Ahora o Nunca: Nueve Apellidos Vascos

Mi abuela materna, que era una republicana convencida, culta, aseada y viajada, de las que se ríen incluso cuando se enfadan, meticulosa hasta el extremo, perfeccionista patológica y que para más inri se llamaba Saladina, sentenciaba a menudo  que “al que asa dos conejos a la vez, uno se le quema”.

Mi abuela que, además de muy sabia, era mil veces más graciosa que Ahora o Nunca, me ha inculcado desde niña una escala de valores y principios orientada a que mi comportamiento para/con los demás naciese siempre del respeto, la empatía y la comprensión… porque es verdad: está muy feo reírse de las personas por sus carencias, incapacidades o insuficiencias. A cada uno le gusta lo que le gusta y no hay más. No voy a ser yo –digna heredera de ese espíritu permisivo y librepensador- la que tan alegremente entre a juzgar las subjetividades ajenas. Por dios que no. Con mi inmenso corazón en la mano os digo que no podría.

Menos a los fans Dani Rovira, tal vez. Y es que no hay clemencia en el mundo para tanta inconsciencia. Esa especie de híbrido entre Hugh Grant y Pablo Alborán, que nos ha vendido actimeles, helados, cerveza y ropa rebajada desde el inexplicable éxito de Ocho Apellidos Vascos –y que a mí, personalmente, me pone más nerviosa que un congreso de Minions- se ha creído que todo el monte es orégano, que con cuatro tics se construye un personaje y que además es más bonito que un remolque recién pintado. El flamante yerno de España (pobre del cuñado que se lo lleve) e incomprensible ganador de un prestigioso –el suyo un poco menos- Goya de la Academia de Cine ha intentado repetir fórmula en esta comedia nupcial de tintes brit que le ha consagrado ya como estrella absoluta del menos exigente de los géneros, gracias a la ingenuidad, la candidez y la ternura que desprenden sus papeles. Todos. O sea, los dos. Que para ser justos son el mismo, porque este chico –desde el cariño lo digo- es pony de un solo truco.

danii

Y si Dani Rovira en el papel de Dani Rovira no sale demasiado beneficiado de este pastiche, peor suerte parece correr María Valverde en el papel de una Keira Knightley hasta arriba de strawberry cheese cupcakes a la hora del brunch. Ella se dedica básicamente a sonreír. A dar saltitos y a sonreír. Y a hacer que yo en el papel de Antonio Recio versión largometraje me cague en los tulipanes con tanto goodfeelinismo instagramero, me sobre mierda para rellenarle los canales a los holandeses y desee con toda mi alma que la atropelle el autobús de  Melody en ese papel que jamás debió salir con vida de la sala de montaje.

maria

Decía mi abueliña, que para colmo de bondades también era indulgente y generosa, que “Cando pases pola terra dos tortos, pecha un ollo”. Y sí. doy fe. Siendo la mitad de exigente, de rigurosa y de ordenancista puede resultar que esta cinta tenga puntos positivos. Dos concretamente: Las siempre estupendas Gracia Olayo y Yolanda Ramos.  Lo demás es para quemarlo y empezar de cero.

  • Estreno: 2015 6.8
  • Género: Comedy
Eva y Alex son una pareja que, tras años de noviazgo, decide casarse en el lugar en el que se enamoraron, un pequeño pueblecito de la campiña inglesa, pero una huelga de controladores impide que el novio y los invitados se reúnan con la novia y s Leer más
Maria Nymeria

Maria Nymeria

Subeditora y redactora en la Revista Tviso. "El cine es como la vida pero sin las partes aburridas" Alfred Hitchcock
Maria Nymeria
It's only fair to share...Share on Facebook60Tweet about this on TwitterShare on Google+1Print this pageEmail this to someone

7 Comentarios

  1. ojala fuera la vida así¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    Post a Reply
  2. Pues para tener un 6´8 siendo una puta mierda, has sido indulgente de carallo.

    Post a Reply
  3. En fin, que mejor veo un capítulo de Mr Robot…

    Post a Reply
      • Verla?? Que va! Lo que tenía pensado era aprenderme cada dialogo…

        Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.