Historia del cine de Ciencia Ficción: Robots. PARTE III

Nuestro deseo de jugar a ser dioses siempre ha fascinado a la ciencia ficción. Dios es el creador de la vida, pero gracias a los avances de la tecnología, nosotros algún día también podremos crearla. Es un objetivo lejano para los científicos, pero no para la ciencia ficción. ¿Y si estas creaciones se vuelven contra nosotros? Este es el argumento de la película de James Cameron, Terminator (1984) que habla de un futuro en el que la arrogancia del ser humano ha conducido al fin de la humanidad. Abunda en la idea de que la tecnología será la base del desastre, “peligro de la tecnología”. Terminator es un robot asesino con apariencia humana que llega procedente del futuro para aniquilar a la madre del líder de la resistencia en un futuro, John Connor.

La película Frankenstein (1931) trata de cómo un hombre se erige ser Dios. Esta obra nos enseña los peligros de crear vida artificial. Su autora, Mary Shelley nos muestra su inquietud sobre la emergente industrialización.

frank

En la década de los cuarenta, Isaac Asimov estableció las tres leyes de la robótica:

1-Un robot no puede hacer daño a un ser humano o permitir que un ser humano resulte herido.

2- Un robot debe obedecer las órdenes dadas por personal cualificado sin violar la ley número 1.

3- Un robot debe proteger su propia existencia, a menos que entre en conflicto con las leyes 1 o 2.

Planeta prohibido (1956) es la primera película ambientada en el espacio y la primera en tener un robot, Robbie, con personalidad propia.

planeta

Después de ver Naves misteriosas (1972), George Lucas quería robots parecidos a éstos para su próxima película. Personas con enanismo que pudieran meterse en cuerpos de robot pequeños. Así nació uno de los robots y la pareja más famosa de androides de la ciencia ficción: R2D2 y C3PO. El espectador reconocía en ambos robots la parte de sensibilidad que tenemos los humanos. El diseño de C3PO estaba inspirado en la película Metrópolis (1927) de Fritz Lang, el primer largometraje de ciencia ficción. Con C3PO y R2D2 descubrimos que la inteligencia artificial también podía ser amistosa.

¿Y si los humanos se estuvieran convirtiendo en ciborgs? El hombre siempre se ha sentido atraído por la creación de vida artificial. Pero nuestra fascinación por la tecnología nos ha llevado a tener usos perversos en contra de la humanidad.

Robocop (1987) es el defensor del futuro, mitad máquina, mitad humano. Murphy que tras un brutal ataque, se convierte en un policía robotizado. La trama viene de una historia antigua, Murphy es crucificado y luego resucitado. Para Paul Verhoeven, la película nos advierten que estamos perdiendo la humanidad y nos dice como recuperarla. La clave está en la última frase donde el alcalde le pregunta a Robocop como se llama y éste responde: Murphy. En eso consiste la resurrección en cualquier cultura. Robocop nos confirma que el ser humano podrá sobrevivir al reto tecnológico.

robocop

En 2001: Una odisea del espacio (1968) existe un desacuerdo entre los astronautas y el ordenador Hall, que hace que éste último se vuelva loco y quiera matar a los astronautas, pero no por maldad. La voz de Hall no es como la de los robots anteriores, no parecía mecánica sino humana.

En Inteligencia Artificial (2001) la función primordial de David, que aunque parezca humano tiene un ordenador por cerebro, es amar a alguien de forma incondicional. Piensa que si se vuelve humano su madre le querrá y ese es su primer objetivo. David se va volviendo cada vez más humano, más sensible, porque va conociendo la violencia y el abandono. El dilema de los creadores es hasta qué punto tienen la responsabilidad con estos seres que sienten y padecen.

Los replicantes de Blade Runner (1982), son seres orgánicos con implantes de memoria y una vida limitada artificialmente. La película está basada en la novela de Phlip K Dick que plantea cuestiones fundamentales como: “Si creamos y le insertamos recuerdos, ¿Por qué no va a ser considerado humanos? ¿No es eso lo que nos hace especiales?” Los replicantes fueron creados para llevar a cabo tareas ingratas y peligrosas. Se escapan y viajan a la tierra para buscar respuesta a sus dudas existenciales. Roy Batty, un replicante, cuando está a punto de morir nos revela la enternecedora historia de la profundidad de su alma. Nos identificamos con él porque su vida se termina, al igual que nos pasará a nosotros.

battlestar-galactica-1920x1080

En la serie Galáctica (2003), los filones, que son robots, afirman tener su propia espiritualidad, una virtud solo atribuida a la raza humana. Los filones empiezan a comportarse de forma más humana que los hombres.

La ciencia ficción había dejado claro que la creación artificial traería consigo problemas morales y éticos. En los años ochenta, Internet ya formaba parte de  nuestras vidas. Pero, ¿Qué pasaría si formáramos parte de esta maquinaría? En Matrix (1999) los personajes no saben que forman parte de la maquinaria. Existe una frontera invisible entre el mundo que creen vivir  y el mundo real. Todo lo que conocen  es una realidad artificial que van insertando en su cerebro. Matrix consigue uno de los objetivos de la buena ciencia ficción, hacer un análisis retorcido del mundo. Se da un nuevo enfoque con Matrix, en lugar de los humanos controlar a las maquinas, puede que sean ellas las que nos controlen con el tiempo a nosotros.

Carlos Grossocordón

Carlos Grossocordón

Doctorando en Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense de Madrid.
Carlos Grossocordón

Latest posts by Carlos Grossocordón (see all)

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.