iZombie: la Veronica Mars come-cerebros

 Cuando Rob Thomas se embarcó en este proyecto no todos confiaban en su éxito. La CW prefirió estrenar la serie a mitad de marzo de este 2015 y limitarla a 13 episodios, a ver cómo respondía la audiencia. Liv y sus aventuras recibieron críticas muy positivas en sus primeros episodios. Esto le valió una renovación por una segunda temporada recién iniciada, convirtiendo a iZombie en una de las series destacadas de la cadena, y dejando a su vez en un segundo plano a otros shows antes estrenados en octubre como Los 100.

 La moda zombie que inició The Walking Dead se ha extendido por todo el ámbito televisivo, cinematográfico y audiovisual en general. iZombie se planteó como una apuesta de la CW que añadía al personaje del muerto come-cerebros un contexto mucho más cercano al que conocemos en la cadena: para el público joven.

 Rose McIver da vida (o no-vida) a la pintoresca Olivia Moore, una médico residente que termina convertida en zombie durante un ataque en una fiesta. Para sobrevivir a esto sin comerse a sus amigos o transformarse en una asesina en serie, comienza a trabajar en la morgue a las órdenes del encantador Ravi (Rahul Kohli), que pronto se convierte en su aliado en la búsqueda de una cura para el zombiismo. La cosa se pone interesante cuando la peliblanca descubre que sus particulares comidas le proporcionan visiones sobre las últimas horas de vida de cada fallecido. Fingiendo tener percepciones extrasensoriales, Liv empieza a explorar sus dotes de investigadora colaborando con Clive Babineaux (Malcolm Goodwin), detective de la policía de Seattle.

 Además de todo esto, la pálida protagonista cambia de personalidad en cada episodio, efecto secundario de su dieta, pues adopta gustos y actitudes de las víctimas de homicidio de la morgue. Esto facilita que cada una de las tramas sea distinta y fresca, además de ser un reto para la actriz protagonista, que consigue enamorar a la audiencia con su forma de actuar.

 De forma paralela a su vida como detective zombie, Liv tiene que mantener su vida personal controlada: por un lado intentando llevar una vida normal con su compañera de piso, su amiga abogada Peyton (Aly Michalka), mantener las apariencias con su familia, y superar la ruptura con su ex-prometido Major (Robert Buckley), que parece obsesionado con un caso de desapariciones de adolescentes en la ciudad… Por si fuera poco, Liv conoce a Blaine (David Anders), un zombie con motivaciones más radicales que las suyas y con ansias de poder, que le dará más de un problema.

 ¿Algo de todo esto os resulta familiar? Probablemente sí si habéis seguido el anterior gran proyecto en la cadena de Rob Thomas, el creador de iZombie: Veronica Mars. Esta serie finalizada de cuatro temporadas y una película sigue a día de hoy con un enorme fandom a sus espaldas. El argumento era más o menos sencillo: una ingeniosa joven (Kristen Bell), hija de un investigador privado, concilia sus vidas como detective y adolescente mientras trata de resolver el asesinato de su amiga. Toques cómicos, dramáticos, amorosos, y tramas de investigación de casos con una protagonista con carácter y encanto. Esta icónica heroína rubia es la mayor creación como personaje de Rob Thomas, que ha intentado repetir esta fórmula con bastante éxito.

 La producción de la no-muerta es otro triunfo relativo en la pequeña pantalla para DC Comics, de donde procede la idea original. No es la clásica publicación comiquera como Arrow o The Flash, la serie en papel de la detective-médium-forense-zombie comenzó a publicarse en 2010, siendo un proyecto bastante reciente que se dividió en 28 publicaciones. Por esto mismo, no era muy conocida hasta que la CW se animó a adaptarla a la TV, con unos cuantos cambios, empezando por el nombre de la protagonista: en la pequeña pantalla Gwen Dylan pasa a ser Liv Moore. Y por este personaje sigue en emisión en la cadena.

 Las audiencias son más bien bajas, a pesar de que el arranque de la producción televisiva fue muy bueno en cifras de la cadena, rozando los dos millones de espectadores. El final de temporada marcó un mínimo histórico en su primera emisión, no llegando al millón y medio. Este millón y medio es lo que está manteniendo de momento ahora que ha iniciado la segunda tanda, y parece suficiente para la cadena… por ahora. Así, la única serie de DC Comics de los últimos años que ha sido cancelada es Constantine (NBC). A pesar de ello, han logrado mantener al personaje vivo para que pudiera aparecer en Arrow y dar rienda suelta a sus poderes sobrenaturales. El demonólogo no cayó con su serie, habiendo sido Matt Ryan, actor que interpreta a John Constantine, lo más aclamado del show. En tal caso, ¿existiría alguna posibilidad de supervivencia para Olivia Moore si se cancelara iZombie? Parece algo complicado, pero en los multiversos de cómic nunca se sabe. Por el momento tenemos zombies para rato. Celebrémoslo.

    7.9Sinopsis:
Gira en torno a una estudiante de medicina que se convierte en zombi y coge un trabajo de médico forense para tener acceso a los cerebros que debe comer para mantener su humanidad. Pero con cada cerebro que consume, hereda recuerdos del cadáver. De Leer más

Rocío de la Aldea

Rocío de la Aldea

Proyecto de comunicadora audiovisual, scout, zurda, seriéfila y marvelita. Mi sueño es tener un dragón. Escribo cosas.
Rocío de la Aldea

Latest posts by Rocío de la Aldea (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.