Nuestro último verano en Escocia

Para los que no lo sepan, es una película de BBC Films. Acaba de llegar a España, pero se estrenó en el extranjero ya el pasado septiembre. Y aunque le ha costado aterrizar en nuestro país, esta película ha llegado prometiendo traernos un poco de humor al más puro estilo Pequeña Miss Sunshine. Y efectivamente lo ha logrado.

Nos encontramos ante una historia divertida, fresca, de trama casi surrealista por la situación que plantea. No se limita a hacer reír. Contiene un emotivo mensaje que, cómo no, en algunos momentos se vuelve demasiado pasteloso o predecible, algo que viene siendo habitual en este tipo de largometrajes. Pero esto se ve compensado sin muchos problemas por el resto del guion y la historia como tal, dando lugar a una tierna película plagada de golpes de humor y que sabe apreciar el valor de la familia, de la sinceridad, y de la inocencia. Cosas que viene bien revisar hoy en día.

 

 

La historia empieza con una mentira. La preparación de una mentira, de hecho, y como matizaría Lottie (Emilia Jones), una de las niñas protagonistas, en realidad es OTRA más para la libreta… Va a ser el último cumpleaños de Gordie (Billy Connolly), abuelo, enfermo de cáncer, y a punto de celebrar con su familia una enorme fiesta de despedida. Los organizadores son sus hijos, Gavin (Ben Miller) y Doug (David Tennant). Para no dar ningún disgusto a Gordie, Doug decide falsear su situación familiar y llevar a toda su familia a su Escocia natal para el cumpleaños. La cuestión es que él y su mujer Abi (Rosamund Pike) llevan ya un tiempo separados tras una infidelidad del escocés… No acabaron en buenos términos, pero a pesar de las disputas, la ex-pareja y sus tres hijos cogen el coche para viajar hasta las Tierras Altas. Este viaje será el prólogo de la verdadera historia. En el viaje por carretera se nos presentan los miembros de la pintoresa familia, y la conclusión se saca rápido: la van a liar. Esos niños la van a liar. Por un lado está Mickey (Bobby Smalldridge), aficionado a la mitología nórdica y a los vikingos (¡Oh, todopoderoso Odín!), y por otro su hermana mayor, la antes mencionada Lottie, prototipo de hija lista y más sensata que sus padres, que vive resignada su situación. La tercera es la pequeña Jess (Harriet Turnbull), una niña con espíritu cleptómano (¿y las llaves?) y piedras con nombre como amigas.

 

 

En Pequeña Miss Sunshine, el viaje como tal se convierte en la parte fundamental y principal del desarrollo de la película. En este caso no, y ahí reside la gran diferencia. La cosa mejora en cuanto la familia de Doug llega a Escocia. El espectador también se vuelve consciente de esto indirectamente, básicamente tras la primera aparición del avestruz. Sí, sí. No es una errata. Un avestruz. En Escocia. Tiene lógica, lo prometo.

 

 

Atención, aviso de SPOILERS bastante grandes a continuación: el reencuentro de la familia con el abuelo conlleva algún que otro momento de sentimentalismo cortesía de Lottie, como ya he comentado antes. Lo más flojito de la película, sin duda. Sin embargo, también se empieza a jugar con la relación fraternal entre Doug y Gavin, repleta de rabietas infantiles y comentarios sarcásticos que son oro puro. Sarcasmo del nivel de Doug aplaudiendo sin parar en la casa domótica. Todo esto se ve llevado al extremo cuando los niños montan el mayor desastre del que podrían ser capaces. De nuevo al igual que en Pequeña Miss Sunshine, el abuelo decide descansar en paz en el peor momento posible. El día de su fiesta de cumpleaños, en una playa mientras cuidaba de los pequeños. Fantástico. Casi tanto como la idea que se les ocurre llevar a cabo a los tres nietos. El abuelo dijo que quería un funeral vikingo, ¿no? Pues hagámoslo. Que los mayores no nos dejarán. De esta forma, y con mucho esmero, todo hay que decirlo, los niños mandan en una balsa el cadáver en llamas de su abuelo, a navegar mar abierto.

 

 

Por supuesto, cuando los adultos se enteran, la situación se complica, yendo a más, llegando a los extremos más insospechados… como el (genial) descubrimiento del secreto de la mujer de Gavin. Entre ese hilarante vídeo, calabazazo incluido, y la fabulosa noticia que los pequeños traen de vuelta a casa, el cumpleaños-funeral se convierte, sin duda, en lo mejor de la película (FIN SPOILERS).

¿Veredicto? Aprobada, con un 7 de 10. Una buena opción para ver en esta época del año; hace calor y los paisajes escoceses son una maravilla. Eso y que en las salas de cine hay aire acondicionado. Vuelven los planes cinéfilos veraniegos. Además, la banda sonora está bastante bien, con toques celtas que recuerdan vagamente al ritmo de la de El Señor de los Anillos (recalco el vagamente).

El reparto es bueno, Ben Miller clava el papel de Gavin, Rosamund Pike es maravillosa en todas sus interpretaciones, y David Tennant y su expresivo rostro son geniales. Para los que os suene Tennant y no lo hayáis ubicado, es el detective Alec Hardy de Broadchurch. También salió en Harry Potter, y por supuesto, interpretó al Décimo Doctor en Doctor Who, su personaje más popular.

 

 

Esto es todo. Si os quedan dudas, recordad que es de BBC Films… ¡tiene clase británica!

  • Estreno: 2014 7.8
  • Género:
Doug y Abi son dos padres normales que tienen tres hijos encantadores aunque muy excéntricos. Cuando el estrés de ser padres pone en peligro su estabilidad mental y su matrimonio, deciden realizar un viaje a Escocia con sus hijos. Allí participar Leer más
Rocío de la Aldea

Rocío de la Aldea

Proyecto de comunicadora audiovisual, scout, zurda, seriéfila y marvelita. Mi sueño es tener un dragón. Escribo cosas.
Rocío de la Aldea

Latest posts by Rocío de la Aldea (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.