Memento Mori

Memento Mori es el título del relato corto escrito por Jonathan Nolan, que inspiraría el posterior film Memento, dirigido por su hermano Christopher y del que hablaremos en este post. Este supondría el inicio de la colaboración entre los dos hermanos, trabajando en la redacción conjunta de varios guiones cinematográficos, como Memento, El truco final, El caballero oscuroEl caballero oscuro: La leyenda renace o Interstellar. Una ya prolífica carrera pero que no ha hecho más que empezar.

Los Nolan

La visión de los hermanos Nolan.

 

El día que vi Memento, marcó un antes y un después en mi vida como cinéfilo. No tenía ni idea de que en el cine se pudieran hacer cosas como esas. I tan bien. La película formaría desde ese momento parte inamovible de mi TOP personal, y es que a día de hoy creo que no he visto nada igual a la estructura argumental y el tratamiento de Memento (Irreversible, de Gaspar Noé, usa una estructura parecida pero con distinto fin).

Su director, Christopher Nolan, dice que hay que ver la película como mínimo dos o tres veces, y poder así ligar todos sus cabos. Yo por si a caso ya la he visto unas cuantas veces más -no solo hay que resolver el puzzle, también hay que saborear cada una de sus piezas, varias veces-.

De hecho, aunque me gusta muchísimo el cine de Nolan (Batman beginsEl truco final, El caballero oscuro, Origen o Interstellar), sigo considerando Memento como la mejor película de su excelente filmografía.

mementobdcap2_original

Memento es, para mi, la mejor película de Nolan

 

No me acuerdo de olvidarte

La mayor singularidad de este filme es, sin duda, el avance en sentido inverso de la historia. Además, el original montaje de la película, está totalmente justificado. Desmemoriado el protagonista -incapaz de generar nuevos recuerdos a raíz de un trágico incidente-, no sabe la mayoría de las veces que es lo que ha estado haciendo minutos antes. Con el montaje cronologicamente inverso, los telespectadores nos sentimos como el protagonista, ya que no sabemos nunca que es lo que ha pasado anteriormente. Cada nueva escena es un reseteo tanto para nosotros como para Leonard. Así, generamos empatía con el pobre protagonista, ya que el director consigue que experimentemos constantemente su misma confusión.

Aun teniendo un timeline en principio desordenado, no deja ningún cabo suelto -cuenta con un muy buen guión-, por lo que debes prestar atención en todo momento, ya que tienes que ir revaluando la situación escena tras escena. Cuando el film termina sabes que tienes volver a ver la película. Y Nolan lo sabe también.

La película va alternando secuencias en blanco y negro con secuencias en color. Las escenas en blanco y negro avanzan de forma lineal, en sentido cronológico, mientras que las escenas en color se nos van mostrando en orden inverso a la cronología. Así se alternan durante toda la película hasta que finalmente se unen la ultima escena en blanco y negro con la última escena en color, seguidas y en orden cronológico -se funden maravillosamente-, llegando al final del relato -que no de la historia-.

memento time line

El Timeline de Memento. Haz click en la imagen para ampliar

 

Hechos, no recuerdos

La historia de Leonard Shelby (Guy Pearce) –post incidente- se escribe en tatuajes y polaroids. Incapaz de generar nuevos recuerdos, usa fotografías y tatuajes para sustituir la falta de memoria. Leonard recurre constantemente a la historia de Sammy Jankis (Stephen Tobolowsky), el cuál sufría también amnesia anterógrada. Sammy fue uno de los casos del Leonard -pre incidente- investigador de fraudes de seguros. Leonard utiliza la historia de Sammy para informar a la gente que le rodea de su condición, a la vez que le sirve para proyectar pecados irreconocibles de su propia vida, muy relacionados también con su enfermedad.

Lenny, al contrario de Sammy, es capaz de aprender por condicionamiento, por eso no para de repetir la historia de Sammy Jankis.

memento-e1377906749332

“Recuerda a Sammy Jankis.”

 

En la película vamos viendo como la extraña y problemática condición del protagonista da pie a que el resto de personajes se aprovechen de él, sabedores de que la víctima no podrá recordar nada de lo sucedido, incapaz no solo de exigir responsabilidades a sus agresores, si no también de diferenciar entre un amigo y un enemigo. Teddy (Joe Pantoliano), es un policía malintencionado que se hace pasar por amigo de Leonard, al que conoció cuando le encargaron el caso del ataque a su mujer. No sabemos del todo bien cuando se acabaron las buenas intenciones, pero lo que está claro es que Teddy ya no se toma en serio a nuestro desmemoriado protagonista. La Femme Fatale del relato es Natalie (Carrie-Anne Moss), vengativa y manipuladora, centra alguno de los momentos más crueles -la situación con los bolígrafos-. ¡Pobre Lenny!.

Conforme nos acercamos al final escuchamos la revelación sobre los hábitos del protagonista -“ese es quién eras, no en lo que te has convertido“-, y entendemos que incluso él mismo decide usar su propia enfermedad para negar todo lo sucedido tras el accidente, con respecto a su mujer y a si mismo. Decide no ser honesto con su yo futuro, ya que sabe que no se acordará de lo sucedido -incluso él se aprovecha de si mismo-, por lo que decide reescribir los acontecimientos (tatuajes), reeditar el puzzle de su vida (las páginas arrancadas del informe policial), mantenerse ocupado en la búsqueda de elementos que le permitan seguir sintiendo que está haciendo lo que debe, siempre con el recuerdo de su mujer presente. Con un objetivo claro y definitorio, la venganza de su esposa.

mementooo

“¿Me miento a mi mismo para ser feliz? En tu caso, Teddy, si lo haré.”

 

Ese momento al final cuando unes las piezas y te das cuenta de lo horrible que es la vida de Leonard. Y él a veces se da cuenta también, por eso se esfuerza en seguir adelante, en seguir olvidando.

Víctor Raventós

Víctor Raventós

Editor de contenidos web. Amante del buen cine y las mejores series.
Víctor Raventós

Latest posts by Víctor Raventós (see all)

It's only fair to share...Share on Facebook46Tweet about this on TwitterShare on Google+1Print this pageEmail this to someone

2 Comentarios

  1. Te recomiendo echarle un ojo al primer film de Nolan, “Following” (1998), tiene un tono demasiado experimental que a veces carga un pelín y a veces recuerda demasiado al primer Gus Van Sant -uso del B/N inclusido- pero puede resultar interesante a ratos.

    Post a Reply
    • Está muy bien Following, muestra ya algunas características del cine de Nolan. No la nombré por que no me atrapó tanto como sus posteriores trabajos pero ciertamente es un trabajo curioso.

      Si que me gustó mucho un corto suyo llamado DOODLEBUG (con el mismo actor de Following), aquí lo dejo, son 3 minutos:

      DOODLEBUG – short film by Christopher Nolan

      Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.