MotherFatherSon: demasiadas teclas para un piano desafinado

Una de las series que había despertado más expectación en el año 2019 ha sido ‘MotherFatherSon’ por el hecho de ser el primer papel protagonista televisivo de la gran estrella cinematográfica Richard Gere con un guión de Tom Roy Smith, el multipremiado escritor por ‘American Crime Story. Versace’ o ‘London Spy’ , junto a actrices tan interesantes como Sarah Lancashire (Happy Valley), Helen McCrory ( Peaky Blinders) o la española Elena Anaya.

Por desgracia, el resultado se ha quedado bastante lejos de lo que muchos preconizaban tras ver todo ese talento, por intentar abrir demasiados frentes en una historia que nunca encuentra su tono ni su mensaje dando continuos bandazos entre muchos géneros como el drama familiar, el thriller político, la crisis periodística, el espionaje o las tragedias personales, como os vamos a analizar a continuación.

Ficha: MotherFatherSon 8 ep 55 min . Mar- Abr 2019 . Idioma: Ingles/ español. Cadena: BBC 2 ( UK) /

 

 

La trama :
Caden Finch ( Billy Howle) es el joven director del ‘National Reporter’ un diario de gran tirada británico propiedad de su padre el magnate estadounidense Max Finch (Richard Gere) .

Destinado desde su más tierna infancia a ser el heredero del imperio Finch, Caden ha estado siempre sometido a la férrea disciplina de su padre, como Max lo estuvo del suyo y completamente alejado de la figura de su madre Katrhyn (Helen McCrory) que fue obligada a desaparecer de su vida hace dieciocho años.

El imperio Finch, firmemente aposentado y con un poder inconmensurable capaz de poner y quitar primeros ministros en muchos países, sufre un golpe muy fuerte con una tragedia personal de uno de sus miembros que le obliga al patriarca a  replantearse sus planes de futuro para mantener su legado.

Esa tragedia supone también la vuelta de la madre al redil familiar con las sensaciones contrapuestas que le supone al heredero Caden ese reencuentro con su madre en esas circunstancias tan forzadas.

Ese trío de personajes principales al que hace referencia el estilizado título de la serie ‘MotherFatherSon’ son el motor que mueve la trama, pero lo que al principio parece un drama familiar ubicado en un conglomerado de empresas de telecomunicación, un poco en la linea de ‘Succession’ pero con los países intercambiados, pronto empieza a introducir historias y personajes secundarios con su propia agenda que empiezan a desvirtuar el núcleo central.

Las historias personales y amorosas de cada uno de los tres miembros principales se empiezan a entremezclar derivando incluso hacia las historias personales derivadas de esas tres personas externas, donde el interés se va diluyendo como agua en el azucarillo.

El segundo frente abierto es el terreno periodístico con las investigaciones de dos reporteros con sus vidas personales a cuestas que quieren destapar un gran escándalo político, ante la oposición frontal de su propietario Max Finch  y sus directivos.

Para acabar de complicar las cosas tenemos una elección general  para el cargo del  primer ministro, entre el actual premier de raza negra y religión musulmana y la principal opositora una populista empresaria de éxito, ambigua y demagoga que se disputan el favor de la prensa propiedad de Finch que hace y deshace carreras políticas.

El guion de Tom Roy Smith empieza a hacer aguas a partir del tercer episodio, pasando de ser un drama familiar más o menos centrado y realista a una distopia política con algunas situaciones delirantes, todo ello aderezado con algunas escenas de sexo gratuito para escandalizar a las jubiladas británicas y provocar sus protestas ante la BBC.

Richard Gere no se pone al servicio del personaje sino que circula por la pantalla como Richard Gere con ese aura de gran estrella que siempre ha tenido y mantiene, pero que en este caso no ayuda mucho a la credibilidad del personaje. Sus escenas son magníficas vistas de forma individual, pero globalmente ni construye ni hace evolucionar a ese Max Finch que no sobresale en ningún momento por encima del actor.

Todo lo contrario sucede con el desconocido debutante Billy Howle al que le toca el complicadísimo  personaje de Caden Finch, un personaje que sufre enormes cambios tanto personales como profesionales durante toda la miniserie. Esa evolución le permite lucirse al actor al poder mostrar todos los registros habidos y por haber, pero sin cuidar demasiado esas transiciones y con una cierta tendencia a la sobreactuación en algunos casos.

En el apartado femenino, Helen McCrory (der) me ha parecido bastante desaprovechada en el personaje de la madre que nunca me ha dejado claro que es lo quería en esa reconstrucción de la relación familiar, mientras que la mejor y de lejos ha sido la gran  Sarah Lancashire (izq) imponente como esa candidata populista siendo la única que se pone al servicio del personaje y no viceversa.

En el capítulo de curiosidades destacar que parte del rodaje de la serie se realizó en Sevilla, que sirvió de extraño decorado para recrear México, país de la nueva mujer de Max Finch, Sofia un personaje muy desdibujado interpretado con cierta desgana  y con un dudoso  acento mexicano por la española Elena Anaya, .

‘MotherFatherSon’ alterna de forma aleatoria puntos de interés con otros que no funcionan, por eso el resultado global ha sido discreto, tanto en audiencias como en críticas, ya que en el Reino Unido la han vapuleado bastante, con argumentos bastante parecidos a los que he suscrito en este artículo, incluyendo el cierre forzado de su 1T.

Al ser una serie diferente y con una narrativa especial, os recomiendo que le echéis un vistazo a ‘MotherFatherSon’ a ver si sois más benévolos en esa valoración de una propuesta arriesgada pero fallida según mi opinión, de la que podéis ver su trailer a continuación.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.