Lean on Pete: un antiwestern moderno

Tras que realizara recientemente el gran film de 45 años, Andrew Haigh se ha unido con su última película, a la lista de cineastas europeos que se han aventurado en el mundo del oeste americano, en busca de inspiración, con su nuevo film Lean on Pete.

Basado en la novela de Willy Vlautin, Lean on Pete es una especie de antiwestern moderno basado en nuestros días, con reminiscencias de films de Sam Peckinpah, como El rey del rodeo, o de Nicholas Ray, como Hombres errantes. Los hipódromos de las ciudades pequeñas, y los intrépidos forasteros que las pueblan, proporcionan el tema y la atmósfera de la historia narrada por Haigh sobre un joven soñador que descubre las duras realidades de este nuevo oeste.

La película sigue a un adolescente de quince años llamado Charley Thompson –interpretado por Charlie Plummer, quién se llevó en el 74 Festival de Venecia el Premio Marcelo Mastroinanni, premio que ha logrado catapultar muchas carreras interpretativas-.

Charley es hijo de un padre soltero que trabaja en almacenes en el noroeste del Pacífico, y viven sin demasiada estabilidad. Esperando un nuevo comienzo, se mudan a Portland, Oregón, dónde Charley coincide un día con Del –interpretado por un gran Steve Buscemi-, un entrenador de caballos que le ofrece trabajar para él cuidando a sus caballos de carreras. Así conoce y entabla un fuerte vínculo con uno de los caballos, llamado Lean on Pete, quién da título al filme.

Los problemas de su padre terminan salpicándole y dejándole desamparado, mientras que paralelamente Del termina queriendo deshacerse de Lean on Pete. Todo ello lleva a Charley a emprender un viaje cual alma perdida por los vastos terrenos de Oregón.

Lean on Pete fue una de las películas más interesantes de la anterior 74 edición del Festival de Venecia, y dejó buenas sensaciones, a pesar que luego no se alzara con ninguno de los premios grandes, más allá del que recibió Charlie Plummer debido a un fantástica interpretación. Un filme que se siente sincero y sabe ser conmovedor y emocional, sin necesidad de sensiblería. Una pequeña y hermosa odisea, aunque a la vez también cruda e impotente, que retrata el trance de la adolescencia en la América profunda. Y cuyo visionado, no deja indiferente.

Rubén Seca

Rubén Seca

Graduado en Derecho en la Universidad de Barcelona. Master de Abogacía. Estudiante de Dirección de Cine en el ECIB.

“El cine es una enfermedad; cuando infecta tu riego sanguíneo, toma el liderazgo como la hormona más potente.”
-Frank Capra
Rubén Seca

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.