Laberinto de paz : la controvertida e interesada neutralidad suiza

Las series históricas suelen despertar un cierto interés para conocer a través de las ficciones,  momentos desconocidos del pasado como el que narra ‘Laberinto de Paz’. Una producción de la televisión suiza-alemana que explica los complejos equilibrios de la Confederación Helvética para seguir siendo y pareciendo neutral tras el fin de la II Guerra Mundial y no convertirse en un refugio de nazis.

En esa encrucijada política donde la reconstrucción de Europa tras ser arrasada por la contienda mundial se ve comprometida tanto por intereses políticos como sobre todo económicos, la posición suiza es bastante incómoda en especial en el caso de la comunidad de habla alemana que nunca escondió sus simpatías por el régimen nacionalsocialista de sus vecinos del norte.

‘Laberinto de Paz’ es un reflejo muy interesante sobre las contradicciones que la neutralidad suiza tuvo en muchos aspectos de la economía de la posguerra, donde era más cómodo mirar hacia otro lado que escarbar en el pasado. Hoy  se ha estrenado completa en la plataforma Filmin, con esa traducción del original ‘Frieden’ que significa simplemente ‘Paz’.

Ficha: Laberinto de Paz 6 ep 50 min . Nov 2020 Cadena: SRF ( CH) / Filmin ( E)

La trama :

Tras el final de la II Guerra Mundial, la fabrica textil Frei situada en un cantón  fronterizo con Alemania, se encuentra en una situación muy delicada al depender de forma casi exclusiva de sus ventas a Alemania, bloqueadas tras el final de la contienda global.

En ese contexto se produce un relevo al frente de la fábrica entrando como patrón el joven Johan Leutenneger que se ha casado con Klara, la hija del patrón actual, lo que le ha abierto las puertas de par en par para ser el sucesor de su suegro al frente de la factoría en esos momentos tan  complicados.

La neutralidad suiza durante la II Guerra Mundial les permite jugar sin muchos problemas con ambos bandos, por un lado con Klara estableciendo y dirigiendo un establecimiento de acogida para jóvenes judíos supervivientes del campo de concentración de Buchenwald. En ese lugar intenta darles una educación y un solaz para que puedan curarse de los enormes traumas que siguen arrastrando tras los horrores que han vivido en primera persona.

Por otro lado su marido, intenta revitalizar su fábrica utilizando patentes e ingenieros textiles procedentes de la Alemania nazi y que buscan refugio en Suiza  huyendo de la persecución a que están sometidos para hacerles pagar por sus crímenes de guerra.

Esa contradicción de que en la misma familia tengan contactos con elementos procedentes del nazismo y en paralelo tengan un centro de acogida para jóvenes refugiados judíos va a tensionar hasta extremos insostenibles la relación del matrimonio entre Johan ( Max Hubacher, centro) y Klara (Annita Walt, der)

Además el hermano de Johan, Egon ( Dimitri Stapfer, izq) es un funcionario federal suizo encargado de investigar a los criminales nazis refugiados en Suiza para una comisión internacional de justicia, por lo que tiene un grave conflicto planteado para decidir entre la empresa o la familia, si lleva sus conclusiones hasta las últimas consecuencias.

Tras muchos años de investigación exhaustiva, su creadora Petra Volpe  ha querido mostrar en ‘Laberinto de Paz’  las diferentes posiciones suizas tras el final de la II Guerra Mundial, desde la de acogida de refugiados, hasta la de hacer prosperar la economia gracias a cerebros nazis, encantados de vender todos sus secretos y conocimientos, a cambio de un refugio seguro para ellos y su familia.

Esa dicotomía encendió una enorme polémica en la Suiza alemana en el momento de su estreno en noviembre de 2020, al escarbar en una etapa de su pasado que muchos no querían remover ni en pintura por las consecuencias que podrían tener todavía en la actualidad si salieran a relucir los contubernios entre muchas empresas de los cantones de habla alemana y  criminales de guerra nazis.

‘Laberinto de Paz’ es didáctica y entretenida con una buena pareja protagonista donde destaca en especial el trabajo de Annina Walt, como la abnegada y dedicada Klara, que le proporcionó el premio a la mejor actriz suiza de 2020, bien acompañada por Max Hubacher como su marido en la ficción.

‘Laberinto de Paz’ es una serie original al tratar un aspecto histórico interesante y desconocido a partes iguales por estos lares, por lo que nada mejor que aprovechar su estreno en la plataforma Filmin, para acercarse a conocer de primera mano la controvertida neutralidad suiza tras la II Guerra Mundial, como muestra el tráiler oficial de su estreno en la televisión publica de la suiza alemana.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.