Locke & key : el juego de las llaves en el escape room de una mansión

Los libros de cómics son el suministro principal para muchas propuestas actuales, porque como en el cerdo se aprovecha absolutamente todo y cualquier aventura que haya sido plasmada en las paginas de una novela gráfica puede ser susceptible de convertirse en serie o película. Ese ha sido el caso de ‘Locke & Key’, una serie basada en unas historias de corte sobrenatural con toques de terror que tienen lugar en una mansión del estado de Massachusetts.

Como en muchos otros ejemplos de la factoría Netflix. ‘Locke & Key’ es otra de esas series capicuas donde el interés se centra en el episodio inicial y en el final que es cuando suceden cosas interesantes al presentar y cerrar el arco narrativo, mientras que en el resto de la historia se dedican a dejar pasar el tiempo con tramas insulsas y de relleno, dedicando apenas cinco o diez minutos para hacer avanzar la historia central.

Lo cierto es que ‘Locke & Key’ no me ha parecido nada del otro mundo, desaprovechando una buena oportunidad de seguir por el  buen camino de su episodio piloto, antes de dejar que el algoritmo marque sus ritmos y cadencias para conseguir que la gente siga viendo la serie de forma compulsiva con alguna cosa interesante cuando empieza a estar harto de ella, como te voy a analizar a continuación.

Ficha: Locke & Key 10+ ep 50 min .  Feb 2020- . Idioma: Ingles/ español Cadena: Netflix ( E)

La trama :
La familia Locke, formada por la madre Nina y sus tres hijos Tyler, Kinsey y Bode deciden mudarse desde Seattle hasta la ciudad de Matheson en el estado de Massachusetts, como forma de sobrellevar la muerte de su marido, un  profesor que fue asesinado a manos de un estudiante.

Con el traslado a la mansión de la familia de su marido, los cuatro buscan iniciar una nueva vida en la otra punta del país, pero pronto se van a dar cuenta que no va a ser sencillo, cuando los niños empiezan a encontrarse una serie de llaves misteriosas que abren de forma mágica  puertas que llevan a otros lugares y dimensiones.

De forma simultanea se van a dar cuenta que existen unas fuerzas del mal y unas entidades demoníacas que también buscan esas llaves pero para unos propósitos bastante más malignos e inconfesables.

La trabajada cabecera de la serie nos introduce en ese mundo mágico de llaves y cerraduras.

‘Locke & Key’ desarrolla la acción a dos niveles por un lado el misterio central que representa el descubrimiento de las llaves de forma sucesiva  y las claves para poder entender  mejor su funcionamiento y sus poderes.

Por otro lado tenemos un drama estudiantil con las historias de los tres hijos en el instituto local. Al ser novatos van a conocer los diferentes grupos que allí conviven, con la habitual búsqueda de su sitio en el escalafón escolar..

No es muy difícil imaginarse que lo que mantiene el nivel de ‘Locke & Key’ es el misterio de las llaves con una complejidad que permite a los espectadores más obsesivos hacerse un mapa de la mansión, de las puertas y de las llaves que lo abren. El problema es que esa complejidad deriva en muchas ocasiones en confusión, cuando empiezan a mezclar lineas temporales, personajes del pasado y otros elementos.

Cada semana vemos a nuestra familia meterse en innumerables peligros de los que siempre suelen escabullirse con el comodín de la llave, pero por lo menos es mucho más interesante que la trama escolar, donde el rodaje de una película de terror amateur es un auténtico agujero negro a nivel narrativo.

Los actores no están mal y se esfuerzan para hacer creíbles unos giros bastante mal diseñados. Entre ellos destaca Darby Stanchfield como la matriarca del clan Locke, que hace todo lo posible por defender a sus retoños de esas fuerzas desconocidas que les amenazan continuamente, en un personaje muy alejado de su asesora de ‘Scandal’.

Los tres chavales lo hacen bastante bien y no deja de ser una lástima que los tengan ocupados con correrías estudiantiles de instituto cuando demuestran lo que saben hacer en las tramas sobrenaturales, en especial Connor Jessup (American Crime) en el papel del hermano mayor Tyler y la debutante británica Emilia Jones como su hermana Kinsey.

El más cargante de los tres es el jovencito Jackson Robert Scott como el pequeño Bode, pero aún así sigue siendo tolerable, comparado con otros casos.

Si os gustan las series de corte mágico como ‘The Magicians’ o ‘The Librarians’ o si sois amantes de esos cómics, seguramente le vais a encontrar más alicientes a ‘Locke & Key’ que no es una mala serie pero a la que tampoco  le he encontrado nada destacable, excepto para pasar el rato en una tarde tonta.

Os dejo con el trailer oficial de su estreno en Netflix, el pasado invierno.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.