Historia del cine de Ciencia Ficción: Invasiones. PARTE II

A lo largo de la historia, la ciencia ficción se ha ensañado con nuestro miedo a una invasión extraterrestre de pequeña o gran escala. Todo empezó con la novela de H.G Wells y después en película, La guerra de los mundos (1953), en donde unos seres inteligentes llegan a la tierra con el objetivo de destruirnos. Wells escribió esta historia inspirándose en el colonialismo británico. En 1938, un joven Orson Welles difundió por radio la historia como real y causó el pánico a miles de oyentes. La guerra de los mundos encarnó los miedos a una invasión alienígena de toda una generación y aportó todo lo que le faltaba a la ciencia ficción.

Zwei Tage vor dem amerikanischen UnabhŠngigkeitstag tauchen Ÿberall auf der Erde riesige Raumschiffe auf und beginnen mit der systematischen Vernichtung des Planeten.

En 1996 se estrenó Independence Day, una invasión alienígena a gran escala con una enorme nave espacial a diferencia de los platillos que aparecían en La guerra de los mundos. Al final de la película, logran derrotar a los alienígenas con un virus informático, guiño especial a La guerra de los mundos.

La serie de ciencia ficción por antonomasia es el Doctor Who (1963) con más de cincuenta años de historia y 26 temporadas en total. En la serie, el doctor es atacado por los Daleks, una especie de tanques que quieren exterminar a todas las especies del universo. Otro enemigo del doctor son los Cybermen, anteriormente humanos cuyo objetivo es convertirnos en ciberhombres. ¿Y si estuvieran disfrazados de humanos y no les reconociéramos? Esto es lo que se plantea en La cosa (1982) donde el monstruo ha podido suplantar a alguien y aparece la típica pregunta, “yo sé que no soy el monstruo, ¿y tú?”. La cosa jugaba con nuestro miedo a lo que no podemos ver.

who

Otra serie clásica de ciencia ficción es Expediente X (1993), donde agentes del FBI investigan fenómenos sin explicación. En los noventa hay cierta creencia de que el Gobierno de los Estados Unidos tiene escondidos cadáveres alienígenas, platillos volantes, naves espaciales…

En la ciencia ficción algunos monstruos surgen de la tierra y no del espacio. Como es el caso de Godzilla (1954) cuyo nacimiento es debido a pruebas atómicas. Parque Jurásico (1993) sorprendió al mundo consiguiendo recuperar a los dinosaurios con ingeniería genética.

Steven Spielberg sabía la repercusión que tendría esta película y adquirió los derechos incluso antes que se publicara la novela. Spielberg no quería que los dinosaurios parecieran monstruos sino animales.

Cada vez que pensamos en extraterrestre creemos que nos van a atacar, pero ¿y si vienen en son de paz? Así nos lo plantea Spielberg en otra película de ciencia ficción: Encuentros en la tercera fase (1977). No hay por qué temer a lo que hay en las estrellas. Esta película tiene un enfoque más juvenil y busca reflejar el asombro y la inocencia de las personas en el momento del encuentro. La trama nos prepara para la llegada de unos puros y angelicales alienígenas. ¿Y si alguno de estos extraterrestres se quedara en la tierra?  et

Así nació en 1982 E.T el extraterrestre, como una “continuación” de Encuentros en la tercera fase. Es la historia vivida por niños que ayudan a un extraterrestre, que se encuentra desvalido y  desea volver a casa. Spielberg vuelve a desafiar a la ciencia ficción tradicional al sugerir que no hay que temer a los extraterrestres.

menEn Men in black (1997), unos pacíficos alienígenas buscan ocultarse y buscar cobijo en la tierra. Hombres de negro es una versión futurista de los agentes de inmigración de los Estados Unidos que patrullaban en la frontera con México.

Pero ¿y si esta población alienígena no se escondiera? District 9 (2009), trata sobre un grupo de extraterrestres que viven maltratados en un gueto. Su director, Neill Blomkamp, se inspiró en el Apartheid y el trato recibido.

Carlos Grossocordón

Carlos Grossocordón

Doctorando en Comunicación Audiovisual, Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense de Madrid.
Carlos Grossocordón

Escribir respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.