Jean-Claude Van Johnson: Dilapidar el poco prestigio que te queda

El último recurso que le queda a muchos actores que tuvieron una gran fama en un momento determinado del pasado como Jean-Claude Van Damme es realizar una serie televisiva donde se preste a autoparodiar el personaje de manera análoga a lo realizado por David Hasselhoff o Andrew Dice Clay y a un nivel superior Matt LeBlanc, con el objetivo de realizar una operación nostálgica encaminada a recuperar el cariño de sus fans que casi les habían olvidado, con historias plenas de guiños a su gloriosa carrera .

‘Jean-Claude Van Johnson’ ha sido el vehículo utilizado por el karateka belga para intentar reflotar su carrera, pero los resultados no han sido precisamente muy satisfactorios, excepto para los miembros de  sus clubs de fans más acérrimos.

No obstante, incluso en mi caso que siempre me ha gustado bastante y he visto casi todas sus películas, no me ha convencido en absoluto y la fulminante cancelación de la serie por parte de Amazon tras su 1T, me confirma que no he sido el único con esa impresión, como os voy a analizar a continuación.

Ficha: Jean-Claude Van Johnson 6 ep 30 min .  Dic 2017- . Idioma: Ingles/ Español Cadena: Amazon (USA/E)

La trama:

Jean-Claude Van Damme lleva dos años retirado de su doble vida en la que al lado de su carrera como estrella cinematográfica de las artes marciales había sido un espía internacional con el sobrenombre de Jean-Claude Van Johnson, llevando a cabo todo tipo de misiones peligrosos para una agencia secreta del gobierno USA.

Un encuentro espontaneo con Vanessa que había sido el amor de su vida y su ayudante en sus tiempos de espía, le hace replantearse su vuelta a la acción en su doble faceta como actor y espía, para volver a conquistar a su amor perdido, por lo que contacta con su superiora en la organización, para retornar al servicio activo, a pesar de lo oxidado que está tras dos años retirado, como podéis ver en el trailer de la serie.

Su misión principal le lleva a Bulgaria al rodaje de una película ‘Huck’ que debe compaginar con una misión sobre un posible arsenal nuclear que debe localizar y neutralizar.

Esta serie no es el primer intento de autoparodia de Jean-Claude Van Damme, puesto que en 2008 ya realizó una película franco-belga ‘JCVD’, con una premisa similar interpretándose a si mismo como una estrella en declive que se ve envuelto en un atraco de un banco con rehenes, en donde puede lucirse como un héroe

En esta ocasión se ha rodeado de personas influyentes como el director y productor Ridley Scott que ejerce de productor ejecutivo de la serie y con el guionista Dave Callaham responsable de la saga de héroes de acción crepusculares ‘The Expendables’ que aquí conocimos como ‘Los Mercenarios’ en la que Jean-Claude participó en la segunda entrega.

La serie siguió el sistema inicial de Amazon con un piloto emitido en verano de 2016 para ser sometido a la votación del público que aprobó por amplia mayoría, para recibir el encargo de una primera temporada de 6 ep., centrado en ese rodaje de la película ‘Huck’ como tapadera de su doble vida, ademas de ser el centro de sus fantasías como las del siguiente video.


El piloto es lo mejor de la serie y de lejos, lleno de autoreferencias a las películas de la carrera de Van Damme, al mismo tiempo que establece la premisa inicial de la serie que por lo menos al principio parecía intrigante. Amazon además se involucró mucho en la promoción del estreno el pasado diciembre, con un gran acto en París, ante el que no escatimó en gastos invitando a numerosa prensa especializada de nuestro país.

El problema es que todo lo que vimos en el piloto eran puros fuegos de artificio porque no consiguen en ningún momento combinar de forma convincente el aspecto de estrella de cine con el de espía internacional, con un tono que iba dando continuos bandazos de la autocomplacencia artística de la estrella a la autoparodia, sin conseguir centrarse en ningún momento, predominando un  aire taciturno de juguete roto.

La irregularidad era extrema, ya que al lado de escenas de acción reminiscentes de sus mejores películas, nos encontramos con momentos ridículos y de verdadera vergüenza ajena como cuando Jean-Claude Van Damme se empecina en interpretar a su gemelo Filip, que hunden por completo cualquier credibilidad de la serie, por lo menos desde mi punto de vista.

El ego de Van Damme revolotea en todo momento en la serie, hecha a su mayor gloria, evitando cualquier referencia a su turbulenta vida privada, dejando su faceta amorosa para conquistar a la elusiva Vanessa, bien interpretada por una esforzada Kat Foster merecedora de mejores papeles.

Esa falta de concreción en la dirección de la serie ha sido su principal lastre, ya que podría haber funcionado como comedia disparatada o incluso como una serie de espías, pero la mezcla de ambos conceptos con semejante poca traza, hizo que se agotara mi paciencia, a pesar de mi cariño por el Jean-Claude Van Damme de los ochenta y noventa.

Algunos seguidores me han comentado que es un producto exclusivo para los fans del actor belga, lo que puedo aceptar, pero si en mi caso que estaba predispuesto a que me gustase no lo ha conseguido, tengo serias dudas de su funcionamiento en general más allá del piloto, que es lo único que se salva de la quema, junto a escenas de acción como la siguiente, que nos recordaban viejos tiempos.

La nostalgia no puede ser una patente de corso para intentar colarnos cualquier cosa con el único apoyo de nuestro cariño por el pasado de un personaje como Jean-Claude Van Damme al que no solo se le ha pasado el arroz sino que se le ha quemado, aunque no niego que a su club de superfans le pueda encantar ver de nuevo al ídolo de todos los videoclubs del siglo XX.

Para cualquier comentario no dudéis en contactarme aquí o a través de mi cuenta de twitter (@lmejino). Hasta la próxima

Lorenzo Mejino

Lorenzo Mejino
Follow me

Lorenzo Mejino

Autor del blog "Series para gourmets" del Diario Vasco, donde descubrimos series de todos los rincones del planeta, por recónditos que sean. Ingeniero de Caminos. Locutor olímpico.
Lorenzo Mejino
Follow me

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.