Oro: La resurrección de Agustín Díaz Yanes

La invasión y colonización de las Indias fueron el Vietnam del extinto Imperio Español. Los propios Raúl Arevalo y Óscar Jaenada así lo han reconocido en numerosas ocasiones para promocionar el mejor trabajo de encargo realizado hasta la fecha por Agustín Díaz Yanes (‘Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto’). En consecuencia, Yanes aborda este episodio colonial como si se tratara de otra de las múltiples recreaciones sobre la derrota norteamericana, más de cuatro siglos después, en el país soberano del Sudeste Asiático.


Las rencillas internas, el odio fraternal, las rivalidades personales provocadas por la segregación regional -en eso apenas hemos cambiado- y la traición por un botín (o por una mujer) se acrecentan por la fiebre y la desesperación de un atajo de cuatreros perdidos en mitad de la jungla, tanto o incluso más que en ‘Corazones de hierro’ (1989, Brian De Palma) o ‘Platoon’ (1986, Oliver Stone). Lo único que cambia aquí respecto al modelo previo es la ubicación histórica del relato y el amo al que sirven estos perros sin escrúpulos que buscan fama y fortuna en tierra de nadie porque no tienen nada que perder.


‘Oro’ (2017, Agustín Díaz Yanes) se acerca mucho menos a los terrenos del western que a cualquier otra jungle movie donde el peor enemigo de sus protagonistas no son aquellos a quienes someten, invaden o persiguen, sino sus propias almas corrompidas. Esto es cine de aventuras en su concepción más pura.

Antonio López

Antonio López

"Pregúntame por las películas que quieras salvo las que no conozco, de esas no he visto casi ninguna."
Antonio López

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.