucho amor al cine, simplemente tienes que juntarte con la gente apropiada. Yo, por ejemplo, no voy mucho a Beverly Hills y como recorro Hollywood en patinete, estoy, nunca mejor dicho, a pie de la calle. Siempre que he ido a una reunión de los grandes estudios o he tenido una cena en un restaurante caro he ido con el patinete. Al principio se quedan un poco con los ojos como platos. A mí me interesa contar historias. Recuerdo que una vez un productor me dijo que si aceptaba hacer una película que me estaba ofreciendo, podría comprarme un descapotable. Yo le dije que no sabía conducir y que lo único que quería era hacer una buena película. Supongo que esa anécdota resume un poco mi relación con Hollywood.

¿Cómo se sintió al ver que su película Carne de neón era tan valorada allí, quizá más que en su propio país?

La verdad es que los americanos tienen una cosa muy positiva y es que ven nuestras películas de manera muy limpia. No saben que Mario Casas es un ídolo de adolescentes, aunque sea un actor increíble y poco a poco se esté librando de ese San Benito. En Hollywood no ven una película por lo que es sino por lo que puede ser tu carrera. A mí me es igual que sea aquí, en Hollywood o en la China; lo que me interesa es hacer cine.

Lo bueno de Hollywood es que es una industria muy sana y donde hay muchas puertas abiertas. Aquí las puertas a veces están un poco oxidadas pero ahí estamos, echándoles un poco de tres en uno. Igual las terminamos de abrir y volvemos a rodar en España.
mrright
¿Cuándo Nicolas Cage se interesó por usted para la dirección de Tokarev, fue el punto en el que usted pensó que había llegado donde quería, fue en otro anterior o ese momento aún no ha llegado?

A veces le digo a mi novia de broma que yo no debería estar lavando los platos, que soy un director importante y por supuesto que estoy de coña, trato de tomarme a mí mismo bastante poco en serio. Pero es verdad que este trabajo no se termina nunca, cada película hay que financiarla, hay que trabajarla, estás escribiendo cuatro proyectos a la vez y trabajando en la banda sonora de otro. Nada te viene hecho y nunca dejas de trabajar.

Si te digo la verdad, el momento en que pensé que había llegado donde quería fue en la primera proyección del corto Carne de neón. Fue la primera vez que vi a un público reír y disfrutar con algo que yo había escrito. Me di cuenta de que se había abierto un canal de comunicación, me provocó tal emoción que espero que ese canal siga ensanchándose y no se cierre nunca.

Uno de sus proyectos más interesantes fue el guión de Bon appétit, una película muy diferente al resto de su filmografía. ¿Cómo recuerda la experiencia?

Muy positiva. David Pinillos, el director, y yo somos muy amigos y a la vez personas muy diferentes. Yo soy más excesivo, más barroco y él es de la escuela del «menos es más». Y yo creo que esa combinación le vino muy bien la película. Es contenida pero con mucho corazón. Luego es cierto que la ves y piensas «esto no lo hubiera rodado yo así » pero eso es lo bonito de hacer cine. Es un trabajo de familia, de equipo, donde todos aportan algo diferente, imperfecto y maravilloso. No hay nada más aburrido que trabajar solo, en un cuadro por ejemplo. Por eso cada vez me considero más director y menos guionista. Estoy enganchado al rodaje.

En una entrevista usted manifestó, acerca del cine español, que “una industria sana es una industria que se ríe de sí misma”. ¿La industria cinematográfica española es un chiste de mal gusto o ya va teniendo más gracia?

En los últimos años el cine español ha crecido muchísimo. No hace mucho era sólo de autor y ese es un cine que se toma demasiado en serio a sí mismo, con un ego demasiado grande, sin pensar en el público. Sin embargo, a raíz de El día de la bestia y de otras grandes películas de los 90, el cine español ha reencontrado a su público. Creo, sin duda, que este es el camino. Este fin de semana, sin ir más lejos, hay tres películas españolas liderando la taquilla y dos de ellas son comedias, así que creo que el cine español tiene gracia y mucha.

 paco4

Fernando D. Padilla

Fernando D. Padilla

Periodista enamorado del cine y de hablar sobre él. Pese a ello, las personas que valen lo hacen más por lo que callan que por lo que dicen.
Fernando D. Padilla

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.