Joshua Oppenheimer presenta «The look of silence» en Berlín

Tras presentar el documental The look of silence en el festival de Venecia, donde se llevó el Gran Premio del Jurado y el Premio FIPRESCI, Joshua Oppenheimer ha procedido a presentar dicho documental en el festival de cine de Berlin, en la sección de Berlinale Special Gala. Asistió acompañado de su amigo y a su vez el productor, Werner Herzog, y, tras la proyección del documental, concedieron conjuntamente una muy interesante conversación acompañada de una posterior ronda de preguntas con el público, a las cuales Joshua respondió con mucha soltura y elegancia, profundizando mucho en las respuestas.

The look of silence portada

Dos años más tarde de estrenar el documental The act of killing, que tuvo una gran acogida mundial y fue incluso nominado al Oscar a mejor documental, Joshua Oppenheimer trae el complemento perfecto mediante The look of silence, con el cual nos vuelve a transportar a los desgarradores sucesos que se perpetraron en Indonesia en 1965, donde se exterminó a cerca de un millón de personas, por el simple motivo de ser presuntamente comunistas. Uno de los exterminios más grandes en los tiempos recientes, y a pesar de ello, de los más desconocidos a su vez. Se trata de la réplica perfecta: las mismas formas, el mismo estilo poético y un parecido estilo narrativo que logra removerte la conciencia y provocarte un huracán de emociones muy dispares.

Tal y como explicó Joshua en la charla posterior a la proyección, este segundo film fue mucho más peligroso de rodar que su precursor, donde sus vidas peligraban de verdad si no se andaban con cuidado. De hecho, ambos documentales se empezaron a rodar a principios del año 2000, y The act of killing ya estaba terminado desde hacía tiempo, pero su estreno habría supuesto un peligro e impedimento para terminar de pulir este segundo documental. Y antes de estrenar The look of silence, se aseguró primero de que la familia protagonista se mudase a otro lugar donde estuviese a salvo, pues por desgracia, los que perpetraron las masacres en el 1965 siguen en el poder, o siendo vecinos de los familiares de las víctimas.

the look of silence

En esta ocasión, Joshua nos introduce en el seno de una familia adorable, que fue víctima de los desoladores acontecimientos de 1965, donde perdieron a un hijo, al cual asesinaron de una forma brutal y sin escrúpulos. Ver a los asesinos relatar dichos acontecimientos entre bromas y risitas en el lugar de los hechos muchos años más tarde, es extremadamente escalofriante.

Así las cosas, uno de los hermanos procede a intentar revivir los acontecimientos, 40 años más tarde, y acude para ello al encuentro de todos los que tuvieron alguna relación con la muerte de su hermano, para descubrir y analizar sus reacciones y comentarios. El enfrentamiento del hermano de uno de los ejecutados con las miradas de los asesinos. De dichas conversaciones, entre muchas otras cosas, queda plasmado un autoengaño generalizado por parte de los agresores.

the look of silence imagen

Pero no solo es escalofriante escuchar las barbaridades que relatan los perpetradores del exterminio, sino que el silencio en si, tal y como lo logra transmitir Joshua, consigue ser todavía más demoledor e inquietante. En palabras del mismo Joshua: «Tenemos que detenernos, reconocer las vidas destrozadas y esforzarnos en escuchar el silencio.«

Y es que, citando el haikus del maestro Mario Benedetti:

«Hay pocas cosas 

tan ensordecedoras

como el silencio.»

the look of silence imagen 2

El documental es, en definitiva, una visión desgarradora del pasado de Indonesia, donde victimas y agresores son en muchas ocasiones incluso vecinos, y viven por ello entremezclados, a pesar que las heridas del pasado no hayan cicatrizado, ni lo lleguen a hacer jamás. Si The act of killing se centraba sobre todo en revivir los acontecimientos de 1965, éste tiene además el valor añadido de mostrar como se enfrentan algunas personas, transcurridos ya tantos años sin que nadie haya hecho ni dicho prácticamente nada al respecto, a dichos sucesos.

Sin más dilaciones, decir que lo recomiendo encarecidamente, así como a su predecesor. A pesar de ser un  film muy duro y de dejarte bastante destrozado por dentro, es un visionado imprescindible e incluso necesario, para descubrir las atrocidades que se realizaron y que no deben quedar en ningún caso en el olvido.

En palabras del protagonista, Adi, hermano del ejecutado: «Sólo quiero que reconozcan lo que hicieron y que admitan que fue un error. Luego seré capaz de perdonar».

Rubén Seca

Rubén Seca

Graduado en Derecho en la Universidad de Barcelona. Master de Abogacía. Estudiante de Dirección de Cine en el ECIB.

“El cine es una enfermedad; cuando infecta tu riego sanguíneo, toma el liderazgo como la hormona más potente.”
-Frank Capra
Rubén Seca

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.