House of cards es la sublimación de la ambición

No es sencillo hablar sobre una serie a la que adoras e idolatras, solo espero poder transmitir con la suficiente pasión ese feeling tan especial para que no resistas la tentación de ver esta obra de arte, especialmente ahora que estrena su tercera temporada, y si las has visto, para revisar sus dos maravillosas temporadas y memorizar esas frases memorables que sirven para cualquier aspecto de la vida.

House of cards es la sublimación de la ambición, no importa lo que uno quiera hacer con el poder, lo único que desea es mas poder, acapararlo todo para poder ser reconocido como el mas poderoso, esa es la naturaleza humana y eso es HOC. House of cards es para mi la pieza que le faltaba a lo que yo he llamado “la trilogía del poder”, en la que deben incluirse The west Wing y Boss. Una, ejemplo del buen gobierno y del yes we can, inspiradora de los discursos de Obama e incluso de tomas de decisión en su propia carrera política (no es broma). Otra, sin embargo es ejemplo de la avaricia y la maldad que conlleva la concentración de poder y que nos hace ver que el peligro siempre procede del poder mas cercano.

House_of_Cards_title_card

Para los no instruidos en este tratado de las pasiones humanas, HOC nos muestra, algunos dirían que de forma descarnada y excesiva, el devenir de un congresista de los EUA que forma parte de una nueva Administración y espera ser designado para algún cargo de relevancia, pero que a pesar de todos sus esfuerzos queda patente que los demás lo infravaloran y no lo tienen en cuenta. No es el chico más popular de la clase ni el más guapo ni procede de uno de los estados que otorgue más prestigio, pero lo que caracteriza a esta serie y a su protagonista es la Ambición, una característica no muy bien considerada pero sin la que no se ha forjado ningún imperio. De ambiciosos hay muchos en el mundo, pero por desidia, estupidez, ineptitud o precocidad, solo unos cuantos logran que los cuentos de la lechera que uno tiene en mente finalmente fructifiquen en lo preconcebido; porque la ambición sin otra característica es estéril, se necesita paciencia.

Es el viaje a Ítaca de un hombre de raíces humildes, que se sabe no el mejor de todos los hombres, pero sí uno de los más pacientes y ante todo, una cualidad no muy valorada en nuestros días, conocedor de sus propios limites y defectos. Un político en la era del Twitter, no el más guapo ni el más mediático, pero de aquellas personas que sabe estar en el sitio oportuno en el momento preciso cuando alguien cercano cae en desgracia. Así, esta serie ambiciosamente paciente, entre silencios, vicios varios y pasiones ocultas es un precioso lienzo de las relaciones de poder, que convergen en ese punto central que es Frank Underwood, al que da vida, probablemente en su mejor interpretación, Kevin Spacey, acompañado de su bellísima y gélida esposa, de un exsecretario reconvertido en lobbista y de un ayudante ejecutivo para todo, y quiero decir para todo. En este engranaje, diseñado por Frank desde el principio de su carrera, se puede observar como todas las decisiones que ha ido tomando en el transcurso de su carrera han ido dirigidas a dar el golpe de gracia o de anillo en el momento adecuado y ese momento se acerca, al igual que el invierno.

houseofcards

Al igual que otra serie mítica como The Wire, imprescindible para entender algunos de los problemas más acuciantes de nuestros días, como son la desigualdad social o la corrupción institucional, también trata de las relaciones con la prensa y la forma en que ésta manipula y ofrece los contenidos, y a la inversa en el caso de HOC, es decir como ésta es manipulada por los poderosos en su propio beneficio, en un juego en el que al final solo puede quedar uno. A parte de las soberbias interpretaciones de los actores como Spacey, Robin Wright Penn y Kate Mara, y la costosa producción de la serie producida por Netflix, el sello de calidad que te convencerá finalmente es el de un gigante como David Fincher, que rueda en tonos fríos y oscuros una serie magníficamente adaptada de su precuela inglesa, pero traída a nuestras días con una perfecta puesta a punto. Por último decir que HOC es la narración sin ambages de todos los escándalos que conocemos diariamente a través de los medios de comunicación, pero de los que solo nos llegan retazos inconexos, pues los secretos solo los conocen aquellos que manejan Poder; con un estudio pormenorizado de esta serie no habrá corruptela ni corrupto que se te resista, táctica de seducción sobre la que sucumbas ni mirada que no puedas interpretar. Es en si misma un master de cómo ejercer el Poder, para bien o para mal, lo decides tú.

Si no has visto House of cards, no entiendes como funciona el mundo. No te quedes atrás y mírala porque:

“si nunca hiciéramos lo que no debemos hacer, no nos sentiríamos bien al hacer lo que sí debemos”.

o-FRANK-UNDERWOOD-facebook

    8.7
  • Género: Drama
  • Temporadas: 3
  • Episodios: 39
El congresista estadounidense Francis Underwood y su esposa Claire no se detendrán ante nada para lograr sus propósitos. La historia de este drama político se adentra en un mundo repleto de avaricia, sexo y corrupción en la ciudad de Washington. Leer más

Dario Alvarado

Dario Alvarado

Licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, nos presenta disecciones de sus series favoritas
Dario Alvarado

1 comentario

  1. Mañana ya vuelve?? diossssss que bien! Frank Underwood is back, como disfruto esta serie!

    Post a Reply

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.